Psicología Infantil: Cómo enfocar a los hijos la separación de sus padres

Psicología Infantil: Cómo enfocar a los hijos la separación de sus padres

Nancy López Lago

16-01-2018

La psicología en general y la psicología infantil en particular ha estudiado este proceso de forma exhaustiva y se ha llegado a la conclusión que hay una serie de actuaciones y maneras de proceder que pueden ayudar a padres e hijos a atravesar este difícil periodo de la mejor manera posible. 

 

La manera de dar la noticia es importante. Una vez la decisión esté tomada y sea firme hay que mostrarse sereno y hablar con el/los hijo/s dejando de lado sentimientos de enfado, culpa o remordimiento. Lo ideal es que sea la pareja la que de la noticia de forma conjunta y adaptar el lenguaje a la capacidad cognitiva del niño. También es importante tener claro el mensaje que se quiere transmitir, es decir, reflejar que es una decisión de la pareja y que él no se debe sentir culpable de lo ocurrido. Es bastante usual que los hijos de padres separados se sientan culpables por ello, de modo que el primer objetivo de todos es asegurarse de que el niño entiende que no ha sido por causa suya. 

 

• ¿Qué responder si pregunta porqué os queréis separar? En realidad, lo que hay detrás de esta pregunta es si a él también se le va a dejar de querer. Es necesario explicar al niño que la forma de querer de los adultos puede cambiar y muchas veces se producen desacuerdos en los puntos de vista que son irreconciliables, pero que la relación padres-hijos es un vínculo que nos une de por vida y que los padres y los hijos no dejan de quererse nunca ni se divorcian. También es importante explicarle que cambios van a suceder a partir de entonces para poder anticipar posibles dudas y miedos en el niño. 

 

Legitima los sentimientos del niño, sean los que sean. Es perfectamente normal que el niño sienta tristeza, miedo, incertidumbre, enfado, ira, etc. Es imprescindible aceptar que el niño se pueda sentir así y no intentar "quitar hierro" diciendo que no pasa nada. Hay que conseguir transmitir al niño que sus sentimientos son importantes y que nos los tomamos en serio. Por ese motivo, es necesario trabajar a nivel emocional en casa y ayudarle a expresar sus sentimientos con palabras. Por ejemplo: "Parece que estás muy preocupado en estos momentos ¿te apetece que hablemos sobre ello?" También es importante hacerle ver que lo que siente es normal. Por ejemplo "se que te sientes solo sin papá, es normal". 

 

• Independientemente de las circunstancias de la separación, conseguir una relación lo más civilizada posible con la ex pareja es fundamental.  ¿Cuál es la actitud más adecuada? Evitar culpar, recriminar o insultar a la ex pareja si el hijo lo puede escuchar. Intentar interactuar con respeto y trabajando la asertividad, es decir, ofrecer al otro nuestra opinión y/o necesidades sin pasar por encima de él, pero dejando claro nuestro punto de vista. 

 

Busca ayuda profesional. El divorcio suele ser difícil de gestionar por la propia pareja o difícil de asimilar para alguna de las dos partes. Lo mejor que podemos hacer para ayudar a nuestros hijos es asegurarnos de que estamos bien emocionalmente, nosotros. Se pueden buscar grupos de apoyo, hablar con personas que han pasado por una experiencia similar, buscar ayuda profesional, todo recurso que nos ayude puede ser buena idea. Es importante trabajar de forma personal el cómo "mantener una separación saludable" con respecto a su hijo. Si un adulto depende del apoyo de su hijo para estar bien emocionalmente, le estamos poniendo una carga sobre sus espaldas que difícilmente podrá gestionar bien.  No pasa nada porque tu hijo te vea llorar, ya que es una manera de mostrar que nosotros también podemos estar tristes y legitimar sus propios sentimientos, pero no debemos desahogarnos con ellos y buscar un amigo o terapeuta que nos ayude a superar esta situación emocional.

 

Intenta buscar una rutina que os vaya bien a ti a tu hijo/s y procura mantenerla para que se acabe convirtiendo en un hábito. Las rutinas aportan seguridad, tranquilidad, comodidad y familiaridad. En la medida de lo posible se tiene que intentar reducir los horarios impredecibles y las separaciones repentinas. Es recomendable que los niños pasen tiempo a solas con ambos progenitores, intentando ponerse de acuerdo con una rutina de horarios. 

 

Dialogar y mantener una coherencia en el estilo de vida, horarios y estilo educativo. Una manera de reducir el estrés en el niño es que sepa que ambos padres están de acuerdo es cosas básicas relacionadas con él y van a mantener unos mismos criterios educativos. Por ejemplo: intentar que la hora de irse a la cama sea similar, que las normas de convivencia establecidas sean parecidas, etc.  No hay que caer en la tentación de dejar por imponer normas.  Recuerda que los límites aportan seguridad en el niño y son tan importantes como mostrarse afectuoso. 

 

Cuídate, se paciente contigo mismo. Para cuidar a otros primero nos tenemos que cuidar a nosotros. Si nosotros no estamos bien no podremos ofrecer a los demás lo que necesitan para ayudarles en su proceso de duelo. No temas pedir ayuda, no temas equivocarte y si lo haces, no pasa nada por pedir perdón y continuar adelante. Busca una red de apoyo, dedica tiempo personal de calidad a ti mismo sin sentirte culpable y piensa que con esto estás contribuyendo a sentirte bien contigo mismo para poder ayudar a los demás. 

 

Cualquier cambio es difícil pero debes saber que tanto tu como tu hijo/s os podéis adaptar a ello. Si me estás leyendo, y ya has pasado por este proceso, y quieres ayudar a otras personas, puedes contarnos que estrategias te han servido a ti para superar mejor el divorcio. ¡Toda aportación será bien recibida!

 

Curso relacionado: Psicología infantil y juvenil 

Profile picture for user Nancy López Lago
Nancy López Lago

Psicóloga especialista en Terapia Breve Estratégica y Técnica en Educación Infantil. Apasionada por la docencia, el arte de enseñar y el de aprender cada día. Superarse y ser feliz.