Qué es la caché y para qué sirve

Qué es la caché y para qué sirve

Carlos Yañez

07-02-2018

Seguramente muchas veces habremos oído hablar de la caché y de la necesidad de borrarla, pero probablemente no tengamos claro qué es, para qué sirve y si realmente es necesaria.

En el post de hoy trataremos estos temas para dar un poco de luz sobre este concepto que tanto se utiliza y del que seguramente no sabemos la gran importancia que tiene.

¿Qué es la caché?

Aunque la finalidad de la caché es la misma, podemos distinguir dos tipos de caché en función de su naturaleza.

La caché de procesador es una memoria auxiliar de alta velocidad que está dentro del propio procesador y que es independiente de la memoria RAM del dispositivo. Su función es fundamental para garantizar un acceso rápido a los datos que más se usan.

Está caché del procesador está organizada en diferentes niveles según su proximidad al núcleo del procesador y por lo tanto su velocidad de acceso.

Estos niveles de memoria se conocen como niveles L1, L2 y L3. Cada uno de estos niveles, suele tener un tamaño diferente que en cualquier caso son mucho menores que los de la RAM. Así pues, cuanto más cerca del núcleo está la memoria, menor tamaño tiene, pero más rápida es.

Actualmente el tamaño de L1 está en torno a los 32 KB, el tamaño de L2 sobre los 256KB y L3 sobre los 10-20MB.

Por otro lado, podemos hablar de la caché de aplicaciones o del navegador lo cual tiene como objetivo el mismo que el de la caché del procesador pero que en este caso se materializa en un conjunto de ficheros temporales que para un correcto funcionamiento deberían ser refrescados cada cierto tiempo.

¿Para qué sirve la caché?

Hasta ahora solo hemos explicado qué es la caché y los tipos de caché que pueden existir. Veamos ahora cuál es su utilidad.

Para entender la utilidad, veamos como funciona un procesador y luego haremos su equivalente a un navegador web.

Los procesadores realizan millones de cálculos por segundo y lo hacen en base a datos que leen de la memoria RAM o del disco. El acceso a los datos de disco es lento, mientras que el acceso a la memoria RAM en mucho más rápido.

Sin embargo, en ocasiones, la velocidad de la RAM no es suficiente y provoca esperas en el procesador. Para ellos está la memoria cache, que almacena los datos que se están usando con mayor asiduidad, de forma que el acceso a los mismos sea rapidísimo, al estar dicha memoria dentro del propio procesador.

De esta forma vemos que la caché sirve para aumentar la velocidad de proceso de los programas en ejecución.

Si nos fijamos en la cache de un navegador, veremos igualmente su utilidad. Cuando accedemos a una página web, el navegador hace una llamada al servidor para descargarse el contenido de dicha página, darle formato y procesarlo.

Si dicha página contiene imágenes pesadas, la descarga será más lenta. Para mejorar esa velocidad, mediante programación se puede indicar que algunos componentes de la página web permanezcan en caché.

Esto significa básicamente, que se cree un fichero temporal en local de forma que la próxima vez que accedamos a dicha página, en vez de descargar esas imágenes del servidor, las cojamos de la caché, mejorando notablemente la velocidad.

Esto tiene ventajas e inconvenientes. Las ventajas están claras, que es un aumento de la velocidad y las desventajas son que, si no se borra la cache o se refresca de forma periódica, podremos estar accediendo a datos no actualizados.

Estos últimos inconvenientes, solo aplican a la denominada cache de navegador pues la cache del procesador se va actualizando constantemente en función de las necesidades.

¿Resulta de utilidad la caché?

Después de lo que hemos comentado, creo que la respuesta a esta pregunta es clara. Efectivamente la utilidad de la caché es indudable ya que nos aporta un plus de velocidad ya sea optimizando el uso del procesador para al cache de procesador o bien optimizando la velocidad de navegación en páginas web pesadas.

Nos obstante su utilidad, debemos ser conscientes de, para la cache de navegador, que se deben tomar pequeñas acciones que ya hemos comentado, tanto para PC’s como para dispositivos móviles.

Me refiero al borrado periódico de la caché. Si el programador a tomado las medidas necesarias para refrescar la cache cuando se han actualizado contenidos, no tendremos mayor problema, pero yo recomiendo borrar la cache al menos 2-3 veces al año o bien cuando nuestra navegación sea extremadamente lenta.

Con esta pequeña acción, garantizaremos un acceso a datos actualizados a la vez que incrementaremos nuestra velocidad de presentación de las páginas web y de algunas aplicaciones que hagan uso de cache.

Confío que, a partir de ahora, cuando oigas hablar de la caché, sepas diferenciar los tipos de caché existentes y las acciones a tomar para que sea realmente útil. Cuéntanos si alguna vez has tenido que borrar la caché de tu equipo y lo que ello ha supuesto.

Curso relacionado: FP de Grado Superior de Técnico Superior en Dietética

Profile picture for user Carlos Yañez
Carlos Yañez

Ingeniero Superior de Telecomunicaciones por la UPC. Director de Informática en un Laboratorio de Análisis con implantación nacional. Profesor de los cursos de Electrónica y Técnico en Sistemas Microinformaticos y Redes.