¡Ojo con las congelaciones!

CEAC Blog

24-01-2011

Las predicciones meteorológicas marcan esta semana temperaturas de entre 0 ºC y 4ºC y el riesgo por congelación se acentúa.

¿Por qué ocurre una congelación?

La exposición a temperaturas bajo 0ºC provoca la formación de cristales de hielo en los tejidos y la sangre no puede circular. En consecuencia no llega oxigeno y se producen daños tisulares que pueden llegar a la muerte del tejido.

Los niños  son los colectivos que tienen más probabilidades de padecer congelaciones puesto que tienden a perder calor más deprisa. Las zonas más expuestas a la congelación son la nariz, las orejas, los pómulos y los dedos, por lo que son las que más se han de controlar.

En el principio de congelación el área afectada adquiere una coloración rojiza y pierde sensibilidad como si estubiera dormida. Un tejido se considera congelado cuando la piel cambia a un color blanco y se vuelve dura al tacto.

¿Cómo actuar?

En ambos casos es importante sumergir rápidamente  la zona en agua tibia durante 20 o 30 minutos hasta recuperar la sensibilidad y taparla con una manta calentada previamente si es posible. Sobre todo, es importante no utilizar calor directo sobre la zona afectada puesto que hay peligro de quemar la zona por la falta de sensibilidad. En el caso que la congelación se produzca en las manos, éstas se pueden colocar en las axilas o entrepiernas y no frotarlas.

Recordad que si hay sospecha de  congelación es importante dirigirse al médico de urgencia.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog