Psicología infantil: principales trastornos de conducta infantiles de los que estar alerta

Psicología infantil: principales trastornos de conducta infantiles de los que estar alerta

Nancy López Lago

07-08-2018

Antes de enumerar y explicar los trastornos de conducta más habituales que se pueden presentar en la etapa de 0 a 6 años, que es la que se considera la etapa de infantil, creo necesario matizar, previamente, varios aspectos.

En primer lugar, desde mi punto de vista, en esta etapa tan temprana debemos tener mucho cuidado con no etiquetar a los niños y ser muy conscientes del riesgo de diagnosticar erróneamente un trastorno que en realidad puede ser simplemente un proceso madurativo en el niño y que se acabará solucionando por si sólo. Los niños de 0 a 6 años todavía están conformando su personalidad, su capacidad cognitiva y de razonamiento todavía es inmadura y por ello, en muchas ocasiones, pueden presentar conductas que consideramos problemáticas, a ojos de un adulto, pero que en realidad son completamente normales e incluso saludables si quien las hace es un niño.

Imaginemos el siguiente ejemplo: Leo es un niño de 4 años que ha entrado con su madre a una tienda de ropa. En el fondo de la tienda hay una mesa pequeña, tamaño niño, con juguetes encima de todo tipo, coches, dinosaurios, rotuladores, etc. La madre está comprando tranquila y mirando de reojo al niño. Al salir de la tienda coge la bolsa que ha comprado con una mano y con la otra coge la mano de Leo y cuando ya están en la calle se fija que en la otra mano lleva un dinosaurio bastante grande. La madre le pregunta de dónde lo ha sacado y el niño le dice que estaba en la tienda y que se lo ha llevado.

¿Qué opináis? Evidentemente, lo que ha hecho Leo es una conducta antisocial delictiva, es decir, robar, y está mal. Si no tenemos conocimientos de las fases del desarrollo infantil y de las conductas habituales en cada etapa podemos pensar que Leo tiene problemas de conducta y tratarlo como tal, cuando en realidad, “robar” es algo muy típico en esta edad, en la que todavía no entienden bien el concepto de propiedad, su control de los impulsos es todavía débil, y su desarrollo moral está en una fase muy inicial. Evidentemente, esto no implica que la madre no deba hablar con el niño y explicarle que lo que ha hecho está mal, que le indique que debe pedir disculpas y retornar el objeto, pero todo en un clima de normalidad y sin hacer sentir mal al niño por ello.

En segundo lugar, incluso en el caso de que se detecte que el niño sí que tiene algún problema de conducta importarte dónde sea necesaria intervención, debemos ser muy conscientes de que en la mayoría de casos el problema NO es del niño, sino del entorno en el que se encuentra y los estímulos y mensajes que recibe, incluyendo el estilo educativo de los padres y los feed-back que recibe de sus conductas. En la mayoría de los casos no es necesario “tratar” al niño, sino reeducar el entorno en el que el niño se encuentra inmerso.

Dicho esto… aquí os dejo una pequeña lista de trastornos de conducta que se pueden producir en la infancia:

Trastorno Negativista Desafiante

Se caracteriza por que el niño actúa durante más de 6 meses de forma desafiante, hostil, con rabietas de intensidad desproporcionada respecto a su causa de inicio, desafiante ante adultos y figuras de autoridad, mostrando un sentido nulo de responsabilidad ante los propios actos y culpando a los demás de los mismos. Debemos ser conscientes de que los niños de 2 años, por ejemplo, muchas veces hacen “pataletas” cuando no se cumplen sus expectativas sobre algo, ya que tienen un pobre control de los impulsos y se frustran con facilidad, pero ello no implica, ni mucho menos, que el niño presente este trastorno.

Normalmente cualquier trastorno de conducta se diagnostica a partir de los 6 años, por lo que si tenemos a un niño de menor edad con comportamientos como los citados anteriormente si que es necesario acudir a un especialista, ya que es posible que tenga algún problema emocional de base que esté provocando este tipo de conductas.

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

Muy conocido y sobrediagnosticado se trata de uno de los trastornos de conducta más habituales en la infancia. Igual que en el caso anterior, no se debe diagnosticar antes de los 6 años, pero podemos estar “vigilantes” si vemos que el niño se muestra excesivamente impulsivo, muestra poca capacidad de prestar atención de forma constante y/o muestra hiperactividad conductual. No obstante, todos los niños son impulsivos, movidos y poco atentos por naturaleza, de modo que la única manera de diferenciar si es “normal” o no es si vemos que estas señales son desproporcionadas con respecto a otros niños de su misma edad y sobre todo si vemos que alteran la calidad de vida del niño de alguna manera, no permitiéndole relacionarse con su entorno y compañeros de forma natural.

Trastornos de ansiedad y trastornos depresivos

No son trastornos de conducta como tal y es muy raro que se de en edades de 3 a 6 años, aunque no es imposible. Debemos prestar mucha atención a señales de este tipo en niños, sobretodo si se da de forma sostenida en el tiempo y acudir a un especialista de forma temprana. Los niños pueden mostrarse ansiosos o tristes en algún momento concreto pero no debe ser su estado emocional de forma constante.

¿Tu hijo/a o alumno/a presenta alguno de estos trastornos de conducta? Si quieres puedes compartir con nosotros tu experiencia.

Profile picture for user Nancy López Lago
Nancy López Lago

Psicóloga especialista en Terapia Breve Estratégica y Técnica en Educación Infantil. Apasionada por la docencia, el arte de enseñar y el de aprender cada día. Superarse y ser feliz.