huerto urbano

Primeros pasos en la creación de tu propio huerto urbano 

redaccion

19-05-2020

Día a día van creciendo los partidarios de disponer de productos naturales de proximidad y quién más quién menos se ha planteado la posibilidad de cultivar sus propias frutas, verduras o hierbas aromáticas.

Para los que vivimos en las ciudades el disponer de poco espacio es siempre la excusa para no emprender esta aventura pero la verdad es que muchos de nuestros balcones terrazas, patios o terrados nos permitirían construir un huerto urbano.

Si ya nos hemos decidido a montar un huerto urbano hemos de tener en cuenta una serie de puntos importantes; primero hemos de considerar los elementos o factores que lo constituyen que son el contenedor, el sustrato, el plantel y el sistema de riego.

 

Mesa de cultivo o contenedor del huerto 

Hay diferentes modelos en el mercado que se pueden adaptar a los diferentes espacios de los que dispongamos.

Podemos encontrar bandejas de cultivo, jardineras, macetas, vasos y mesas a diferentes alturas.

Deberemos elegir el más adecuado en función del espacio disponible y las características del tipo de huerto que queramos montar.

Hemos de tener en cuenta que la profundidad del contenedor vendrá determinada por lo que cultivemos, porque hay cultivos con pocas raíces y otros que las desarrollan más.

Así el plantel determinará la profundidad de las raíces: Por ejemplo, hortalizas como lechugas, zanahorias, ajos, … desarrollan raíces superficiales y necesitaremos unos 35 centímetros de profundidad pero otros cultivos como las tomateras enraízan a una profundidad de hasta 1 metro.

 

Sustrato 

Constituirá el suelo de nuestro huerto y debemos elegir el más adecuado en función de lo que queramos plantar. 

Las características del sustrato se han de basar en su porosidad, circulación de aire permitida, capacidad para retener agua, pH y ligereza para el correcto desarrollo radicular y la producción de frutos.

El sustrato ha de contener también los nutrientes necesarios que permitan que el cultivo se desarrolle.

Si el cultivo se va a hacer en contenedores debe contener minerales y microorganismos.

La estructura del sustrato es también determinante, las tierras arenosas retienen mal la humedad, y conllevan la pérdida de los nutrientes. Las tierras pesadas se apelmazan y no contienen suficiente oxígeno. 

Para conseguir un equilibrio se suelen mezclar componentes estructurales, como la fibra de coco, con arenas y arcillas, de modo que obtenemos un sustrato que retiene la humedad, no se apelmaza y permite una correcta manipulación.

El pH se ha de situar entre el 5,5 y el 7 para permitir el desarrollo de la planta y la acción microbiana, 

Se aportarán al sustrato adicionalmente nutrientes añadiéndole estiércol o compost.

 

Riego 

Aunque para el huerto urbano podríamos aplicar sistemas de riego usuales en la práctica agrícola como el riego por inundación o el riego por surcos, cuando hablamos de huertos urbanos de dimensiones modestas o reducidas el sistema de riego más adecuado será el riego localizado que es aquel que permite aportar agua justo en la zona concreta donde se necesita.

Podríamos ver que dentro del riego localizado el sistema de riego por goteo que es el más común de ver en huertos urbanos de jardín, terraza o balcón. El goteo permite una distribución lenta y homogénea del agua y evita que esta se escurra y pierda.

También sería aplicable un sistema de microaspersión.  Son como los aspersores tradicionales, pero con un tamaño más reducido y con un radio de acción muy limitado. Es un sistema adecuado para regar en pequeñas zonas y no en puntos.

 

Plantel

En función de las condiciones de insolación de nuestro huerto y de la época del año en que nos encontremos elegiremos qué vamos a plantar.

En caso de baja insolación podemos plantar variedades acostumbradas a ambientes sombríos como es el caso de las plantas de sotobosque como las fresas o las frambuesas.

Los cultivos de invierno tampoco necesitan sol directo aunque si luminosidad, dentro de este grupo tendríamos hortalizas como las lombardas o las espinacas.

Otras variedades como las cebollas o los puerros tampoco necesitan mucho sol.

Dentro de las hierbas aromáticas, el cebollino y la menta serían de las que crecen bien con poca luminosidad.

Por otro lado tendremos los cultivos que necesitan mucho sol: típicamente tomates, pero también lechugas, calabacines, calabaza, pimientos y berenjenas.

Las semillas de tomate se siembran en primavera y la planta crece hasta dar frutos en verano, por lo que los tomates se cosechan en verano, en julio y agosto.

Las tomateras necesitan tener bastantes horas de luz natural, de 6 a 10 horas y una buena ventilación. Para que haya una ventilación óptima se han de dejar unos 60 centímetros entre planta y planta.

La lechuga idealmente se siembra en primavera o a principios de verano.  Necesitan tener sol y sombra, nunca demasiado solo directo y abundante riego de la tierra. La mayoría de variedades se pueden recolectar al cabo de 60 días.

El calabacín se siembra antes de la primavera, los brotes se plantan en la tierra durante la primavera y se cultivan durante el verano hasta su cosecha. 

Los pimientos son una de las mejores hortalizas para plantar en verano por sus características de cultivo.  Se siembran en primavera y los brotes se plantan a inicios de verano. La cosecha va de julio a septiembre.

Las berenjenas se pueden sembrar en un semillero a principios de primavera y plantar en la tierra en plena primavera o a principios de verano, durante el verano se pueden recoger.

 

El Curso Técnico de Jardinería y Diseño de Paisajes te proporcionará los cocimientos y habilidades necesarias para desenvolverte con éxito y de forma profesional en el mercado de los jardines.

¿Te animas a ponerte manos a la obra y a cultivar en tu propio huerto? 

 

Curso Técnico en Jardinería y Diseño de Paisajes

en Formación Técnica / Artes Aplicadas

El Curso Técnico en Jardinería y Diseño de Paisajes de CEAC te proporciona conocimientos necesarios sobre botánica, diseño de paisajes y técnicas de jardinería, entre otros, para que te incorpores al mercado...

800 Horas

Campus online

Prácticas Profesionales

Solicitar información