Qué son las denominaciones de orígen en el vino

Qué son las denominaciones de orígen en el vino

Francesc Olalla

28-02-2019

En nuestra sociedad, cada día estamos más concienciados con la búsqueda de productos de calidad, especialmente en aquellos productos distinguidos que forman parte del patrimonio gastronómico de nuestro país. 

Esa garantía de calidad nos la proporcionan las distintas certificaciones administrativas que expiden  distintos Organismos Estatales o Supraestatales como en el caso de la Comunidad Europea

Pionero es este tipo de certificaciones es el mundo del vino, aunque cada vez hay más productos que se acogen a estas certificaciones para garantizar la calidad y el prestigio de dichos productos como por ejemplo el aceite de oliva, los quesos y el jamón. Pero en estos momentos vamos a centrarnos en el vino. 

Denominaciones de origen y vino.

España tiene una milenaria tradición vinícola, ya en época de los romanos eran muy apreciados los vinos hispánicos. La gran variedad de climas y suelos,  unido a un esmerado cultivo de la vid y una cuidadosa elaboración  ha generado una extensa gama de excelentes vinos de fama universal.

Estas circunstancias son las que han generado la necesidad de reglamentar los vinos con Denominación de Origen para protegerlos y regular su producción en todas sus fases. 

Legislativamente,  las Denominaciones de Origen tienen una historia reciente. Fue a finales del siglo XIX cuando surge la necesidad de proteger algunos productos frente a falsificaciones a nivel internacional.

Cada Denominación de Origen se regula a través de sus propios reglamentos y decretos. Actualmente es la Comunidad Europea quien otorga este merecimiento. A su vez, cada D.O. dispone de un Consejo Regulador que se encarga de velar por el cumplimiento de toda la reglamentación correspondiente y de controlar la producción de acuerdo a los cánones establecidos.

Sin embargo, no se concede la D.O. a todos los vinos. A parte de cumplir con toda la legislación y normativa que marca la denominación de origen a la que se aspira pertenecer debe cumplir con una serie de requisitos. Si bien cada una de las D.O. tienen unas normas características que las identifica y las diferencia del resto, los requisitos para acceder son los mismos en todas ellas como denominador común.

En estos momentos, la Comunidad Europea exige los siguientes requisitos que se deben cumplir para que se otorgue a un determinado vino esta distinción.

1. El vino tiene que ser elaborado en la región o comarca que delimita la Denominación de Origen con uvas procedentes única y exclusivamente de esa zona geográfica. Este criterio es muy estricto, entre otras cosas, porque condiciona el volumen de producción de cada una de las D.O. siendo imposible aumentar el número de botellas más allá de la capacidad productiva de las cepas de la región.

2. El vino aspirante a una D.O. debe tener unas características especiales y una cierta calidad que serían imposibles de conseguir si no fuera por el ámbito geográfico en que se ha elaborado. El suelo y el clima de la zona condiciona el crecimiento de un determinado tipo de vid u otro, que junto con el resto de las pautas indicadas por el Consejo Regulador como tipo de poda, riego, distancia entre cepas, fechas de cosecha, etc. dan forma y cuerpo a todos los vinos de esa zona.

                                                 

3. Antes de solicitar la distinción de una determinada D.O., el vino en cuestión debe tener un cierto prestigio por su origen en el mercado. Un vino que sea desconocido por el público en la zona de ámbito de la D.O. no podrá optar a la distinción.

4. Una vez que el vino de una determinada bodega sea reconocido como producto de origen de una determinada zona, debe dejar transcurrir un mínimo de 5 años para solicitar el certificado de calidad de la Denominación de Origen en cuestión.

Como vemos, la zona geográfica es la que marca las características de un determinado vino y las Denominaciones de Origen son las que garantizan ante el consumidor un mínimo de calidad. Al mismo tiempo que el productor se asegura contra las falsificaciones y estafas de otros productos similares.

No obstante, a parte de las Denominaciones de Origen, existen otras distinciones administrativas que califican los vinos. Podemos hablar de los Vinos de Pago que son aquellos que cumpliendo todas las condiciones de una determinada D.O. tienen unas características que los diferencian del resto de la D.O. De las 70 Denominaciones de Origen que hay en España, sólo hay 9 vinos que tienen esta categoría.

Sometidas a una normativa mucho más estricta puesto que su nivel de protección es mayor, y con una pertenencia de más de 10 años a la D.O., se puede solicitar la Denominación de Origen Calificada. En España sólo hay dos: La Rioja y el Priorato.

En definitiva, es la zona geográfica la que marca la línea para la pertenencia a una D.O. a partir de aquí y a través del Consejo Regulador, se marcan una serie de características que unifican el resultado de la producción  dentro de unos límites.

Curso relacionado: enología y sommelier

Profile picture for user Francesc Olalla
Francesc Olalla

Técnico Superior en Restauración. Experto en producto y en producción de cocina transportada. Apasionado por la cocina en todas sus variantes de elaboración y de gestión.