Pedicura: Preparar los pies para la llegada y salida del verano

Pedicura: Preparar los pies para la llegada y salida del verano

Carmen Arroyo

09-06-2017

Con la llegada del verano y el aumento de las temperaturas, nuestros pies entran en un periodo delicado. Pasamos de un calzado cerrado a uno abierto, además de prescindir de calcetines o medias que protegen los pies. Para lucir unos pies estupendos y no tener que padecer por ir más ventilados, te expongo unos consejos y pautas de los posibles problemas que pueden aparecer.

Pedicura, consejos y prevención para el verano

  • Es muy importante elegir un calzado adecuado, cómodo, de material transpirable y suave, amplio y con una suela amortiguadora y flexible. Esto evitará de modo considerable la aparición de rozaduras y ampollas. Ante la aparición de una rozadura debemos desinfectarla y cubrirla con un apósito. Si es una ampolla lo que se ha producido, se debe pinchar con una aguja fina para vaciar el líquido, presionar sobre ella, desinfectarla y cubrirla con un apósito. Hay que dejar que la piel se desprenda por sí sola cuando la epidermis esté totalmente regenerada.

  • Para la sudoración se puede optar por productos que regulan la transpiración. Existen los desodorantes y los antitranspirantes. Es imprescindible leer las instrucciones del mismo y seguirlas al pie de la letra para evitar problemas añadidos. Debido a una sudoración excesiva, pueden producirse grietas. En estos casos debemos aplicar un antiséptico en ellas para facilitar su cicatrización y evitar la infección, además de procurar secarnos muy bien entre los dedos tras la ducha y usar algún producto secante como los polvos de talco antes de calzarnos. Se ha de evitar el uso continuado y diario de calzado deportivo cerrado.

  • El Pie de Atleta, un problema típico en verano, es una infección por hongos debida a una sudoración extrema y humedad concentrada en los pies. Hay que hacer un tratamiento, con la visualización médica y suele curarse con constancia en el tratamiento.

  • Sequedad excesiva de la piel, el hecho de llevar los pies al aire y la elevada temperatura, provocan una mayor sequedad de la piel en esta época del año. Ésta se manifiesta sobre todo en la zona de los talones, cuyos bordes aparecen blanquecinos debido a la falta de hidratación y acumulación de hiperqueratosis (dureza de la piel).

Talones agrietados y resecos

En verano con las sandalias, el contacto con el aire, andar descalzos, pueden provocar un aumento de la sequedad de los pies, sin embargo, la excesiva sequedad en los pies se puede padecer durante todo el año, lo que puede provocar incluso grietas en los talones que pueden hasta sangrar y doler al andar. Podrían producirse infecciones si son muy profundas. Es más habitual en personas mayores en las que la piel está más seca por falta de nutrición natural de la misma. No tienen por qué aparecer del mismo modo en ambos pies, la forma de caminar puede variar su aparición.

Si la piel es seca, dura y gruesa, es necesario cortar la piel muerta, los primeros días podemos utilizar un utensilio como el rasca durezas. Este utensilio hay que utilizarlo con precaución, lleva una cuchilla que si profundizamos mucho en la dureza podemos causar sangrado y ello puede desarrollar un problema mayor. Una vez eliminada la dureza, solo haremos un mantenimiento menos agresivo utilizando la piedra pómez para los talones. Las durezas se irán eliminando poco a poco y la piel muerta, al mismo tiempo se irá regenerando.  La piedra pómez la utilizaremos diariamente con la piel húmeda después de la ducha, mejorará la cicatrización de la misma piel.

Para ello, una vez se ha puesto al día los talones o las diferentes partes con durezas y sequedades de la piel, es el cuidado diario lo que evitará la formación de grietas. Pero hay que insistir y no dejarlo, ya que algunas personas tienen más tendencia a formar callosidades que otras.

Sudoración

Al igual que las manos, la sudoración excesiva es un problema, porque esta produce irritaciones en los pies, así como olor desagradable. Cuando el problema es realmente muy importante, tenemos que consultar a nuestro médico y el adoptará las medidas más adecuadas.

¿Qué son los callos?

Los callos es un exceso de la capa cornea o células de piel muerta. Se forma como defensa de protección del pie frente a una rozadura o presión continuada. El callo es como las durezas ya expuestas pero centradas en una parte más concreta y pequeña. Empieza con una parte más callosa que penetra en la piel, es la parte dolorosa del mismo, también conocida como ojo de pollo.

Para eliminarlos, podemos usar una solución específica y progresivamente se ira ablandando, hasta que, con ayuda de un palito, salga fácilmente, toda la piel arrastrando el fondo del callo.

Cuidados ante las uñas clavadas.

Se clavan al lado del dedo en el crecimiento de la misma, produciendo lo que conocemos como uña encarnada. El problema es que la uña crece hacia los lados, también por mal formación, por calzado demasiado apretado o estrecho o simplemente por haber sido mal cortadas las uñas, hacia los lados, exageradamente de modo que se clava en el dedo, produciendo inflamación y posterior infección de la misma.

Para evitar esto hay que procurar cortar la uña de forma cuadrada. Si tenemos infección, la solución es limpiar profundamente el pie, con agua templada y jabón y seguidamente con agua oxigenada en abundancia. Como se trata de una infección, tenemos que tratar la zona con una pomada antibiótica y cubrirla para que penetre de modo oclusivo.

Hongos en las uñas de los pies.

Menos habitual, los hongos en las uñas de los pies es un problema muy molesto y antiestético. Este hongo se alimenta de la queratina de las uñas, provoca que la uña se amarillee, oscurezca, se engrose y se resquebraje, además se va despegando del dedo, por lo que suele ensuciarse en la parte interior de la misma. Ante este problema, tenemos que consultar al médico o podólogo y seguir sus recomendaciones.

Recomendaciones para lucir unos pies maravillosos en verano.

- Empieza con un masaje para pies.

Si estás mucho tiempo de pie y suelen dolerte, masajéalos antes de empezar la pedicura. Este paso no es necesario, pero es excelente para mimarte un poco. Con tus pulgares, presiona las plantas de tus pies con movimientos circulares. Hacerlo ayudará a soltar los músculos tensos en esa zona. Estira los dedos de los pies. Uno por uno, hacia atrás y hacia adelante para estirarlos y aliviar la tensión y el dolor.

-Pon en remojo tus pies

Unos 5 a 10 minutos en una palangana grande con agua tibia. Puedes aromatizar el agua con algunas gotas de aceites esenciales o sales marinas para que los pies huelan bien y para suavizar la piel dura, respectivamente. El tiempo indicado es lo que hay que respetar, pero si quieres relajarte o si la piel dura de tus pies lo necesita, podrás remojar tus pies por más tiempo.

- Exfolia tus pies

Con un exfoliante para esa zona para eliminar la piel seca y muerta, y también para hidratar los pies. La piel de esa zona es más gruesa, por eso para que se mantenga suave y tersa, será importante que elimines la piel muerta exfoliándote. Masajear el exfoliante con movimientos circulares y enjuágate luego. Para exfoliar los talones duros y la parte inferior de los pies, hazlo con una lima para pies o con una piedra pómez. Asegúrate de hacer movimientos suaves a la hora de limar, nunca lo hagas con demasiada fuerza.

-  Cortar las uñas

Hacerlo mientras todavía estén blandas por el agua con la que te remojaste los pies facilitará mucho el proceso. Recuerda cortarlas rectas y no demasiado cortas.

Advertencias

Si padeces de diabetes, hay que ser mucho más cuidadoso a la hora de exfoliarte, de cortarte las uñas o de empujar las cutículas durante la pedicura. Asegúrate de no lastimarte para evitar correr el riesgo de alguna infección. Si es necesario visitamos al podólogo y que realice dicho trabajo.

Si no cuidamos los pies, la parte seca cada vez es más gruesa, rompiéndose la piel y formando verdaderas heridas y su curación será mucho más difícil.

Necesitamos tener todo el material que utilicemos para realizar la pedicura en un perfecto estado de desinfección, utilizar guantes para garantizar al cliente una extrema calidad del servicio y las lacas que utilicemos para maquillar y decorar las uñas sean de alta calidad.

¿Te animas a lucir unos pies perfectos y que destaquen de tus zapatos de verano? Te añado unas pautas y consejos que serán muy útil para que tus pies vayan descansados y protegidos en la etapa estival.

Curso relacionado: Ciclo Formativo de Grado Medio de Técnico en Estética y Belleza.

Profile picture for user Carmen Arroyo
Carmen Arroyo

Me encanta estar al día de la moda sobre todo relacionada con el mundo de la peluquería, saber qué colores, cortes y peinados se llevan cada temporada. Me gusta hacer cursos para ir reciclando, siempre aprendes técnicas nuevas asistir a ferias y congresos.