¿Qué es un coche híbrido?

¿Qué es un coche híbrido?

Ricardo Romero

12-05-2016

Desde mediados de los años 20 del siglo pasado, los coches híbridos estuvieron fuera del pensamiento del mercado automovilístico durante muchos años. No fue hasta mediados de los 60, que la humanidad empieza a tomar conciencia de la problemática y ya un poco incontrolable, contaminación mundial. Gracias a este hecho y al ingeniero Víctor Wouk, se empezó a investigar en este tipo de vehículos.

Historia del coche híbrido

En 1969 la multinacional General Motors mostró su primer prototipo de coche híbrido entre dos prototipos más, uno de gasolina y otro eléctrico. Gracias a estas demostraciones, en el mismo año, se sacó al mercado el primer coche normal. En 1973 en plena crisis del petróleo, se dieron cuenta que debían buscar otro tipo de motores para depender cada vez menos del petróleo. La alemana Volkswagen desarrolló en 1973 el Volkswagen Taxi, que tenía la habilidad de funcionar tanto con gasolina como con motor eléctrico alternativamente o a la vez, logrando más eficiencia que ningún híbrido hasta la fecha. Paralelo a este tiempo, Víctor Wouk trabajaba para General Motors y pudo lograr crear un motor eléctrico combinado con uno rotativo que tenía unas prestaciones únicas hasta el momento. Unos años después, Toyota creó el Toyota GT Hybrid Concept, que combinó un motor eléctrico con uno de turbina de gas. Todas estas investigaciones han dado lugar a que hoy en día tengamos vehículos híbridos en casi cada marca de automoción.

Definición y clasificación del vehículo híbrido

Para empezar, vamos a definirlo: un híbrido combina dos motorizaciones, es decir, que lleva un motor de combustión interna y otro eléctrico alimentado por baterías adicionales a la principal. Según su principio de funcionamiento se pueden clasificar en tres tipos: híbrido en serie, paralelo o combinado. El híbrido en serie lleva un motor de combustión interna (en adelante motor térmico) que no tiene conexión mecánica con las ruedas, sólo se usa para generar electricidad. Funciona a un régimen óptimo y recarga la batería hasta que se llena, momento en el cual se desconecta temporalmente. La tracción es siempre eléctrica. En este grupo tenemos híbridos de la marca Chevrolet u Opel. Los híbridos en paralelo, tanto el motor térmico como el eléctrico se utilizan para dar fuerza a la transmisión a la vez. Es una solución relativamente sencilla, pero no es la más eficiente. Honda Civic Hybrid e Insight utilizan dichos híbridos. Y por último tenemos el híbrido combinado, que cualquier combinación de los dos motores sirve para impulsar al coche, es como un híbrido en serie pero con conexión mecánica a las ruedas. Es una solución muy eficiente pero mucho más compleja a nivel mecánico y electrónico. A este grupo pertenecen Toyota y Lexus. El sistema más eficiente es en serie, y el que menos el paralelo.

Los vehículos híbridos también se pueden clasificar como microhíbridos, semihíbridos, híbridos puros, híbridos enchufables y coches eléctricos de rango extendido. Los microhíbridos, en las paradas, se apaga el motor térmico. Cuando se quiere reanudar la marcha un alternador reversible arranca el motor utilizando energía recuperada previamente a la detención. Sólo ahorra en ciclo urbano y no hay un motor eléctrico que impulse al coche. Estos son la BMW, Mini y todos los coches con el sistema Start/Stop. Los semihíbrido o mild-hybrid, tienen el motor eléctrico que se utiliza como una asistencia al motor térmico y además es generador de energía en las frenadas y retenciones, pero no puede impulsarse de forma 100% eléctrica (motor térmico apagado) aunque sí con el motor térmico sin consumir pero moviendo sus piezas mecánicas. La marca Honda utiliza estos motores. Después tenemos los híbrido puros o full-hybrid, que con ellos se puede circular en determinadas condiciones sólo con el motor eléctrico, mientras el térmico está totalmente apagado y no mueve sus piezas. Este cambio puede ser de forma automática o voluntaria. Toyota y Lexus son híbridos puros. Los híbridos enchufables o PHEV, tienen la característica que sus baterías son recargables mediante energía eléctrica convencional, es decir, enchufándolo, y recorre al menos 32 kilómetros sin necesidad de otro sistema de propulsión. Aquí encontramos  también a Toyota con el Toyota Prius. Y por último el coche eléctrico de rango extendido o EREV, es como el caso anterior, pero además es un híbrido en serie. En la práctica, se les considera coches eléctricos porque no necesitan el motor térmico más que para sostener la carga, y pueden funcionar sin ellos al 100%. Esto significa que cuando se acaban las baterías el motor térmico se usa sólo para generar electricidad a un régimen constante para aumentar la autonomía a un coste por kilómetro bajísimo. El Volt/Ampera o Volvo ReCharge Concept son de rango extendido.

Los vehículos híbridos son muy eficientes, ya que recuperan energía que otros vehículos desperdician. Son más silenciosos gracias a la utilización combinada de motores eléctricos y sus emisiones de gases son mucho menores que un vehículo normal. Pero también son más caros, hay menos modelos para elegir y el mal reciclaje de tantas baterías, puede ocasionar problemas medioambientales. ¿Está preparado para cambiar a un vehículo híbrido?

Profile picture for user Ricardo Romero
Ricardo Romero

Ingeniero Técnico Industrial especializado Electrónica Industrial. Técnico Superior de Electromecánica de Vehículos y técnico Hardware/Software de Sistemas Informáticos.