¿Qué es la psicoeducación para padres?
01/11/2018
Nancy López

¿Qué es la psicoeducación para padres?

Educación

La psicoeducación tiene sus orígenes en pacientes y sus familias que acuden a consulta para tratar un trastorno. Hoy en día, la psicoeducación no va dirigida, únicamente a personas con problemas mentales, sino que puede ayudar a cualquier familia y sobretodo a cualquier padre que quiere entender mejor a sus hijos y saber cómo gestionarlos.

El rol de padres nunca ha sido sencillo. No obstante, parece que cada vez vivimos en un mundo más complejo, que hace todavía más complicada esta tarea y muchos padres se sientes desbordados o con falta de herramientas para afrontar el día a día de sus hijos.  A raíz de esta situación nace la psicoeducación, como herramienta para orientar y sobretodo ayudar a los padres a entender mejor los procesos por los que pasan sus hijos y dotarlos de estrategias y herramientas para afrontar las diferentes situaciones problemáticas que se pueden desarrollar en el hogar.

Si últimamente te vienen a la cabeza frases como “no se si lo estoy haciendo bien como padres”, “últimamente todo son peleas en casa y ya no se que hacer”, “me siento superado, ya no conozco a mi hijo/a”… ¡sigue leyendo este post!

En la psicoeducación, el terapeuta, pretende hacer protagonista al paciente y a la familia. Esto lo lleva a cabo brindado información a dichas personas para que puedan entender lo que les pasa, qué cosas están haciendo para mantener el problema y qué técnicas, estrategias o conductas pueden realizar para buscar soluciones. Lo bueno de la psicoeducación es que se trata de un abordaje respetuoso, que busca que el paciente y su familia sean los protagonistas del cambio lo cual asegura que el problema no vuelva a repetirse en un fututo o que en el caso de que se repita, puedan solucionarlo ellos mismos al disponer de las herramientas para hacerlo.

La psicoeducación va dirigida a cualquier familia que así lo necesite y también ha demostrado ser muy eficaz en trastornos concretos como el autismo, la depresión, el TDAH entre otros.

¿Qué podemos hacer cómo padres para trasladar esta psicoeducación en la relación con nuestros hijos?

  1. Mantener una relación de confianza y respeto mutuo. Si queremos que nuestros hijos confíen en nosotros y nos respeten, tenemos que predicar con el ejemplo. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero se trata de confiar en sus capacidades, en ofrecerles autonomía para tomar sus propias decisiones y permitirles que se equivoquen y puedan aprender de sus errores. Muchas veces caemos en la tentación de corregir, de imponer incluso, que hagan las cosas de una determinada manera, porque sabemos que si lo hacen como ellos dicen o quieren se van a equivocar, pero haciendo esto les estamos alejando del mejor recurso que tenemos para aprender los humanos, que es atreves del ensayo y el error. Como decía María Montessori “a veces acierto, a veces aprendo”.

  2. Mostrar empatía con sus estados anímicos. Esta afirmación es típica, pero muchas veces no nos damos cuenta de lo que realmente implica. Todos pensamos que somos muy empáticos, pero realmente en pocas ocasiones lo estamos haciendo, sobretodo con los hijos. Ser empáticos, no sólo es mostrar interés por aquello que les pasa, también es dejar que comentan sus errores, como he dicho antes y después “morderse la lengua” y no usar comentarios como “te lo dije”, “si lo hubieses hecho como yo te dije”,…  Mostrar empatía implica, siempre, respetar los estados de ánimo del niño y permitir tanto la expresión de emociones agradables como desagradables. Nos gusta mucho escuchar la risas de los niños, pero cuesta más tolerar los llantos sin pedir que “paren de llorar”, usar frases como “no pasa nada”, “no ha sido para tanto”, etc. Estas frases nos alejan del niño y de sus sentimientos. ¿Qué podemos decir entonces? Veo que estás triste, si necesitas un abrazo dímelo.  

  3. Otorgar responsabilidades acordes con la edad. Los niños son mucho más capaces de lo que creemos y además de eso, están deseosos de sentirse útiles.  Resulta muy positivo para mejorar su autoestima y sensación de capacidad, darles alguna responsabilidad que puedan llevar a cabo de forma diaria.  Estas tareas serán fuente de orgullo para ellos.

Con estas 3 sencillas claves podemos mejorar mucho la relación con nuestros hijos, fortalecer el vínculo y hacerles sentir respetados y valorados. Son claves psicoeducativas sencillas y que se pueden aplicar en el día a día. ¡Te animo a comprobarlo!

¡Os animo a compartir vuestras experiencias personales!

¿Qué es la psicoeducación para padres?
Nancy López

Psicóloga especialista en Terapia Breve Estratégica y Técnica en Educación Infantil. Apasionada por la docencia, el arte de enseñar y el de aprender cada día. Superarse y ser feliz.