curso enología y sumillería

¿Por qué estudiar enología y sumillería? 

Francesc Olalla

19-03-2020

Hasta hace pocas décadas las figuras del enólogo y del sumiller eran patrimonio de las grandes bodegas dedicadas a la producción de la viña y de algunos de los restaurantes más prestigiosos del mundo y poco más. En la actualidad, el auge de la gastronomía como manifestación cultural en un país como España y la profesionalización del turismo en general, y del turismo enológico en particular hacen necesarias estas figuras tanto en todos los establecimientos relacionados con la producción y comercialización del vino así como en los locales de restauración y de turismo.

A grandes rasgos, el Enólogo es el profesional que se encarga de todo el proceso de elaboración del vino, desde la elección del tipo de viña a cultivar hasta el momento de la puesta en el mercado y comercialización del producto final. A partir de este momento, aparece la figura del Sumiller como responsable del servido de los vinos y licores en los establecimientos de hostelería. Entendiendo por esta actividad desde la elección de los vinos en función de los platos ofertados hasta la elección del tipo de copa en cada servicio.

 

Enología y Sumillería.

Estamos en una sociedad en la que un puesto de trabajo requiere una gran dosis de especialización y de conocimientos sobre las materias en cuestión. El mundo de la hostelería y del turismo no es ajeno y lejos quedan aquellos años en los que cualquiera podía dedicarse a esta profesión, sin estudios ni formación previa, aprendiendo sobre la marcha en el propio puesto de trabajo lo que conllevaba a vicios y malas praxis redundando en un servicio de baja calidad e impropio de un país en el que el sector servicios tiene el mayor peso de la economía. 

Este sería el primer y, posiblemente, el más importante motivo por el que es esencial tener estudios de enología y sumillería. Esta formación puede abrir muchas puertas a futuros profesionales. Está fuera de todo duda que una persona que se dedica a la producción del vino precisas de los conocimientos necesarios de enología para llevar a cabo su tarea laboral. Al igual, cualquiera que se dedique a la restauración precisará de unos estudios de sumillería que le permitan realizar los maridajes correctamente y mantener la bodega del establecimiento en las mejores condiciones. 

Las salidas profesionales no se acaban en estos sectores: en los últimos años está ganando grandes cotas de mercado el turismo enológico.  Se trata de un turismo ideal para escapadas de fin de semana o de pocos días de estancia, lo que permite que una misma persona pueda realizar varias visitas a lo largo del año. Es un turismo muy especializado consistente en visitas a bodegas, degustaciones y catas, con la posibilidad de adquirir productos en las mismas bodegas bajo el asesoramiento de los enólogos y sumilleres. 

 

Veamos algunas otras posibles salidas profesionales que requieren estudios de enología y sumillería:

  • Trabajo en bodega. 

En este caso son imprescindibles los estudios en enología. El éxito de la empresa dependerá de una correcta producción y cuidados de la viña así como la posterior elaboración del vino

 

  • Trabajo en el sector turístico

Como ya he dicho, el turismo rural y enológico ha crecido espectacularmente en las últimas décadas, por lo que es necesario una buena formación y conocimiento del mundo vitivinícola. 

 

  • Trabajo en restauración

En este caso es mucho más efectiva la formación en sumillería que en enología. La alta competitividad de nuestros restaurantes hace que contar con un profesional de estas características aumente la categoría del establecimiento.

 

  • Trabajo en comunicación y marketing

Cada día aparecen nuevas publicaciones y secciones en la prensa diaria tanto física como digital en la que se incluyen artículos sobre enología y sobre cualquier aspecto que afecte al mundo del vino y su cultura. Así mismo, y relacionado con el trabajo en el sector turístico, otra salida gira en torno al marketing organizando eventos relacionados con la cata y conocimiento del mundo vinícola. 

 

  • Emprendeduría

Está teniendo un gran éxito la apertura de establecimientos especializados en la venta de vinos y todo tipo de objetos y publicaciones relacionados con el mismo. Los estudios de enología y sumillería habilitan a un posible empresario a regentar un negocio de estas características.

 

Tanto una especialidad como la otra, tanto la Enología como la Sumillería tienen en común una característica: ambas requieren un alto grado de pasión por la profesión. Ambas son ciencia, arte y técnica, por lo que, para combinar estas tres cualidades, se precisa un alto grado de conocimiento tanto del sector del vino como del ámbito de la gastronomía. Ambos profesionales estarán al corriente de las nuevas tendencias y gustos de la sociedad por lo que continuamente estarán en formación. De esta manera ganarán prestigio y reconocimiento en su campo profesional.

¿No creéis que vale la pena dedicar un tiempo a estos estudios?

Profile picture for user Francesc Olalla
Francesc Olalla

Técnico Superior en Restauración con estudios cursados en la Escuela de Hostelería de Sitges, Joan Ramón Benaprés. Es especialista en restauración de colectividades, habiendo trabajado, entre otras, en dos de las más importantes multinacionales del sector. En Serunión como gerente de restaurante en un complejo de oficinas de Sant Cugat y en Compass Group como director de la cocina central de Madrid, ofreciendo un servicio de más de 8.000 comidas diarias. Actualmente, centra su actividad de restauración en el mundo de la docencia.

Curso Técnico en Enología y Sommelier

en Formación Técnica / Turismo y Hostelería

Existen más de 4000 bodegas, que emplean a miles de personas en diferentes funciones, departamentos y empresas del proceso de producción, desde el cultivo hasta la distribución y venta.

800 Horas

Prácticas Profesionales

Campus online

Solicitar información