Nuevos síndromes asociados a la informática

carlosllach

02-04-2014

De vez en cuando sacamos post asociados al mundo de la salud, puesto que muchas veces nuestra salud psíquica tiene mucho que ver con el uso/abuso de las nuevas tecnologías. Hoy os hablamos de dos nuevas enfermedades: el FOMO y la Whatsappitis.

El FOMO se podría traducir como el miedo a perderse algo. Viene muy relacionado con el abuso de utilización de las redes sociales y genera una ansiedad en el usuario que espera de forma impaciente la entrada de nuevas noticias en el muro de Facebook o de nuevos tuits. Como se reconoce hoy en día, estamos sobreinformados, y los usuarios tenemos que aprender a decir basta o a no pasarnos a la hora de alimentarnos de información. En este caso, hay gente que no sabe controlarse y pueden desarrollar esa enfermedad que suele venir precedida de otros síntomas como la frustración.

Paradójicamente, el que la tecnología nos permita estar más conectados que nunca con nuestros amigos o allegados, esto también revierte una importante solitud por parte del individuo si no se ve partícipe de la actividad de sus contactos. De ahí que los "afectados" piensen que sean lentos a la hora de tomar decisiones, de deprimirse al ver lo que se han perdido porque no han podido ir a un evento determinado, la insatisfacción al pensar que ante varios planes no se ha sabido elegir la opción correcta...todo esto lleva a un arrepentimiento y sentimiento de culpa que hace aislar a dicho usuario, lo recluya y que su ventana al mundo sea su ordenador o dispositivo móvil.

El primer estudio sobre FOMO se desarrolló hace tres años cuando las redes sociales comenzaron a tener un mayor impacto en la vida cotidiana. Lo primero y más importante es hacerse un autoanálisis y reconocer que somos muy dependientes y que padecemos algunas de esas sensaciones/sentimientos que hemos descrito más arriba. Para combatirlo hay que ser crítico con uno mismo y con los demás para obtener un criterio propio de moderación. No pasa nada con no poder opinar sobre la última película que todo el mundo ha visto o del último clásico de 1a Divisón del Futbol Español. Cada uno tiene sus intereses y no tiene por qué saber de todo y estar al día de todo.

Esto lo enlazamos con el primer caso diagnosticado de whatsappitis en una mujer embarazada de 34 años que fue a un hospital con un dolor intenso en los dedos de la mano. Realmente era una tendinitis provocada por el abuso en la utilización de esta popular aplicación después de estar 6 horas conectada respondiendo a felicitaciones navideñas. Se le recetaron antiinflamatorios y el no usar su móvil, cosa que no pudo cumplir y que agravó su diagnóstico.

Claro está que es un caso de abuso, pero sirva este post para que reflexioneis sobre estas cuestiones para evitar tener que incluiros en las listas de "afectados" por estas nuevas enfermedades que derivan en riesgos psíquicos y físicos. La moderación es la clave. Y nunca nos cansaremos de decir que la utilización de las TIC siempre pueden mejorar nuestro estilo de vida, pero no olvidemos que quedar a tomar algo con un amigo/a no está demodé y que es muy feo hacerlo y estar mirando nuestro móvil como si fuera más importante nuestro aparato que la persona que tenemos enfrente.

Profile picture for user carlosllach
carlosllach