¿Que es el meal prep?

¿Que es el meal prep?

Francesc Olalla

18-04-2018

¿QUÉ ES EL MEAL PREP?

¿Por qué buscamos escusas como que “no tengo tiempo” o “estoy cansado”  cuando realmente el problema es una flagrante falta de organización y previsión? Esta es la conclusión a la que llegué después de que, prácticamente sin darme cuenta, comprobé que tenía la nevera y la despensa llena de productos, la mayoría de ellos caducados y de los que no lo estaban, tenía cantidades desorbitadas del mismo producto y de otros, que necesitaba, apenas tenía… Paralelamente, observé que mi peso había aumentado considerablemente en los últimos meses y era constante la sensación de cansancio que me agobiaba.  

¿Qué ocurría? Muy sencillo. Mi alimentación estaba a años luz de lo que debería ser una dieta saludable, variada y dietéticamente correcta. Me puse manos a la obra y empecé a investigar qué podía hacer para reconducir la situación.

Encontré la solución en el Meal Prep. Método culinario originario de Estados Unidos con el objetivo de planificar y organizar menús lo más saludables posible, fáciles de elaborar y, por supuesto, económicos, para llevar al trabajo o para consumir fuera de casa.

Hasta ese momento, compraba por impulsos: cuando me faltaba un producto acudía al supermercado a comprar y aprovechaba para llenar el carro de la compra sin ningún tipo de organización previa, con las consecuencias que he comentado más arriba: excesos de algunos productos y penuria de otros.

¿En qué consiste el Meal Prep?

Básicamente, esta idea consiste en planificar, planificar y planificar….  ¿Cómo empecé con este sistema que voy perfeccionando día a día? En primer lugar debemos hacer unas consideraciones previas:

  • Elegir un día de la semana para planificar, por ejemplo, cinco  comidas para otros tantos días.
  • Decidir qué nivel de preparación vamos  realizar: simplemente preparar los productos (cortar, lavar, filetear…) o realizar la elaboración completa lista para calentar y consumir.
  • Tener en cuenta que habrá que variar los menús semanales para no repetirlos continuamente. Por ejemplo, si  estructuramos la primera semana en legumbres, pasta, arroz, ensaladas y verduras, la segunda la empezaríamos por el segundo elemento, pasando el primero al último lugar, y así sucesivamente. De esta manera no asociaremos un determinado día a una determinada familia de productos. Lo mismo haremos con los productos: si la primera semana de legumbres cocinamos lentejas, la segunda haremos garbanzos,  la tercera, alubias…

Teniendo en cuenta estas sencillas premisas, vamos a pautar las acciones a realizar:

  1. Definir. Escribiremos el nombre de los platos que consumiremos en el período que hayamos definido. No tengamos  problemas en consultar recetarios de revistas, libros, programas de televisión o las recomendaciones de nuestras abuelas.
  2. Comprar. En esta fase elaboraremos una lista de los ingredientes necesarios: ¡sólo de los necesarios! Uno de los objetivos del meal prep es el ahorro y evitar mermas. Tendremos especial cuidado con los ingredientes transversales como aceite, sal, aderezos… También tendremos en cuenta la caducidad de los productos a comprar, por lo que será muy importante que tengamos bien definidos los días de la compra y los de la elaboración, procurando que estén lo más cerca posible los unos de los otros. Recordemos que el producto elaborado puede tener una vida superior al fresco y además tenemos la opción de congelar.
  3. Elaborar/preparar. Una vez tenemos la nevera y la despensa equipada con todos los ingredientes precisos, en función de los platos que componen el menú, habrá algunas elaboraciones que finalizaremos y las tendremos a punto de calentar y consumir, y otros platos, simplemente, los tendremos preparados, por ejemplo las ensaladas que guardaremos con los ingredientes troceados, pero sin aliñar.
  4. Porcionar. Elaborados los platos, racionaremos en las porciones necesarias para una ingesta. Si somos precavidos, el excedente podemos o bien congelarlo para las próximas semanas o reutilizar el producto para otra elaboración: si hacemos coliflor con patatas en la comida, al día siguiente, para la cena, podemos freír unos ajos con pimentón desglasado con vinagre para hacer una coliflor a la llauna añadiéndole bacalao desmigado. Aconsejo dedicar tiempo a este porcionado: utilizaremos tuppers con distintas separaciones, disponiendo los ingredientes de forma ordenada y correctamente presentada, de esta forma los platos serán más atractivos, permitiendo, además, separar los ingredientes por carbohidratos y proteínas por ejemplo.

Acabado este ciclo lo único que queda es calentar o ensamblar y, he aquí el objetivo, consumir.

Con este método hemos conseguido ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo. Por lo tanto, nos estamos liberando de un estrés que, sin apreciarlo, nos está condicionando el resto de nuestra actividad laboral y familiar. Conseguimos llevar una vida más sana y ordenada evitando la obesidad, el cansancio sistemático y posibles enfermedades crónicas (hipertensión, diabetes…).

Por último, destacaría un aspecto que se nos puede pasar por alto pero al que le doy una gran importancia. Estamos en una sociedad en la que una parte importante de la humanidad tiene problemas de alimentación por la pobreza, siguiendo este método evitamos desperdiciar  comida, con lo que podemos liberarnos de ese sentimiento de culpa que, al menos yo, hemos tenido en algún momento por este motivo.

Después de haber leído estas líneas, ¿ha cambiado vuestra manera de plantear vuestra alimentación?

Curso relacionado: Dietetica 

Profile picture for user Francesc Olalla
Francesc Olalla

Técnico Superior en Restauración. Experto en producto y en producción de cocina transportada. Apasionado por la cocina en todas sus variantes de elaboración y de gestión.