¿Por qué le tengo miedo al dentista?

CEAC Blog

28-01-2015

El miedo o temor de muchos pacientes, provoca no visitar al dentista, este miedo puede venir por diversas fuentes como comportamientos aprendidos o heredados por padres o familiares, experiencias desagradables especialmente durante la infancia, procedimientos dolorosos, sonidos y olores producidos en la consulta, la idea errónea de que todos tratamientos son dolorosos, las tan odiadas agujas y en especial los pinchazos en la boca, que es una parte muy sensible del cuerpo, personas con malos hábitos higiénicos suelen ser más ansiosas,  también con discapacidad psíquica experimentan más miedo a los tratamientos odontológicos por su falta de comprensión.

La buena noticia es que más y más dentistas ahora entendemos los temores de los pacientes, y con una combinación de amabilidad y gentileza se puede hacer mucho para hacer del tratamiento dental una parte experiencia agradable, cómoda y placentera.

Las técnicas dentales han mejorado mucho en los últimos años, ahora los  tratamientos dentales son totalmente indoloros.  Además, se dispone de muchas terapias alternativas para minimizar las experiencias desagradables, como la administración de ansiolíticos (benzodiacepinas, antihistamínicos), utilización de óxido nitrosos,  geles anestésicos utilizados previamente para evitar el incómodo pinchazo al anestesiar, también se puede optar por tratamientos de hipnosis y relajación, aromaterapia, por ejemplo, el olor a naranja logra reducir la ansiedad, el acondicionamiento de consultas dentales con la última tecnología, que ahora parecen más un spa, que la antiguas consultas dentales.

Es evidente que la aparición de estas conductas altera la relación profesional-paciente y afecta negativamente al dentista y al personal del gabinete odontológico, lo que desemboca en fatigas y fracasos profesionales, también dejando tratamientos incompletos.

Es fundamental informar al personal profesional de las fobias y experiencias previas, para tener un trato dirigido al manejo de estrés en la consulta, de esta manera se explicara paso a paso todos los procedimientos, utilizando técnicas poco agresivas y así entablar una buena relación dentista-paciente, que ayudaran a ganar nuevamente la confianza al dentista y todos los procedimientos odontológicos.

Es indudable que el miedo al dentista afectan negativamente a la salud bucal y la complejidad de los tratamientos odontológicos, porque cuando acuden al dentista es cuando el dolor ya no lo pueden soportar, a pesar de estar tomando medicación; en la boca la mayoría de los problemas son producidos por bacterias, que si no se tratan correctamente siempre irán a peor, y esto conlleva a tratamientos más complejos, en algunos casos dolorosos por ineficacia de la anestesia debido a la infección que no la deja actuar correctamente, tratamientos largos y siempre más costosos.

Por esto, como consejo y aunque suene contrario, si hay miedo de consultar al dentista, lo mejor es ir antes que el dolor sea insoportable, acudir a la consulta para un chequeo general y con seguridad el tratamiento será menos complejo, menos doloroso y económico.

Tener visitas regulares al dentista, no sólo para controlar la caries dental, sino también para ayudar a prevenir la enfermedad de las encías, una vez que su boca este sana, las visitas se volverán sencillas y fáciles para revisar que todo continúe buen donde se  realizaran limpiezas y si fuera necesario pequeñas empastes.

Si se desea también se puede ayudar de llevar su propia una buena manera de ayudar a que se relaje, ir acompañado a la consulta de un familiar o amigo que sirva de apoyo, preguntarle al dentista todo lo relacionado al tratamiento, entablar una buena relación con el profesional e indicarle en el momento de cansancio o dolor.

Lo más importante en temas de salud es la prevención, una buena higiene oral, cepillado e hilo dental, revisiones periódicas al dentista, para evitar tratamientos complejos dolorosos y costosos.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog