¿Porqué es importante revisar la presión de los neumáticos?

¿Porqué es importante revisar la presión de los neumáticos?

14-03-2019

La mayoría de los problemas que pueden existir con los neumáticos está relacionada con unas presiones de inflado incorrectas. Y tan malo de cara a la seguridad es pasarse por defecto como por exceso, aunque es más peligroso lo primero.

Vamos a ver los peligros de no llevar la presión correcta en los neumáticos, y algunos consejos que deberás tener en cuenta para que esto no suceda, pues por muy nuevo que sea, un neumático siempre pierde algo de presión con el tiempo.

Presión de los neumáticos en frío

También debes saber que las presiones de los neumáticos se comprueban en frío. Si verificas la presión cuando están calientes, la medición no será fiable. Por eso, lo ideal es que dispongas de un manómetro en casa. Si no quieres comprar uno, puedes usar los que se encuentran en las gasolineras, pero intenta no recorrer más de cinco kilómetros o espera un rato hasta que los neumáticos se enfríen.

Si haces la medición con los neumáticos calientes, debes agregar 0,2 o 0,3 bares a la presión recomendada por el fabricante.

No obstante, debes tener en cuenta que a veces los manómetros que se encuentran en las gasolineras no son fiables ya que no solo están a la intemperie sino que son manipulados por muchos conductores. Por eso, puedes obtener diferentes mediciones en distintas estaciones de servicio.

Para evitar este problema, es mejor acudir a talleres especializados en neumáticos, como los centros Euromaster, donde podrás saber con certeza cuál es la presión de los neumáticos del coche ya que los manómetros están calibrados adecuadamente.

Revisar la presión una vez al mes

La parte de la rueda visible es una pieza de caucho negro, a la que llamamos neumático, que gira alrededor de la llanta, pero conviene recordar que esa goma es solo una cubierta. En su interior se encuentra una cámara de aire que mantiene la forma del neumático y la estabilidad del coche.

Los fabricantes de automóviles suelen informar de la presión correcta que deben tener los neumáticos en el libro de instrucciones del coche o bien en una pegatina situada en el interior del marco de la puerta del conductor. Por norma general, las indicaciones del fabricante señalan la presión que deben tener tanto los neumáticos delanteros como los traseros de forma independiente. Además, algunas marcas especifican también si la presión debe ser diferente para circular por ciudad o por carretera.

Unos neumáticos mal inflados se calientan más y se gastan antes, lo que incrementa exponencialmente el riesgo de sufrir un accidente. Y algo parecido ocurre si los hinchamos demasiado: perderemos agarre y el vehículo se mostrará inestable y más difícil de conducir, sobre todo en las curvas.

Estudios recientes han demostrado que, además de afectar negativamente a la seguridad del vehículo, unos neumáticos con una presión inferior a la indicada pueden aumentar un 3% el consumo de combustible y, con él, la emisión de gases contaminantes.

Por ello, todos los expertos coinciden en que es fundamental comprobar que la presión de los neumáticos coincide con la indicada por el fabricante al menos una vez al mes, y hacerlo de manera extraordinaria siempre que se vaya a emprender un viaje largo.

No obstante, algunas marcas introducen en sus automóviles un sistema de monitorización de la presión de los neumáticos llamado TPMS, que detecta cualquier pérdida de presión gracias a unos sensores situados en las ruedas y avisa inmediatamente al conductor.

Es normal que los neumáticos vayan perdiendo un poco de aire con el paso del tiempo y de los kilómetros. Sin embargo, si al cabo de pocos días de haberlos inflado, se percibe claramente que han perdido aire, es esencial acudir a un taller de confianza, porque puede ser síntoma de alguna avería en la válvula, en la llanta o que el neumático está pinchado. Otro hábito que es muy importante adquirir es comprobar la presión cuando los neumáticos están fríos.

Si ya hemos recorrido varios kilómetros con ellos, la temperatura del aire de su interior aumenta y, con ella, la presión. La frecuencia con la que hay que revisar la presión de los neumáticos también es aplicable a la rueda de repuesto. No querríamos vernos en la situación de tener que cambiar una de las oficiales y encontrarnos con un neumático que también está desinflado.

Además, cuando la presión de los neumáticos del coche supera en más de 1 bar la recomendada por el fabricante, la goma comienza a degradarse rápidamente, aumentando el riesgo de que ocurra un reventón. En estos casos el desgaste se aprecia en los flancos de la rodadura, lo cual no solo afecta la adherencia sino que hace que las irregularidades de la carretera le pasen factura a la suspensión del vehículo.

Por si fuera poco, una presión de inflado insuficiente puede acortar la vida útil de un neumático hasta un 20%, y aumenta el consumo de carburante. Se estima que conducir con 1 bar menos de presión puede incrementar hasta en un 6% el gasto de combustible.

¿Vas revisando la presión de los neumáticos?

Profile picture for user

FP de Grado Medio en Mecánica de Vehículos Automóviles

España ocupa el segundo puesto en producción de vehículos en Europa y el octavo en el resto del mundo. Además, el 87% de la producción de vehículos en España se exporta a más de 130 países en todo el mundo.

1.400 Horas

Videos en 3D

Prácticas Profesionales

Solicitar información