Recomendaciones para un rostro cuidado

CEAC Blog

17-12-2010

 

Es imprescindible para nuestra profesión, saber asesorar a nuestras correctamente sobre el cuidado de su rostro.

Además de los tratamientos realizados en salón, es nuestra obligación como profesionales recordarles que deben mantener esos cuidados.

En este post, comentamos los cuidados básicos para proteger la piel del frío, en esta época del año.

Es importante aplicar, cada mañana y cada noche, una crema pero también lo és prepararla para que los principios activos que éstos contienen actúen perfectamente.

Para ello se debe seguir una serie de cuidados:

Peelings suaves: son necesarios en una época en que se aplican más productos en la piel y en que el rostro está más expuesto a rozamientos de la ropa, un factor de descamación. Se pueden utilizar una o dos veces por semana, aunque deben evitarse en pieles irritadas . Después de su utilización se tiene que recurrir a una mascarilla o una hidratante.

Mascarillas hidratantes y nutritivas: aplicables de una a tres veces por semana, según el estado del cutis, e incluso a diario si se tienen muchas molestias en la piel.

Sueros: son productos con principios activos concentrados que se tienen que utilizar con la piel limpia y tonificada, antes que la hidratante. Igual que cuando nos vestimos, superponemos diferentes capas de ropa, también debemos superponer diversos cosméticos específicos como contorno de ojos, suero e hidratante.

Cremas hidratantes: son imprescindibles en invierno, época en la que se tienen que escoger texturas algo más ricas que en verano. En ocasiones el frío o el viento hacen que tu piel, que ya hidrataste por la mañana, esté seca y tirante y necesite de un plus de hidratación a media tarde. Para esas ocasiones puedes llevar en el bolso una hidratante de bolsillo.

Cremas nutritivas: respetando, evidentemente, los tipos de piel, los gustos, las exigencias y las particularidades de cada mujer, las cremas nutritivas son utilizadas para cuidar pieles maduras. Como generalmente son untuosas, se acostumbran a utilizar de noche.

Bálsamos de labios: La piel de los labios es tal vez una de las que más expuestas está a las inclemencias del tiempo y de las que menos recursos naturales tiene para hacerles frente. Si no se protegen adecuadamente se pueden resecar, agrietar e incluso pueden sangrar. Es un buen hábito guardar en el bolsillo del abrigo un protector labial y utilizarlo tantas veces como sea necesario. Las barras de color o los gloss también cumplen esa función hidratante y protectora.

 

fuente:belleza activa

 

 

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog