¿Qué es y que causa la periodontitis?

¿Qué es y que causa la periodontitis?

Laura Garbayo

26-06-2017

Una bonita sonrisa es el reflejo de nuestra actitud y nuestra alegría, pero en algunas ocasiones, tras unos dientes blancos se esconden diversas enfermedades que no siempre son fáciles de apreciar. La periodontitis es una de ellas. Veamos en que consiste y cómo podemos prevenirla.

El término “periodontitis” proviene de los vocablos peri=alrededor, odont=diente, itis=inflamación e indica “inflamación alrededor del diente”. Podemos definir esta patología como una enfermedad infecciosa crónica que afecta al periodonto es decir, a los tejidos que rodean, protegen y sostienen los dientes, frente a agresiones externas, principalmente de las bacterianas. En el periodonto podemos distinguir dos partes; el periodonto de protección  (formado por la encía) y el periodonto de sujeción (formado por cemento dentario, ligamento periodontal y hueso alveolar).

La periodontitis se da cuando las encías se inflaman (gingivitis) y se infectan, y no las tratamos a tiempo. Esta infección e inflamación se va desarrollando desde las encías hasta los ligamentos y el hueso que sirve como soporte a los dientes. Es la pérdida de este soporte la encargada de hacer que los dientes se aflojen y posteriormente se caigan. Este proceso se da porque la placa de sarro se acumula en la base de los dientes, produciendo una inflamación y generando en la encía huecos que con el paso del tiempo se llenan de sarro y de placa. Esta inflamación continua lleva al daño de los tejidos blandos y del hueso alrededor del diente. Debido a que la placa contiene bacterias, es probable que se presente infección, aumentando así la probabilidad de destrucción ósea.   Esta enfermedad no es común en niños, pero sí es la principal causa de caída de los dientes en adultos.

Podemos reconocer la periodontitis por los síntomas siguientes:

  • Dientes “flojos”
  • Encías que presentan un color rojo brillante
  • Mal aliento: halitosis
  • Encías que tienen aspecto brillante
  • Encías sensibles al tacto pero no duelen
  • Encías inflamadas y que sangran con facilidad

Existen también varios riesgos sistémicos. Uno de ellos es la enfermedad cardiovascular. Las guías de 2012 promovidas por la Sociedad Europea de Cardiología (ESC), indican que la periodontitis debe ser considerada como un factor de riesgo para desarrollar una enfermedad cardiovascular y por tanto, se aconseja su prevención y tratamiento. Su tratamiento está indicado de la misma forma que lo están otros factores de riesgo cardiovasculares subyacentes.

En las guías de la ESC se advierte de la asociación de periodontitis con un incremento de riesgo de infarto de miocardio e ictus. También hemos de tener presentes la diabetes mellitus (DM). Por otra parte los pacientes con DM, tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad periodontal que los pacientes que no padecen DM. La relación entre periodontitis y diabetes tipo II es bidireccional, es decir que no solo la DM aumenta el riesgo de sufrir enfermedad periodontal, sino que ésta puede complicar el control de la DM.

Es fundamental la prevención de la periodontitis y de cualquier enfermedad que pueda afectar a nuestra boca. Es por eso, que el lavado diario de los dientes, el uso de hilo dental y las visitas periódicas al dentista son algunas de las recomendaciones que hemos de tener presentes a la hora de cuidar nuestros dientes. No olvidemos que los buenos hábitos empiezan cuando somos niños y se van asentando una vez llegamos a la edad adulta. Si bien la prevención el primordial, el tratamiento de la periodontitis tiene como objetivo principal reducir la inflamación, eliminar las bolsas en las encías y tratar cualquier causa subyacente de dicha patología. Es importante reparar la superficie dental y realizar una limpieza completa que puede involucrar el uso de diferentes utensilios para aflojar la base dental y poder así eliminar menor el sarro. En  de los casos es imprescindible recurrir a la cirugía, donde se realizar los siguientes procesos:

  • Abrir y limpiar las bolsas profundas en sus encías
  • Aportar un soporte a los dientes flojos
  • Extraer las piezas dentales necesarias para que el problema no vaya a más

El odontólogo realizará un examen de su boca y dientes. Se observarán unas encías de color rojo púrpura, inflamadas y blandas. Recordemos que las encías sanas son de color rosado y me mantienen inmóviles. En la mayoría de los casos no duelen o se sienten levemente sensibles, a menos que también se presente un absceso dental. Los dientes suelen estar flojos y las encías retraídas, exponiendo así la base de los dientes. Por este motivo es fundamental la realización de una radiografía para asegurar un diagnóstico exacto y así, un tratamiento adecuado.

Como hemos visto, la periodontitis puede acarrear problemas mayores en nuestra boca. Algunas de las complicaciones más comunes son:

Pueden presentarse estas complicaciones:

  • Infección o abscesos en el tejido blando
  • Infección de los huesos de la mandíbula
  • Absceso dentales
  • Periodontitis de repetición
  • Caída de los dientes o dientes ladeados

En resumen, la periodontitis en una patología que puede complicarse con los años y hacernos perder nuestra sonrisa. ¿Estamos dispuestos a cuidar nuestra boca y mantenerla sana día a día?

Curso relacionado: FP de Técnico Superior en Higiene Bucodental

Profile picture for user Laura Garbayo
Laura Garbayo

Laura Garbayo Hermoso. Licenciada en Bioquímica, Diplomada en Enfermería. Máster en Enfermería Escolar y Máster en Urgencias.
Durante mis más de cinco años de ejercicio como enfermera en el servicio de urgencias del Hospital de Barcelona, he procurado no abandonar mi otra vocación profesional, la docencia, la cual vengo desempeñando desde el año 2004. De este modo tengo  la oportunidad de aunar mis dos perfiles profesionales, por los que siento absoluta devoción.