Para qué sirven las cookies
09/10/2018
Carlos Yañez

Para qué sirven las cookies

Informática y Tecnología

Es muy probable que durante las últimas semanas cuando hemos accedido a webs que habitualmente consultamos nos haya aparecido un mensaje solicitándonos permiso para el uso de cookies por parte de dicha página.

Esto ha venido motivado para la nueva normativa europea de protección de datos de GDPR que obliga a recoger el consentimiento del usuario.

Pero ¿sabemos qué son realmente las cookies? ¿Sabemos para qué sirven? En el post de hoy aclararemos estas dudas para que todos sepamos que son las famosas cookies y en que nos pueden ayudar.

¿Qué son las cookies?

Las cookies no tienen precisamente buena fama y puede que mucha gente piense que se trate de algún tipo de spam, de fichero espía o incluso de virus que puede perjudicar a nuestro equipo.

En realidad, las cookies son pequeños ficheros de texto que son generados por el sitio web que estamos visitando y que almacenan información sobre nuestro comportamiento en la web, así como otros datos.

En concreto, esas cookies suelen guardar entre otra, esta información:

  • usuario y contraseña, si lo hay de acceso a la página

  • nuestro número de teléfono y dirección si se registró en la página

  • nuestra dirección IP

  • el sistema operativo que usamos

  • el navegador que usamos

  • información sobre la navegación en la página

Estos ficheros vinculados a nuestro navegador se almacenan en nuestro disco duro.

Por lo tanto, podemos afirmar que no se tratan en ningún caso de virus, troyano o similar. Son simplemente ficheros de texto que sirven de apoyo a al navegador.

Clasificación de las cookies

Las cookies pueden clasificarse desde dos puntos de vista, por un lado, en base a quién las genera y por otro lado en base a su persistencia.

En base a quién las genera, deben diferenciarse dos tipos de cookies:

  • Cookies generadas la propia web que estamos visitando que básicamente recogen información de nuestro hábito de navegación.

  • Cookies generadas por terceros y que básicamente las que crean anunciantes de las páginas que visitamos para conocer nuestras preferencias de diversa índole y poder inducirnos a la compra.

En base a su persistencia, también deben diferenciarse dos tipos:

  • Existen las cookies de sesión o temporales, que almacenan las preferencias de navegación de un usuario por una web que solo se mantienen mientras el usuario está navegando. Al cerrar el navegador, estas cookies se borran del disco duro, por ello se dice que no son persistentes.

  • El otro tipo de cookies son las permanentes, las cuales no desaparecen al cerrar el navegador. Permanecen en el disco duro y se completan si es necesario en cada sesión de navegación.

Pese a ser permanentes tienen una fecha de caducidad que estable el propio sitio web que la genera. Nosotros podemos modificar dicha fecha y borrarla a través del navegador cuando lo creamos necesarios

Para qué sirven las cookies

Una vez tenemos claro el concepto de cookie, podemos explicar cuál es la utilidad de estas.

Como hemos visto, son ficheros de texto que básicamente almacenan información de utilidad para la navegación en la web pues permiten recordar a los usuarios y sus preferencias de navegación.

Por norma general, las cookies nos servirán para:

  • Recordar el usuario y contraseña de acceso a una web

  • Mostrar publicidad online seleccionada en función de los hábitos de navegación del usuario

  • Recordar las preferencias del usuario en una web

  • Auto rellenar formularios con nuestros datos de contacto

  • Compartir en redes sociales la actividad realizada en la web

  • Llenar el carrito de la compra en una tienda online y recordar los productos que en el mismo de dejaron

Más beneficios que desventajas

Dicho esto, también podemos afirmar que las cookies nos oporrtan más beneficios que desventajas.

Gracias a las cookies podemos entrar en una web o red social directamente sin tener que logarnos cada vez, pues esa información está guardada en una cookie.

También podemos auto rellenar formularios con nuestros datos almacenados en la cookie o incluso acelerar la navegación.

La posible desventaja es que la cookie guarde información privada nuestra, pero esto no está permitido por ley y no debería pasar. La nueva normativa europea obliga a que el usuario de su consentimiento para que una web utilice cookies.

Si aún así eres muy celoso de las cookies, podrías navegar sin ellas utilizando la navegación privada que ofrecen los navegadores. De esta forma deberá entrar siempre el usuario y contraseña de tus sesiones en las webs.

También es conveniente borrar la cache y las cookies de nuestros navegadores de forma periódica pues en ocasiones pueden estar mal informadas.

Todos los navegadores ofrecen utilidades para gestionar las cookies, por lo que podemos afirmar que las mismas no son un enemigo silencioso y en todo caso las podemos tener bajo control limitando el uso de estas.

Después del post de hoy, espero que tengas más claro la utilidad de las cookies y sepas valorar el beneficio que aportan a la navegación desmitificando la mala fama que siempre se les ha dado a estos pequeños ficheros de texto.

Para qué sirven las cookies
Carlos Yañez

Biografías: Ingeniero Superior de Telecomunicaciones por la UPC. Director de Informática en un Laboratorio de Análisis con implantación nacional. Profesor de los cursos de Electrónica y Técnico en Sistemas Microinformaticos y Redes.