Qué potencia eléctrica necesitas en casa

Qué potencia eléctrica necesitas en casa

Raúl Cardete

12-04-2018

En este blog trataremos de resolver la incerteza sobre la potencia eléctrica que tenemos contratada: ¿es la que en realidad necesitamos o nos estamos pasando y por lo tanto, tenemos un gasto innecesario en nuestra factura?

Para ello, lo primero que tenemos que tener claro, es que significa la potencia eléctrica contratada. Esta potencia es la cantidad de kilovatios (kW) que puedes pedirle simultáneamente a la red eléctrica, es decir, la potencia eléctrica que tenemos contratada cumple la función de limitar la cantidad máxima de energía eléctrica que se obtiene de la red en un momento dado, o lo que es lo mismo, el número de electrodomésticos que podemos utilizar a la vez, . Aparece en la factura bajo el concepto de “Término de potencia” y es una cantidad fija que se paga con cada factura de la luz, independientemente de la electricidad consumida. Cuanta más potencia tengas contratada, más electrodomésticos podrás encender al mismo tiempo, pero más pagarás cada mes.

¿Qué potencia eléctrica necesitas?

La potencia contratada la elige el cliente en el momento que vaya a contratar el suministro, ya hemos comentado que cuanto más potencia contratada tengamos más aparatos eléctricos podemos utilizar al mismo tiempo, pero también la factura será mayor. Se ha de tener en cuenta que si la potencia contratada es insuficiente podría saltar el ICP (Interruptor de Control de Potencia) que es el mecanismo que se encarga de cortar el suministro a nuestra vivienda cuando se sobrepasa la potencia contratada.

Por lo tanto, antes de contratar nuestro suministro eléctrico deberemos establecer cuál es la potencia que necesitaremos. Esto lo puede realizar un electricista autorizado analizando el término de potencia que nos es más adecuado, o nosotros mismos a través de unos pequeños cálculos.

Calcular la potencia eléctrica que necesitamos es tan sencillo como realizar una lista de todos los aparatos eléctricos que tenemos en casa, desde las bombillas hasta despertadores, altavoces, … A continuación debemos anotar cuánto consume cada unos de ellos, esto aparece normalmente en una pegatina en el propio aparato o en el manual de instrucciones, y es un valor medido en W o kW. Por último, tenemos que sumar todos los aparatos eléctricos que tenemos en la lista y añadir un 10% por el stand-by y otro 10% de margen de seguridad. Si realizais esta suma, podreis comprobar que haría falta tener una potencia altísima, pero como no se utilizan todos los electrodomésticos a la vez, lo que debemos hacer es multiplicar el total obtenido por un coeficiente de simultaneidad de entre el 0,3 y 0,5. Esta será una potencia eléctrica contratada segura, un máximo que te permitirá utilizar casi todos los electrodomésticos a la vez, sin que salte el ICP.

Un ejemplo de cálculo sería:

Electrodoméstico

Potencia (W)

TV

300

Consola

250

Lavadora

1500

Nevera

300

Lavavajillas

1400

Vitrocerámica

1500

Horno

1200

Microondas

800

Aire acondicionado/Bomba de calor

1500

Termoeléctrico

1500

PC

250

Iluminación

600

Plancha

1500

Total

12600 W

Al total obtenido añadimos un  10% por el stand-by y otro 10% de margen de seguridad y quedaría: 12600 + 1260 +1260 = 15120 W. Luego aplicamos el factor de simultaneidad y la potencia que necesitaremos será: 15120*0,3 = 4536 W = 4,5 kW, y esta sería la potencia a contratar dentro de las potencias normalizadas para contratar (1,15 kW - 2,3 kW - 3,45 kW - 4,6 kW - 5,75 kW - 6,9 kW - 8,05 kW - 9,2 kW para tarifas de acceso 2.0) , que para nuestro caso sería la de 4,6kW.

Saber la potencia que tenemos contratada es tan fácil como coger la factura de la luz y fijarnos en el número que aparece en junto al concepto de “Término de potencia” y así comprobar si concuerda con nuestros cálculos realizados.

Si necesitamos bajar la potencia, basta con llamar a nuestra distribuidora y solicitarlo, después vendrá un técnico a sustituir el ICP o si ya disponemos de un contador digital, cambiarán el límite de forma remota en el contador. Cabe destacar que este trámite no es gratuito y que deberán pagarse lo derechos de enganche a la distribuidora, que suelen ser de unos 9,04€ +IVA. Para viviendas de más de 20 años, además se necesitará un boletín de la instalación eléctrica, que puede tener un coste de entre 100 y 300 euros.

Pero si bajar la potencia no es gratuito, si necesitamos subir nuestro término de potencia eléctrica tampoco. En algunos casos se necesitará un certificado técnico (boletín de instalación eléctrica) que confirme que la instalación permite ese aumento de potencia. Y además se deberán pagar los siguientes conceptos a la distribuidora: Derechos de extensión (17,37€/kW +IVA), derechos de acceso (19,70€/kW +IVA) y los derechos de enganche.

Con todos estos datos, ha llegado el momento de que comprobéis si la potencia contratada de vuestra vivienda es la correcta o estáis pagando de más en vuestra factura de la luz.

Profile picture for user Raúl Cardete
Raúl Cardete

Ingeniero Técnico en Ingeniería Industrial especialidad Electricidad. Experiencia en instalaciones eléctricas de BT - AT y automatización, sistemas eléctricos de potencia y energías renovables