curso enología y sumilleria

¿Por qué estudiar enología y sumilleria? 

Francesc Olalla

29-06-2020

El auge de la gastronomía como manifestación cultural en un país como España y la profesionalización del turismo en general, y del turismo enológico en particular hacen necesarias estas figuras tanto en todos los establecimientos relacionados con la producción y comercialización del vino así como en los locales de restauración y de turismo.

A grandes rasgos, enólogo es el profesional que se encarga de todo el proceso de elaboración del vino, desde la elección del tipo de viña a cultivar hasta el momento de la puesta en el mercado y comercialización del producto final. A partir de este momento, aparece la figura del sumiller como responsable del servido de los vinos y licores en los establecimientos de hostelería. Entendiendo por esta actividad desde la elección de los vinos en función de los platos ofertados hasta la elección del tipo de copa en cada servicio.

 

Enología y Sumillería.

Vamos a conocer algo más detenidamente estas dos actividades.  La personalidad de un determinado vino va a depender de la figura del enólogo que será quien elegirá las variedades de uva más adecuadas en función del clima y de las características del suelo y, por supuesto, del resultado final que pretenda conseguir en cuanto a aroma, color o equilibrio decidiendo en qué momento se realiza la vendimia y qué técnicas y procesos se deben aplicar al mosto hasta convertirlo en vino. Dadas estas peculiaridades, el enólogo trabajará siempre en el entorno de la bodega y de los centros de producción paralelamente a un importante trabajo en el propio campo de cultivo: la viña. 

Por su parte, el sumelier desarrolla su actividad en otro ambiente, básicamente en el entorno de los grandes restaurantes y en establecimientos de hostelería como casas rurales y sobre todo, en el cada vez más floreciente turismo enológico, recomendando a los clientes determinados vinos en detrimento de otros según el momento de la ingesta o de los alimentos a los que acompañará el vino elegido. Cada vez son más los grandes chefs que incorporan a su equipo de profesionales la figura del sumelier para maridad sus elaboraciones. En los últimos años, se ha abierto una nueva línea de trabajo para el sumelier: el márqueting. Concretamente realizan la función de comerciales intermediarios entre bodegas y productores y restaurantes y comercios especializados. 

Tradicionalmente, las labores del enólogo y del sumelier las realizaban otros profesionales como podrían ser los químicos, los farmacéuticos, ingenieros agrónomos y, en muchos casos, bodegueros que a base de la experiencia de muchos años de cultivo y elaboración del vino habían adquirido los conocimientos necesarios para mantener la calidad tradicional. El refinamiento y la mejora constante crearon la necesidad de regularizar esta profesión, de esta manera en 1996 la Universidad de La Rioja creó la licenciatura universitaria en enología que hoy ha evolucionado al Grado de Enología

Por su parte, el sumelier adquiere su titulación a través de los Certificados de Profesionalidad regulados en el Real Decreto 38/2008 de 18 de enero refrendados por el Ministerio de Trabajo en el Real Decreto 619/2013 de 2 de agosto, regulando la estructura y contenido de la formación y las vías para su obtención, de manera que los centros en los que se imparte esta formación deben estar autorizados y homologados por las Comunidades Autonómicas a las que pertenezcan. 

Paralelamente, encontramos una extensa oferta de cursos tanto presenciales como en la modalidad online que aseguran una formación y una preparación más que aceptable al posible profesional pero que no están homologados oficialmente. Estos estudios pueden dar los conocimientos necesarios a cualquier aficionado para adentrarse en el mundo de la sumillería y completar los conocimientos a otros profesionales del sector como complemento a su formación pero, siempre, sin la certificación oficial. 

No hay que desmerecer ni descartar todos estos cursos, ya que pueden ofrecernos una amplia visión del contenido de esta actividad con la particularidad de que la duración suele ser menor que la oficial y nos puede servir como lanzadera para obtener una posterior titulación. Eso sí, debemos asegurarnos que no nos están ofreciendo un curso homologado cuando realmente no lo sea. 

Tanto una especialidad como la otra, tanto la Enología como la Sumillería tienen en común una característica: ambas requieren un alto grado de pasión por la profesión. Ambas son ciencia, arte y técnica, por lo que, para combinar estas tres cualidades, se precisa un alto grado de conocimiento tanto del sector del vino como del ámbito de la gastronomía. Ambos profesionales estarán al corriente de las nuevas tendencias y gustos de la sociedad por lo que continuamente estarán en formación. De esta manera ganarán prestigio y reconocimiento en su campo profesional.

¿No creéis que vale la pena dedicar un tiempo a estos estudios?

Profile picture for user Francesc Olalla
Francesc Olalla

Técnico Superior en Restauración con estudios cursados en la Escuela de Hostelería de Sitges, Joan Ramón Benaprés. Es especialista en restauración de colectividades, habiendo trabajado, entre otras, en dos de las más importantes multinacionales del sector. En Serunión como gerente de restaurante en un complejo de oficinas de Sant Cugat y en Compass Group como director de la cocina central de Madrid, ofreciendo un servicio de más de 8.000 comidas diarias. Actualmente, centra su actividad de restauración en el mundo de la docencia.

Curso Técnico en Enología y Sommelier

en Formación Técnica / Turismo y Hostelería

Existen más de 4000 bodegas, que emplean a miles de personas en diferentes funciones, departamentos y empresas del proceso de producción, desde el cultivo hasta la distribución y venta.

800 Horas

Prácticas Profesionales

Campus online

Solicitar información