Puesta a punto de tu coche para el frío

Puesta a punto de tu coche para el frío

Ricardo Romero

14-12-2017

Tras unos meses de invierno bastante atípicos por las temperaturas templadas que hemos tenido, parece ser que el frío ha decidido finalmente asomar la cabeza. Determinadas condiciones meteorológicas pueden resultar adversas para la conducción, pues pueden incrementar el riesgo de sufrir algún percance en la carretera. A continuación te facilito algunos consejos que os hará tener el vehículo a punto para afrontar con seguridad el frío, la nieve o la lluvia, aunque muchas de ellas también son aplicables para el resto del año.

Tareas para la puesta a punto en invierno

Cuando las temperaturas descienden de manera drástica debemos ser muy cuidadosos con el mantenimiento de nuestro vehículo, por lo que antes de enfrentarnos al crudo invierno es recomendable acudir a nuestro taller de confianza para hacerle una pequeña puesta a punto a nuestro automóvil. No obstante, si no dispones de esta opción o prefieres llevar personalmente a cabo las revisiones de tu vehículo los puntos imprescindibles a tener en cuenta son:

  • Niveles de refrigerante: asegúrate que el líquido anticongelante está en buen estado para evitar que el agua se congele. Esto prevendrá roturas tanto en radiador como en el bloque motor. Renuévalo cada 40.000 km y usa el rango de UNE más elevado.
  • Cuida del combustible: igual de peligroso podría resultar que se congelase el carburante. En el mercado existen numerosos aditivos que podemos añadir para protegerte del frío invernal y evitar obstrucciones en el sistema de alimentación.
  • Mantén el depósito lleno para aumentar la estabilidad y poder usar la calefacción.
  • Otros líquidos: el resto de líquidos nos preocupan menos ya que tanto el de frenos, como el de la dirección asistida suelen venir preparados para resistir temperaturas extremas. En el caso del aceite opta por uno de viscosidad baja (5W-40) para dar más resistencia al motor.
  • Estado de la batería: los grandes cambios de temperatura afectan especialmente a este elemento y puede provocar que se descargue, inhabilite o estropee los bornes cuando desciende de los 25º C. Mantenlos limpios y comprueba el nivel de cargantes de viajar. A menudo el frío deja inservibles las baterías y deber ser remplazadas, no olvides las pinzas.
  • Neumáticos como nuevos: la muesca del dibujo del neumático debe tener la profundidad adecuada para no perder adherencia (mínimo 3mm), recuerda que los neumáticos son el punto de unión entre el asfalto y tú, y el riesgo de encontrar hielo es directamente proporcional al frío que nos rodea. En el mercado encontrarás neumáticos específicos para invierno, que si circulas por zonas de montaña son la opción más recomendable. También es aconsejable llevar cadenas de nieve por si accedemos a tramos donde nos sean necesarios.
  • Correas flexibles: aquí incluimos tanto de la de distribución, como la del alternador, bomba de agua…. Ya que suelen estar elaboradas con materiales similares que endurecen con el frío y pueden llegar a volverse quebradizas.
  • Vigila los limpiaparabrisas: puedes añadir líquido anticongelante rebajado al depósito del lavaparabrisas. Recuerda sustituir las escobillas anualmente pues los cambios climáticos agrietan las gomas y son una herramienta imprescindible ante el mal tiempo. No olvides comprobar el funcionamiento de las lunetas térmicas.
  • Aislamientos del coche: existen muchos productos que ayudan a mejorar la estanqueidad de las gomas de las puertas o el maletero y evitan que debas cambiarlas antes de tiempo. Sin embargo, si están rotas o estropeadas, es preferible cambiarlas. El agua y la humedad favorecen que se empañen las lunas del vehículo.
  • Sistema de alumbrado: en invierno los días son más cortos y más grises, así que es imprescindible que el sistema de iluminación funcione en perfectas condiciones. Sustituye las bombillas fundidas y mantén siempre limpios los faros delanteros y traseros. Ver y ser visto es clave para llegar sanos y salvos a nuestro destino. Si falla una lámpara, es aconsejable que sustituyas las dos para que sigan trabajando de forma simétrica.

Otros puntos interesantes para la puesta a punto del coche

  • Nivel de aceite: Es muy importante comprobar la cantidad y calidad del lubricante después de los rigores del invierno, porque con las heladas el circuito se ha contraído varias veces y al circular en tráfico lento el coche consume más aceite de lo normal. Los fabricantes nos lo ponen fácil al indicar con dos rayas o puntos los niveles máximo y mínimo. Esta medición se debe hacer siempre con el motor en frío. De lo contrario, siempre parece que hay demasiado aceite en el circuito.
  • Suspensión, encendido e inyección. Los chirridos, ruidos y el chirrido de las piezas, así como el balanceo de la carrocería en las curvas (cuando decimos que parece un barco), son síntomas del mal estado de la suspensión. Si el coche tarda en arrancar, el problema puede estar en el encendido o la inyección.

El frío el hielo o la nieve, no se llevan nada bien con la mecánica de nuestro vehículo. En invierno conviene realizar una puesta a punto del vehículo y vigilar su mantenimiento. ¿Había algún punto que no hacías, cuando llegaba el invierno?

Curso relacionado: FP de Grado Medio de Electromecánica de Vehículos Automóviles

Profile picture for user Ricardo Romero
Ricardo Romero

Ingeniero Técnico Industrial especializado Electrónica Industrial. Técnico Superior de Electromecánica de Vehículos y técnico Hardware/Software de Sistemas Informáticos.