insolacion

Que es una insolación y qué consecuencias puede tener

Jose Carlos Saz

18-06-2020

El día 20 de junio empezó el verano y que nos va acompañar hasta el día 22 de septiembre, caracterizándose por una subida de temperaturas considerable, llegando alcanzar más de 43 °C, siendo el mes de julio más cálido en las zonas de interior y agosto en las zonas costeras, por esto en el post de esta semana os quiero hablar de una complicación de la calor, que nos puede traer unas consecuencias, trágica, me refiero a una insolación.

La definición más aceptada de insolación, es un trastorno cerebral, debido a una exposición prolongada a los rayos del sol, que se caracteriza por fiebres altas y convulsiones, aunque el termino medico más adecuado es el de golpe de calor, definido como un trastorno ocasionado por el exceso de calor en el cuerpo, generalmente como consecuencia de la exposición prolongada a altas temperaturas o del esfuerzo físico en altas temperaturas.

Los síntomas más característicos de una insolación o golpe de calor, son el de sensación de debilidad, dolor de cabeza y mareos (incluso pérdida de conciencia), aceleramiento de los latidos del corazón (palpitaciones), orinar poco, sequedad y enrojecimiento de la piel, ausencia de sudor e hiperventilación, pudiendo llegar a provocar un fallo multiórganico y la muerte.

La duración de los síntomas depende de su gravedad, en general el paciente suele recuperarse entre 24 y 48 horas, aunque en casos más graves pueden tardar más.

Generalmente aparece con temperaturas ambientales superiores a 40 °C y humedad ambiental superior al 60%, presentándose en dos formas, la llamada forma activa que predomina en jóvenes no aclimatados a las temperaturas altas que realizan ejercicio físico intenso en días de mucho calor y la forma pasiva que predomina en ancianos en los que están alterados los mecanismos de regulación de la temperatura corporal. 

El mayor riesgo es para los niños pequeños; los mayores de 65 años y quienes padecen enfermedades crónicas, respiratorias o cardíacas; hipertensión arterial; obesidad y diabetes.

Las complicaciones de una insolación o golpe de calor pueden ser graves, entre ellas insuficiencia cardíaca o respiratoria, hepatitis fulminante, insuficiencia renal, rabdomiolisis y postración que acaba en situación de coma y muerte.

 

Destacamos los siguientes consejos para protegernos del sol y evitar riesgos:

  • Evitar el sol al mediodía

Se ha de evitar el sol durante las horas centrales del día (de 12 h del mediodía a 15 h de la tarde).

  • Elegir el factor de protección solar adecuado

Usar crema solar es fundamental para protegernos del sol. Pero, además, es importante elegir un factor de protección que sea adecuado y se adapte al tipo de piel y a la intensidad de los rayos UVA, especialmente, durante los primeros días del verano deben utilizarse productos con un factor de protección solar alto (25, 30, 35 o 50).

  • Calcular el tiempo de la exposición al sol

Para averiguar durante cuánto tiempo protegerá la crema solar, se debe multiplicar el tiempo de protección natural de la piel por el factor del protector solar.

Por ejemplo, un tipo de piel muy clara se puede proteger de forma natural durante unos 10 minutos, por lo tanto, con un protector solar de factor 15 la piel estaría protegida durante 150 minutos. Cada persona tiene una protección natural diferente dependiendo del tipo de piel, pero por lo general, el tiempo suele ser de entre 10 y 30 minutos.

  • Usar suficiente protector solar

Usar siempre grandes cantidades de protector solar. Como norma general, un adulto suele necesitar aproximadamente 35 gramos de crema solar para cubrirse totalmente el cuerpo, lo que corresponde aproximadamente a cuatro cucharadas grandes. Además, es importante echarse crema regularmente porque el protector solar se elimina con el sudor, con el roce de la tela (por ejemplo, el bañador o la toalla) o al bañarse.

  • Protegerse con antelación

Después de aplicar la loción, se debe esperar entre 20 y 30 minutos antes de tomar el sol. Esto es debido a que no todos los protectores actúan de inmediato y algunos tardan unos minutos en hacer efecto. Es importante asegurarse de echarse crema especialmente en las áreas más sensibles a la luz como el cuero cabelludo, la cara, las orejas, el cuello, la espalda, el pecho y el dorso del pie.

  • Protección solar desde el interior

Las personas especialmente sensibles al sol deben reforzar la protección de la crema con antioxidantes adicionales como la vitamina E, el licopeno, el betacaroteno o los polifenoles.

  • Evitar el uso de cremas solares poco fiables

Este tipo de productos anuncian un 100% de protección contra los rayos ultravioleta dañinos para la piel, pero no es así, porque existe un cierto porcentaje de la radiación que siempre llega a la piel a pesar del uso del protector solar. Elige siempre protectores solares de confianza.

La ropa también protege

Como alternativa o complemento del protector solar adecuado, la ropa también puede proteger la piel: los pantalones largos y las camisas ofrecen una protección eficaz contra los componentes de la luz solar. Además, se debe usar un sombrero o una gorra. El factor de protección contra los rayos UVA varía dependiendo del color, el tipo de material, la densidad de las fibras y el grosor. Por ejemplo, una camiseta de algodón tiene un factor de protección de 5.Existe ropa especial que se usa como protección contra el sol. Este tipo de ropa lleva un logotipo amarillo indicando el factor de protección, por ejemplo, 40 UPF.

  • No olvidar las gafas de sol

Los ojos también necesitan una protección adecuada contra la radiación solar. Por lo tanto, es muy importante usar gafas de sol homologadas. Para reconocer qué gafas de sol son buenas, entre otras cosas hay que fijarse en que lleven la marca CE (Comité Europeo), que certifica que las gafas son apropiadas para proteger los ojos contra las quemaduras del sol y que el producto cumple con las directivas europeas aplicables.

Además, deben especificar la categoría del filtro, la 1 es para un resplandor bajo, pero una buena protección y la categoría 4 es para un brillo alto y una protección aún mayor.

  • Mantenerse hidratado

Beber abundante agua y líquidos es algo fundamental. Es importante beber, aunque no se sienta sed: a veces hay que insistir a las personas mayores y niños.

  • No realices esfuerzos físicos intensos en las horas de más calor y opta por las comidas ligeras:

Frutas, ensaladas o sopas frías son alimentos muy adecuados cuando suben las temperaturas.

 

Ahora que ha empezado el verano, y ya sabemos lo que es una insolación o golpe de calor y las consecuencias que nos puede traer, os pido tener en cuenta estos consejos para poder disfrutar del sol este verano con responsabilidad y diversión.

Profile picture for user Jose Carlos Saz
Jose Carlos Saz

Diplomado en Enfermería por la Universidad Autónoma de Barcelona(UAB), Diplomatura de Postgrado en Enfermería Psiquiátrica y Salud Mental en UB, Diplomatura de  Postgrado en Psicogeriatría en UAB , Enfermero Especialista en Salud Mental otorgado por Ministerio de Educación, Profesor de CEAC en el área de Salud.

FP de Grado Medio en Emergencias Sanitarias

en FP de Grado Medio / Salud

Consigue tu título oficial como Técnico en Emergencias Sanitarias presentándote a las pruebas libres con la mejor formación, para que logres tus objetivos profesionales de forma flexible y sin horarios.

1.200 Horas

Prácticas Profesionales

Talleres UVI móvil

Solicitar información

FP de Grado Medio en Auxiliar de Enfermería

en FP de Grado Medio / Salud

Fórmate ahora como Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería para ejercer la profesión que siempre has querido tener y que se te abran las puertas al mercado laboral.

1.300 Horas

App 360 anatomía

Prácticas Profesionales

Solicitar información