Por qué los niños se comportan diferente en casa y en la escuela

Como futuras educadoras infantiles, una de vuestras principales tareas será la de escuchar a los padres e intentar ayudarles siempre que tengan algún problema a la hora de educar a sus hijos/as (en la entrada «Agresividad en los relaciones entre niños y niñas: cómo actuar« trato uno de los temas que más les preocupa).

En esta ocasión, os voy a hablar de una cuestión sobre la que os preguntarán mucho: «¿por qué en casa no se come las judías y aquí sí?»; «¿por qué en la escuela no usa el chupete y en casa sí?», ¿por qué le cuesta más dormirse en casa?»… En definitiva, ¿por qué mi hijo se comporta diferente en casa y en la escuela?

Cuando nos encontramos ante esta situación es importante calmar a los padres y darles seguridad. Para ello podemos explicarles algunos argumentos para que entiendan porqué sucede esto:

·         En la escuela se trabajan mucho las rutinas y son fundamentales para que el ritmo del grupo sea similar. Por tanto, si en casa también las seguimos les facilitará mucho su labor como padres.

·         Los niños y niñas se imitan unos a otros por lo que resulta mucho más sencillo que realicen ciertas actividades que en casa parece que cuesta una eternidad lograr que las realicen.

·         La relación en casa tiene un componente afectivo mucho mayor que en la escuela. Este hecho causa que el chantaje emocional se dé como llamada de atención a sus padres.

Sea como sea, es muy importante que tanto en casa como en la escuela, potenciemos los aspectos positivos de cada niño y niña (todos/as los tienen) para que su comportamiento sea lo más similar posible en ambos ámbitos y para darles una mayor autoestima y seguridad.

Espero que este artículo os ayude en vuestro futuro como educadoras infantiles 🙂

¡Hasta pronto!

Licenciada en Pedagogía por la Universidad de Barcelona. Título de Técnica en Educación Infantil cursado en el IOC. Profesora del curso de Técnico en Educación Infantil de CEAC.