Propuesta de actividad: El masaje en la escuela infantil

Nancy López Lago

15-01-2015

El masaje en la escuela infantil no es una actividad más, se trata de una herramienta que aporta múltiples beneficios tanto para la persona que lo da como para quien lo recibe.

A nivel afectivo es una forma de decir “eres importante para mí”. Es una excelente manera de fortalecer los vínculos emocionales y de generar bienestar. Y esto es relevante porque, para los niños, el contacto físico es imprescindible para poder desarrollarse como sujetos sanos. Por lo tanto, mediante el acto de acariciar y ser acariciados cubrimos una de las necesidades básicas de los más pequeños.

El masaje infantil también es necesario porque aporta otros muchos beneficios como por ejemplo:

- A nivel fisiológico: mejora el sistema nervioso, el sistema respiratorio, el hormonal, el inmunológico, el muscular, etc.

- A nivel sensorial: permite conocer y tomar consciencia del propio cuerpo, permite experimentar diferentes sensaciones táctiles, etc.

- A nivel psicosocial: ayuda a crear y fortalecer vínculos emocionales, mejora la autoestima corporal, es una buena forma de trabajar la socialización, etc.

¿Cómo ponerlo en práctica en el aula?:

Aula de bebés

Para los bebés el masaje debe ser un momento placentero y de relajación. Mediante el masaje, las caricias, las miradas y las palabras se crea un lazo entre el educador y el bebé que hace que éste se sienta querido, cuidado, seguro y protegido. Se trata, también, de una excelente forma de tomar consciencia de su propio cuerpo y descubrir nuevas sensaciones.

Aula 1-2 años    

65703546_74d3a2ace2_z Ofrecer plumas a los niños para que se hagan masajes unos a otros es un excelente recurso.

En esta edad los niños son más autónomos y podemos incorporar al masaje un componente de juego y experimentación. Por ejemplo: ofreciendo a los niños la posibilidad de realizar el masaje utilizando diferentes materiales y experimentar con las sensaciones que producen. Podemos usar objetos que provoquen cosquillas (plumas, pinceles,...) objetos que produzcan diferentes sensaciones térmicas, objetos con diferentes texturas (lisos, rugosos,...).

Aula 2-3 años

El masaje relajante en estas edades es muy beneficioso ya que es una forma de descargar tensión. Además es una buena forma de trabajar la socialización y mejorar la autoestima corporal. Para este grupo de edad es muy positivo plantear el masaje como una actividad entre iguales, es decir, agrupar a los niños de dos en dos y que se den el masaje entre ellos, usando diferentes objetos. ¡Se lo pasan genial!

 Por último, es necesario prestar atención al ambiente en el que se va a realizar la actividad. Por ejemplo:

- El lugar debe ser cómodo y confortable, con colchonetas y cojines.

- Es recomendable una luz tenue y vigilar que la temperatura sea la adecuada.

- Poner música tranquila y acorde al ritmo de la actividad.

- En caso de que la actividad se realice entre ellos, ofrecer instrucciones claras y sencillas a los niños, sobre cómo proceder.

Profile picture for user Nancy López Lago
Nancy López Lago

Psicóloga especialista en Terapia Breve Estratégica y Técnica en Educación Infantil. Apasionada por la docencia, el arte de enseñar y el de aprender cada día. Superarse y ser feliz.