Qué tener en cuenta al comprar un coche de segunda mano.

Qué tener en cuenta al comprar un coche de segunda mano.

Ricardo Romero

28-04-2016

En estos últimos años ha habido un aumento considerable en la venta de coches de segunda mano, por este motivo es muy importante saber ciertas cuestiones a la hora de adquirir un vehículo usado. Como por ejemplo: la elección del coche, comprarlo en concesionario o particular, preguntar sobre la vida del coche, tener cuidado con los kilómetros reales, inspeccionarlo visualmente, mirar la documentación, probar el coche, mirar si el precio es adecuado y finalmente comprarlo a través de un contrato. Por eso vamos a ir viendo todas estas cuestiones a continuación.

El coche de segunda mano ha de cumplir nuestras expectativas y necesidades, por ello, no debemos precipitarnos a la hora de elegir un modelo u otro. Algunas de las preguntas que debe hacerse son: ¿Diesel o gasolina?, ¿Dos, tres o cinco puertas?, ¿Dinámico o confortable?, ¿Sólo para carretera o también para escapadas al campo?, ¿Manual o automático?... Hay cientos de opciones, mejor invertir tiempo en esta fase previa para acertar y evitar arrepentimientos.

Coche de segunda mano, ¿De particular o de concesionario?

Esta es una de las preguntas clave a la hora de elegir un coche usado. Si piensa en el precio, un concesionario no deja de ser un negocio y siempre va a tener el precio inflado. En cambio, si lo compra de un particular, va a tener más posibilidades de elección, ya que, existen multitud de páginas web de venta de coches usados. Por otro lado, si al cabo de un tiempo sale algún defecto, siempre será mejor que lo haya adquirido en una empresa especializada, ya que le va a dar unas garantías de reparación. Con un particular siempre puede llegar a tener más problemas de desentendimiento y a la larga puede que llegase a los tribunales.

Puede llegar a ser complicado saber información veraz sobre el coche usado. Por eso, si el dueño es un conocido, la cosa es más fácil. De no ser así, ha de preguntarlo absolutamente todo. Tiene que quedar constatado, de alguna manera, como se ha usado hasta la fecha, cuantos dueños ha tenido, si ha habido golpes menores o accidentes de cierto alcance, e incluso el historial de revisiones que ha pasado. Un dueño serio debe poder aportar esta información de manera contrastada; en caso contrario, es mejor desconfiar.

coche de segunda mano

Kilómetros reales del vehículo

Al comprar un coche de segunda mano hay un alto porcentaje de que le engañen con los kilómetros reales del vehículo. Unos estudios del RACC dice que el 12% de los coches usados tienen los kilómetros manipulados. Y este porcentaje aumenta cuando hablamos de coches importados. Por este motivo hay que revisar el libro de mantenimiento o la hoja de la ITV (Inspección Técnica de Vehículos), para mirar los kilómetros de las revisiones. Otra manera sería preguntar al vendedor si le deja llevarlo a un taller de confianza para que le conecten el ordenador y lo revisen. Esto no le costaría más de 100 euros, pudiendo llegar a ser un dinero muy bien invertido y una tranquilidad para usted.

El aspecto del vehículo

Realmente lo que le va a dar a usted la confianza es la visualización del coche. Que la tapicería, pedales o el volante no estén muy gastados, eso sería indicio de que se le ha dado mucho trote. Los neumáticos que no se vean desgastados irregularmente, eso significaría que pisa mal. Comprobar las medidas de los neumáticos del vehículo que sean iguales y asegurarse en la ficha técnica que los pueda llevar el coche. Si ve los flancos deformados, es que el coche ha estado parado mucho tiempo con las ruedas desinfladas. Conviene mirar el estado de los frenos, girando el volante al máximo para un lado, y mirando el grosor de las pastillas. También tocar el disco con el dedo para ver si tiene rebaba. Si el grosor en muy poco y hay mucha rebaba, tenemos todos los números de que en breve nos vendrá un gasto importante. Miraremos el tema de la corrosión en la chapa. Con la suspensión podemos aplicar la fuerza de nuestro peso sobre el capó y si el coche rebota más de una vez para compensarla, la suspensión estaría muy gastada. Todo esto es muy fácil de comprobar. También debemos probar el coche, a parte de la conducción, hay que fijarse en los testigos del cuadro de instrumentos para ver si hay alguna luz de aviso de avería que se quede encendida cuando arranque el coche. Además el coche ha de tener toda la documentación al día. Han de estar al corriente el impuesto de circulación, la ITV y posibles multas o embargos. Esto se puede consultar en la Dirección General de Tráfico.

Precio

Una vez examinado el coche de segunda mano a conciencia hay que ver si el precio planteado es el justo. Quizá hayan aparecido defectos que, de no ser asumidos por el vendedor, supondrían un gasto extra. Por ello se pueden mirar las listas de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM), donde están tasados los coches por marca, modelo, motor, potencia, etc. Y finalmente para acabar con la operación, debemos hacer un contrato de compraventa firmado por las dos partes para que no haya ningún problema.

No tenga ninguna prisa a la hora de comprarse un coche de segunda mano. Mire mucho, pregunte todo lo que no entienda e intente aplicar todos estos trucos para no caer en la trampa de los fraudes. ¿Se atreve ahora a comprar un coche de segunda mano?

Curso relacionado: Electromecánica de Vehículos Automóviles.

Profile picture for user Ricardo Romero
Ricardo Romero

Ingeniero Técnico Industrial especializado Electrónica Industrial. Técnico Superior de Electromecánica de Vehículos y técnico Hardware/Software de Sistemas Informáticos.