Qué tienen en común las mejores empresas para trabajar en España

Qué tienen en común las mejores empresas para trabajar en España

Carlos Guillén Burguillos

25-05-2017

Ya hace siglos que se crearon las primeras empresas como entidades encargadas de comerciar, ofrecer servicios o explotar cualquier tipo de actividad. Desde los inicios ha existido la figura del empresario, que era el que arriesgaba su capital para comprar una fábrica y varias máquinas, o lo que fuera. Además, contrataba personas y las mandaba para que produjeran y le reportaran unos beneficios.

En esencia todo sigue funcionando igual. Los empresarios invierten dinero en una empresa para obtener un beneficio, y por el camino tienen que comprar máquinas, adquirir o alquilar un local, contratar personas… Parece que no ha cambiado nada, pero realmente ha cambiado todo si acercamos la lupa a la gestión empresarial de las empresas de hoy en día.

Para empezar, se ha introducido la palabra “líder” como término más importante para describir a los dirigentes de personas. Existe mucha bibliografía que describe cómo tiene que ser la persona que lidera un grupo de personas. Y en este campo es donde centraremos las próximas líneas.

Hay muchos tipos de dirigentes. Se habla generalmente de tres modelos: autocrático, democrático y laissez-faire. El primero no permite la participación del grupo en la toma de decisiones, el segundo sí lo contempla y el tercero directamente consiste en que el dirigente no toma prácticamente ninguna decisión. A partir de este modelo, que se puede ampliar con otros tipos de dirigentes, se puede explicar la corriente que en los últimos tiempos está invadiendo nuestras empresas, que es la de tratar cuanto mejor a los trabajadores para que estén contentos y no nos abandonen para ir a la competencia. Sobre estos nuevos métodos también hay mucha bibliografía que explica qué acciones se pueden llevar a cabo para motivar al personal.

Cómo motivar el personal

Hay un término muy importante que es el de salario emocional. Las empresas cada vez tienen más en cuenta que no todo es dinero para los trabajadores. El hecho de trabajar desde casa, la posibilidad de avanzar en una carrera profesional, el acceso a la formación, la conciliación de la vida familiar con la laboral o la facilidad que se ofrezca para transportarse hasta la empresa son algunos de los métodos más utilizados. En este campo hay empresas que siempre se ponen como ejemplo. Es el caso de Google, que en su sede central especialmente dispone de unas instalaciones estratosféricas para sus empleados. Disponen de campos de básquet, gimnasios, restaurantes, saunas, piscinas, jacuzzis, pistas de bolos, de tenis…. Todo lo necesario para que los trabajadores estén contentos con la empresa en la que trabajan.

Es evidente que no todas las empresas tienen el capital suficiente para realizar estas costosas inversiones, pero sí que se pueden llevar a cabo pequeñas acciones encaminadas en el mismo sentido. Por ejemplo, concediendo las vacaciones a los trabajadores cuando les vaya mejor por su situación personal, permitiendo la conciliación laboral con la familiar, teniendo algún detalle material como organizar una cena de vez en cuando, etc.

Las empresas que mejor tratan a sus trabajadores

Evidentemente, no podemos dejar de lado la cuestión económica. Uno de los motivos por los cuales trabaja la mayoría de personas es porque a cambio recibe un salario. Y cuanto mayor sea el salario, mejor podríamos considerar la empresa para trabajar en ella. En este salario también hay que incluir los complementos salariales, los incentivos, las perspectivas de ascenso, etc.

Además del motivo económico, como se ha dicho anteriormente, las empresas pueden llevar a cabo muchas acciones encaminadas a motivar a sus trabajadores. Corren unos tiempos en los que lo habitual es que las personas cambien de trabajo cada ciertos años. Atrás han quedado los tiempos en que la gente entraba a trabajar en una empresa con 16 años y trabajaba allí hasta que se jubilara.

Para conseguir que un trabajador bueno se quede en una empresa tenemos que conseguir que tenga incentivos que van más allá del salario (aunque tampoco lo podemos olvidar). Hay que garantizarle un aprendizaje, que puede promocionar, que va a aprender, que se va a desarrollar como persona al fin y al cabo. En este sentido, las empresas que mejor cuidan estos aspectos especialmente son las empresas grandes, que disponen de una gran infraestructura de gestión de recursos humanos, y las PIMES de reciente creación, habitualmente formadas por jóvenes que disponen una formación empresarial más adaptada a los nuevos tiempos.

Curso relacionado: Grado Medio Técnico en Gestión Administrativa

Profile picture for user Carlos Guillén Burguillos
Carlos Guillén Burguillos

Licenciado en ADE y en Economía. Máster en Educación y TIC. Profesor del área de empresa en varios centros. Impulsor de nuevos negocios. Apasionado del deporte, la música y la lectura.