¿Qué es la integración social y cómo dedicarse profesionalmente?

¿Qué es la integración social y cómo dedicarse profesionalmente?

CEAC Blog

19-09-2017

En el post de hoy vamos a abordar un tema educacional algo distinto de lo que venimos hablando últimamente, nos alejamos un poco de la dinámica de las aulas y de la educación más académica para adentrarnos en el mundo más social, concretamente en el mundo de la integración social.

Si estáis leyendo este post es porque, seguramente, os interese conocer más de cerca este concepto, para, quizás, poder dedicaros a ello. Vamos a intentar resumir su definición y sus ámbitos de actuación.

La palabra integración tiene su origen en el concepto latino integratĭo. Se trata de la acción y efecto de integrar o integrarse (constituir un todo, completar un todo con las partes que faltaban o hacer que alguien o algo pase a formar parte de un todo). 

Así, podemos decir que, las definiciones de integración social pueden ser diversas, pero todas nos deben llevar a entender la integración social como un proceso que responde a la satisfacción de demandas, necesidades e intereses, a partir de la promoción de las personas implicadas, potenciando su participación para que sean las protagonistas de su propia historia de vida.

Los integradores sociales son, en el fondo, dinamizadores de procesos presentes en secuencias diversas del acompañamiento de las personas. Es aquella forma de pertenecer a una sociedad en la cual se comparten mayoritariamente normas, valores, bienes y servicios. Entendiendo por normas aquellos patrones de conducta compartidos por los miembros de un grupo social, ya sean normas explícitas (escritas) o implícitas (no escritas, costumbres con valor de norma).

De esta forma, la integración social puede darse dentro de un cierto país, cuando se busca que las personas que pertenecen a los estratos sociales más bajos logren mejorar su nivel de vida. Para esto, el Estado o las instituciones civiles deben promover políticas y acciones para fomentar habilidades de autonomía personal y social, la inserción ocupacional, la educación y la adecuada alimentación.

Con frecuencia, el Técnico Superior en Integración Social ayudará a las personas a conocerse mejor y a disponer de herramientas para gestionar en positivo el bagaje vital que acumula y los saberes o experiencias que deberá adquirir.

¿En qué ámbitos puede desarrollarse el Técnico en Integración social?

El Técnico Superior en Integración Social no trabaja para que las personas se construyan y no cambien, sino para que acepten que su identidad irá cambiando, tendrán diversas identidades a lo largo de su vida y deberán asumirlo sin especial padecimiento.

Entender el contexto en el cual se lleva a cabo el trabajo de la integración social es fundamental para que sea posible realizar una intervención de calidad y acompañar de forma integral a las personas. Una buena práctica profesional supone poner en práctica procesos para facilitar la incorporación (evitar la exclusión), así como acciones para transformar los entornos en los que se produce, sin perder de vista que las actuaciones profesionales se llevan a cabo en una sociedad concreta, compleja y cambiante, con sujetos que, situados al margen o directamente fuera de la sociedad, difícilmente explicitarán con claridad sus necesidades y a los cuales deberemos ofrecer nuevas oportunidades que faciliten su retorno o su primera incorporación social.

El integrador social deberá estar implicado en la atención, el servicio y también el cuidado de las personas y sobretodo, de diferentes colectivos. Sabemos que el campo de actuación es amplio y se pueden llevar a cabo acciones educativas con sectores en dificultad social, como: drogodependencia, delincuencia, absentismo educativo, riesgo de exclusión social, etc., así mismo como trabajar en el sector sociosanitario, combinando acciones educativas con los cuidados personales y atención sanitaria (personas mayores, discapacitados, etc.)

El profesional de la integración social trabajará con los siguientes colectivos:

  • La infancia y la adolescencia.
  • Los grupos familiares educativamente frágiles.
  • Los grupos que han vivido procesos migratorios.
  • Las diversidades grupales y sus diversidades funcionales.
  • Personas y grupos a los que la precariedad (social, biológica, económica) les hace entrar en nuevas y cambiantes situaciones de fragilidad (p. ej., ancianos solos y pobres).

Existen, entonces, diferentes salidas laborales:

  • Técnico de programas de prevención e inserción social.
  • Educador de equipamientos residenciales de diverso tipo.
  • Trabajador familiar.
  • Auxiliar de tutela.
  • Técnico en integración social.
  • Educador de educación especial.
  • Técnico de movilidad básica.
  • Monitor de personas con discapacidad.
  • Mediador ocupacional o laboral.
  • Mediador comunitario y/o intercultural.
  • Técnico en empleo de apoyo.
  • Técnico de acompañamiento laboral.
  • Monitor de rehabilitación psicosocial.

El Técnico Superior en Integración Social interviene en las diferentes fases del proceso: identifica las necesidades, detecta las potencialidades de cada individuo, tramita los recursos necesarios, etc., y colabora con el resto de los profesionales que intervengan en cada ocasión. La presencia de profesionales de la integración en entidades y servicios que trabajan con niños o con personas mayores, con personas con diversidad funcional, con familias, con jóvenes, etc., es cada vez más notable. Asimismo, es posible trabajar en unidades de convivencia, en centros abiertos, en unidades de educación especial en el ámbito escolar, en el ámbito de las adicciones, en programas específicos para personas inmigradas, atendiendo a mujeres… Cualquier colectivo, grupo o problemática del ámbito social es susceptible de la intervención de un integrador social.

¿Qué os parece está figura profesional? ¿Pensáis que es una profesión atractiva, actual y/o necesaria?

Curso relacionado: Técnico Superior en Integración Social

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog