Psicología infantil: cómo afrontar el duelo con niños

Psicología infantil: cómo afrontar el duelo con niños

Eva Cebollero Pardina

20-02-2018

A lo largo de los años la psicología infantil ha intentado dar respuesta y/o abordar temas que nos preocupan sobre la infancia. Durante las siguientes líneas vamos a tratar un tema que es “real como la vida misma”: cómo afrontar el duelo con niños.

La muerte y todo lo que concierne a ella ha sido un “tema tabú” durante muchos años y hoy en día, en ocasiones, cuesta hablarlo. No obstante, considero que tenemos que intentar integrarlo en nuestro día a día, de forma natural para que los niños y las niñas se sientan libres de poder expresarse respecto a ello.

¿Qué podemos hacer para abordar “la muerte”?

Una herramienta muy útil son los cuentos. A través de sus personajes los niños pueden vivir en su propia piel sus emociones y sentimientos. Por este motivo, podemos seleccionar alguno en el que fallezca uno de sus protagonistas, esto nos servirá como “excusa” para hablar sobre el tema y, de paso, conocer sus inquietudes respecto al tema.

Otra herramienta que me viene a la cabeza es la visualización de películas. Está claro que no hay que abusar de este medio, pues las nuevas tecnologías deben tener un uso controlado. No obstante, podemos utilizarlo para ver alguna de las varias películas de animación que existen en la que uno de los personajes principales muere (por ejemplo, “Bambi”, “El rey león”...). Esto puede servirnos de excusa para abordar sus preocupaciones, sus miedos...

Ambas herramientas pueden servirnos para abordar el tema del fallecimiento creando coloquios en el aula o en casa gracias a los que poder expresarse y poder explicar sus preocupaciones y emociones. Si lo hacemos de una forma conjunta podremos compartirlo y será mucho más rico.

Estas consideraciones explicadas las pondríamos en práctica durante nuestro día a día con el fin de abordar el tema. No obstante, cuando fallece un familiar, una persona cercana, una mascota, etc.

¿Cómo haremos para afrontar el duelo en los niños?

Lo primero que no podemos olvidar bajo ningún concepto es que es muy importante respetar sus sentimientos. Se puede estar triste por el fallecimiento de un abuelo, de un amigo... pero también, por ejemplo, de una mascota. Este sentimiento no lo elegimos nosotros y cada uno expresa lo que tiene en su interior.

Además, debemos acompañarlos durante su duelo y tenemos que ayudarles a poner palabras a lo que les está sucediendo. Hay que comprenderlos y, si lo necesitan, “ofrecerles nuestro hombro” para que pueda llorar. En conclusión, trataremos de darles la mayor confianza y seguridad  ante la pérdida a la que se enfrentan.

Una forma de ayudarles a superar su dolor es hablar de la persona fallecida: momentos bonitos vividos juntos, posibles lecciones de vida que nos hayan podido dar, anécdotas, lo que más y lo que menos te gustaba de él/ella, etc. Está bien comentarles que mientras digan recordando a esa persona/mascota seguirá viva en ellos.

Los niños no entienden que una persona muera y no se vaya a ninguna parte. Es un “concepto” lo suficientemente abstracto para que logren entenderlo, lo que les podemos decir es que la persona fallecida/animal fallecido vive en nuestros corazones y en nuestros recuerdos. O bien comentarles que es una estrella que nos vigila des del cielo. Eso cada uno puede elegir lo que crea más conveniente.

Por otro lado, es importante que ayudemos a los niños a recolocarse, a hacer de nuevo su vida sin la persona o mascota que ha fallecido. Para ello, cuando lo recuerde, debemos escucharle e intentar que su angustia disminuya de nuevo explicándole que es importante hablar de ellos y, de esta forma, intentar transformar el vínculo con el fallecido. Este es un proceso imprescindible durante el período del duelo, para ello hay que acompañar a los niños e intentar que integren la ausencia del ser querido en su vida cotidiana. Tenemos que entender que puede ser complejo y que, por tanto, se puede alargar en el tiempo más de lo deseado.

Para finalizar esta exposición, me gustaría recalcar la importancia que tiene, de nuevo, el respeto y la comprensión. Cuando nos sentimos dolidos lo último que nos apetece es que se mofen de nuestro sentimiento o, simplemente, que no lo comprendan. Por tanto, debemos “aprovechar” este momento para trabajar valores y/o habilidades sociales muy importantes en al sociedad actual (pues en varios de ellos hay una notoria ausencia) como, por ejemplo: la empatía, la escucha activa, la asertividad, etc.

Para aprender entre todos y todas os invito a que nos expliquéis qué recursos tenéis para tratar un tema tan doloroso con los niños y las niñas de vuestro entorno. Además, me gustaría que explicarais cómo actuáis cuando la pena, el dolor, la rabia, la tristeza... que sentís no es reconocida e, incluso, si han llegado a mofarse en alguna ocasión en la que os habéis encontrado  con dichos sentimientos.

Curso relacionado: Psicología Infantil y Juvenil

Profile picture for user Eva Cebollero Pardina
Eva Cebollero Pardina

Licenciada en Pedagogía por la Universidad de Barcelona. Título de Técnica en Educación Infantil cursado en el IOC. Profesora del curso de Técnico en Educación Infantil de CEAC.