Pautas para detectar la ansiedad en adolescentes

Pautas para detectar la ansiedad en adolescentes

redaccion

23-01-2020

Por definición, la ansiedad es una reacción ante una circunstancia que percibimos como peligrosa. Por ejemplo si pensamos que nuestra integridad física está amenazada o bien si pensamos que podemos perder nuestro empleo o nos preocupa que algo pueda sucederles a las personas que queremos. 

La ansiedad es, por lo tanto, una emoción normal que todos hemos experimentado alguna vez en la vida y que forma parte de los mecanismos básicos de supervivencia de la especie humana.  Una reacción normal de ansiedad es sentir un hormigueo en el estómago antes de una cita, sudoración y tensión si nuestro jefe está enfadado con nuestros malos resultados en una venta o el aumento de la presión sanguínea y taquicardia si estamos cruzando una calle y escuchamos el chirrido de unos frenos de un coche.  La ansiedad nos incita a actuar en cada uno de los casos y nos prepara para enfrentarnos a cada una de las situaciones. 

Sin embargo, cuando sentimos ansiedad y no hay ningún peligro o estímulo real que la deba desencadenar o bien nuestra reacción es totalmente desmesurada entonces podemos pensar que estamos ante un trastorno de ansiedad que requiere de intervención y tratamiento. Por desgracia tan solo el 1% de los jóvenes con ansiedad buscan tratamiento en el año que comienzan los síntomas, y la mayoría de los síntomas de ansiedad no se tratan durante años. 

Ahora bien. En este post queremos hablar de la ansiedad en la adolescencia. Las causas más habituales de ansiedad en esta etapa engloban la consolidación de la identidad, la sexualidad, la aceptación social y los conflictos de independencia.  En otras palabras, la búsqueda por saber quienes son realmente y qué lugar ocupan en el grupo y en la sociedad, el sentirse aceptados por su grupo de iguales y la necesidad de autonomía y de "separarse" de los padres para reafirmarse como individuos diferenciados. Se trata de una etapa complicada que muchas veces se traduce en diferentes trastornos de ansiedad como por ejemplo el trastorno de angustia, la agorafobia, a fobia social o la fobia escolar. Si quieres saber más sobre la fobia escolar y cómo detectarla puedes hacer clic aquí. 

 

Pautas para detectar la ansiedad de adolescentes

  • Favorecer un proceso de comunicación abierto y sincero.

Abrir vías de comunicación, buscar momentos para compartir sucesos del día, emociones. Dar confianza para recibir confianza y que se sientan libres de compartir cómo se sienten. 

  • Pasar tiempo con él haciendo actividades.

Para detectar que "algo no es normal" debemos conocer lo que sí lo es. La mejor manera de detectar un cambio emocional o de comportamiento en nuestro hijo es conocerlo y saber cómo está habitualmente. 

  • Observar con atención.

Permitirnos MIRAR nuestros hijos/as.  Las prisas del día a día, las mil cosas por hacer, la multitarea, los móviles, entre otras cosas provocan que tengamos poco tiempo, simplemente, para sentarnos y observarlos. Mirar activamente la cara que hacen, gestos de tensión o dolor, la sensación que nos produce y analizar sus respuestas verbales y no verbales. Muchas veces bastan con para y observar para ver que algo pasa. 

 

8 señales de ansiedad en adolescentes que debemos vigilar.

 

  • Síntomas físicos como la taquicardia y palpitaciones, excesivo rubor o palidez, sensación subjetiva de falta de aire, aumento de la sudoración, temblores musculares o excesiva tensión muscular, pesadillas, mareos, debilidad, etc

 

  • Relacionado con el punto anterior, alteraciones persistentes en el hábito del sueño como pueden ser problemas para conciliarlo, despertares nocturnos con dificultades para volver a dormirse, pesadillas, terrores nocturnos, etc. 

 

  • Verbalización de temores, se siente asustado, tenso, nerviosos, alterado. 

 

  • Preocupaciones excesivas en su magnitud. Por ejemplo, reacciones de llanto o angustia ante un problema "pequeño". 

En ocasiones aparecen ideas de tipo obsesivo a las que se les dan "vueltas y más vueltas" con sensación de no poder sacárselo de la cabeza, 

 

  • A nivel emocional lo observamos inestable, hipersensible y excitable.  

 

  • Síntomas relacionales o conductuales. Le cuesta relacionarse socialmente, se vuelve dependiente o retraído y se caracteriza por la búsqueda de ayuda constante.

 

  • Problemas conductuales de tipo desafiante, menor rendimiento escolar., conductas de riesgo como el consumo de sustancias.

 

No es necesario que se den todas las señales para poder decir que se padece de un trastorno de ansiedad, pero si tu hijo/a presenta varios de estos indicadores y no hay un motivo visible detrás de los cambios emocionales, fisiológicos y comporta-mentales es mejor acudir a un especialista para que haga un diagnóstico preciso y paute un tratamiento a realizar.  

 

¿Qué te ha parecido el post? Te invito a opinar y ofrecer tu punto de vista. 

Profile picture for user redaccion
redaccion

FP de Grado Superior en Integración Social

en FP de Grado Superior / Educación

El FP de Grado Superior en Integración Social te proporcionará las herramientas para que tomes parte en intervenciones sociales con el rigor máximo profesional. Y para que puedas colaborar con otros...

1.400 Horas

Campus online

Prácticas Profesionales

Solicitar información

Curso Técnico en Psicología Infantil y Juvenil

en Formación Técnica / Educación

El curso CEAC de Psicología Infantil y Juvenil proporciona los conocimientos sobre el desarrollo psicológico en niños y adolescentes que todo profesional de la educación debe conocer para poder ejercer su tarea...

600 Horas

Campus online

Prácticas Profesionales

Solicitar información