¿Qué es la resistencia bacteriana y cómo afecta a nuestra salud?

¿Qué es la resistencia bacteriana y cómo afecta a nuestra salud?

Laura Garbayo

23-01-2017

Tal y como comenta la OMS, Organización Mundial de la Salud, resistencia a los antimicrobianos o resistencia bacteriana, se produce cuando los microorganismos (bacterias, hongos, virus y parásitos) sufren cambios al verse expuestos a los antimicrobianos (antibióticos, antifúngicos, antivíricos, antipalúdicos o antihelmínticos, por ejemplo).Como resultado, los medicamentos se vuelven ineficaces y las infecciones persisten en el organismo, lo que incrementa el riesgo de propagación a otras personas. Dicho de un modo más coloquial, las bacterias que atacan a nuestro organismo ya conocen las barreras de defensa (antibióticos) y podemos decir que están preparadas para ganar la batalla.

La resistencia bacteriana es un motivo de preocupación a nivel mundial. Actualmente, y cada vez más, están apareciendo nuevos mecanismos de resistencia. Esto tiene como consecuencia que la incapacidad para tratar infecciones aumente día a día. A largo plazo se da un  aumento de diferentes enfermedades y en consecuencia, un aumento en el número de muertes.

Existen dos tipos de resistencia antibiótica

En primer lugar podemos hablar de resistencia natural (intrínseca), esta es propia de cada individuo. Por otro lado está la resistencia adquirida, fruto de un mal uso de los fármacos. Es ésta última la que puede llevar a un fracaso terapéutico. Hablemos de algo más concreto. Ante casos de trasplantes, tratamiento de quimioterapia para en cáncer, tratamiento de la diabetes o casos de cirugías mayores, los antibióticos juegan un papel fundamental para prevenir infecciones. La resistencia a estos antimicrobianos, permite que las infecciones avancen, dando, en muchas ocasiones, desenlaces fatales.

Valoremos que factores pueden acelerar la aparición de la resistencia antimicrobiana. Con el paso del tiempo, y de forma natural, se dan diversas modificaciones genéticas que acaban dando lugar a la resistencia bacteriana. Pero es importante tener en cuenta que el abuso y el mal uso de los antibióticos aceleran este proceso. En ocasiones, tanto personas como animales utilizan antibióticos sin supervisión médica. Un claro ejemplo de ello es tratar las infecciones víricas, como resfriados o gripes,  con antibióticos.

Los microbios y bacterias resistentes a diferentes antibióticos, están presentes en personas, animales, los animales y en el medio ambiente. Éstos pueden transmitirse con cierta facilidad entre personas y personas, o personas y animales y ambiente. Un  mal control de las infecciones, unas condiciones sanitarias deficientes y una mala manipulación de los alimentos, fomentan la propagación de las resistencias mencionadas.

La situación que se describe en la actualidad es la siguiente

La resistencia a diferentes antibióticos afecta a un gran número de países. Los pacientes que sufren infecciones causadas  por bacterias resistentes a fármacos, tienen un mayor riesgo que obtener peores resultados en su tratamiento y de morir. Muy relacionado con este hecho, está el mayor consumo de los recursos sanitarios.

Llegados a este punto, valoremos los consejos a tener en cuenta para prevenir a resistencia a antibióticos.

  • En los hospitales, se recomiendan que existan grupos de control que incluyan especialistas en enfermedades infecciosas, incluyendo un farmaceuta clínica un microbiólogo clínico, un especialista en sistemas de información, un profesional en control de infecciones y un epidemiólogo, entre otros.

  • En las comunidades, impartir programas para promocionar el buen uso de los antibióticos. Concienciar y educar a la sociedad sobre un uso adecuado de los antibióticos en primordial para evitar resistencias bacterianas en un futuro.

  • La prevención es otro de los pilares a tener en cuenta. Si no hay infección, no hay enfermos a quien tratar. Las normas de higiene tiene un papel protagonista en este apartado. Un buen lavado de manos antes y después de tratar a alguien o tratar alguna herida es fundamental si se quiere evitar alguna infección.

  • Un buen diagnóstico. Mejorar los métodos de diagnóstico puede ayudar a reducir el uso de antibióticos. Es por este motivo que la comisión recomienda mejorar los laboratorios de microbiología y de ese modo ofrecer resultados más precisos y en menos tiempo.

En resumen, y basándonos en datos proporcionados por la OMS, podemos afirmar que:

  • La resistencia a los antibióticos es hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo.

  • La resistencia a los antibióticos puede afectar a cualquier persona, sea cual sea su edad o el país en el que viva.

  • La resistencia a los antibióticos es un fenómeno natural, aunque el uso indebido de estos fármacos en el ser humano y los animales está acelerando el proceso.

  • Cada vez es mayor el número de infecciones —por ejemplo, neumonía, tuberculosis y gonorrea— cuyo tratamiento se vuelve más difícil debido a la pérdida de eficacia de los antibióticos.

  • La resistencia a los antibióticos prolonga las estancias hospitalarias, incrementa los costos médicos y aumenta la mortalidad.

Y ahora sí, tras el breve resumen sobre la resistencia a antibióticos y sus posibles consecuencias, ¿estamos preparados para hacer un buen uso de los fármacos y evitar así consecuencias nocivas en un futuro?

Curso relacionado: Auxiliar de Enfermería | Preparación para pruebas libres

Profile picture for user Laura Garbayo
Laura Garbayo

Laura Garbayo Hermoso. Licenciada en Bioquímica, Diplomada en Enfermería. Máster en Enfermería Escolar y Máster en Urgencias.
Durante mis más de cinco años de ejercicio como enfermera en el servicio de urgencias del Hospital de Barcelona, he procurado no abandonar mi otra vocación profesional, la docencia, la cual vengo desempeñando desde el año 2004. De este modo tengo  la oportunidad de aunar mis dos perfiles profesionales, por los que siento absoluta devoción.