Recomendaciones para usar tu coche después de estar parado

Recomendaciones para usar tu coche después de estar parado

Javier García Rodríguez

30-06-2020

Ahora, que poco a poco se percibe la luz al final del túnel después del Covid 19 (coronavirus) y aunque con limitaciones retomamos nuestras tareas, podemos encontrarnos con que nuestro vehículo ha sufrido las consecuencias del parón.

Sabemos que los largos períodos de inactividad afectan al funcionamiento normal del automóvil; así que tras el largo confinamiento que impidió su uso llega el momento de iniciar la actividad y ponernos de nuevo al volante de nuestros vehículos.

Nos dirigimos al lugar donde lo dejamos y quizás su aspecto nos sorprenda. Si se encuentra a la intemperie puede que incluso nos cueste reconocerlo: los neumáticos perdieron presión y se apoya sobre las llantas; el polvo y la lluvia, unidos a la grasa de la contaminación, forman una película que modifica su color. Si además estaba bajo un árbol el aspecto externo empeora como consecuencia de la caída de hojas, aceites vegetales de semillas, flores y residuos animales. Para colmo el coche no arranca.

Si hiciésemos una encuesta acerca de cuál es el componente que más padece los efectos de estar un largo tiempo parado, sin lugar a dudas la batería figuraría en primer lugar, aunque como veremos existen otros elementos que también pueden verse afectados por la falta de uso o mantenimiento.

 

La batería

En una batería de 12V de un automóvil tienen lugar reacciones electroquímicas mediante las cuales se produce corriente continua para el funcionamiento del vehículo y además puede almacenar energía en ella.

Ésta es suministrada al encendido del motor de arranque para ponerlo en funcionamiento; una vez en marcha, es el alternador quien se encarga de enviar la corriente al sistema eléctrico y cargar la batería, a no ser que haya una mayor necesitad eléctrica y entonces ambos trabajarían conjuntamente (batería y alternador). 

Si durante esta cuarentena no se tomó la precaución de desconectar el borne negativo para minimizar los consumos y conservar de este modo más tiempo la carga, es posible que ahora la batería no tenga energía suficiente y sea incapaz de arrancar el coche. 

Esto se debe a que las baterías se degradan perdiendo parte de su capacidad y, además, las reacciones también se producen cuando la batería está en reposo ocasionando una pequeña descarga constante.

A esto debemos añadir otras dos circunstancias: la primera, que por estar el motor parado el alternador no ha podido cumplir su finalidad de recargarla; y la segunda, que los automóviles parados también tienen un pequeño consumo eléctrico -centralita, alarma- por lo que es posible que nuestra batería esté agotada cuando nos dispongamos a hacer uso de ella.

Afortunadamente las reacciones electroquímicas que se producen en las baterías son reversibles, por lo que normalmente basta con conectarla a otra mediante unas pinzas para que la batería pueda iniciar de nuevo los procesos y después, en el mejor de los casos, el alternador terminará la recarga. 

Una vez arrancado debe realizarse un trayecto largo para asegurar de este modo que el alternador comience a funcionar y la recargue, pues en trayectos cortos la recarga puede resultar insuficiente y presentarse de nuevo el mismo problema la próxima ocasión que tratemos de poner el automóvil en marcha,

Si con esto no fuese suficiente, se podrá realizar una carga completa de la batería mediante su conexión durante unas horas a una fuente eléctrica externa, aunque si la batería ya es vieja y, por lo tanto, con un mayor deterioro, puede ocurrir que se deba comprar una nueva. 

Pero también debemos tener en cuenta que la baja intensidad de la batería, el haberla desconectado por previsión o el estar descargada seguramente haya inferido en los sistemas del vehículo. No será extraño que al sustituir la batería nueva, recargarla o al conectar el borne suelto, al vehículo se le iluminen multitud de testigos de alarma en el cuadro.

Por ello, en los vehículos más modernos suele ser necesaria un codificación o reinicio del sistema electrónico al hacer algún cambio en la batería. Siempre es recomendable ponerse en comunicación con su servicio técnico habitual. 

 

Filtro de partículas FAP (DPF-GPF)

Como consecuencia de la entrada en vigor de la normativa europea Euro 5, los vehículos han de cumplir unos requisitos técnicos para limitar la cantidad de gases que pueden emitir.

Con este objetivo, los fabricantes usan tecnología de filtros de partículas conocidos como DPF o GPF que tienen como objetivo evitar que las partículas sólidas salgan al exterior a través del tubo de escape, colocando unos filtros de malla en los convertidores catalíticos. En un principio el FAP afectó a los vehículos diésel y posteriormente también a los de gasolina.

Aunque con variaciones en función de si se trata de un motor diésel o gasolina, el proceso es similar: las partículas se acumulan en los poros de un filtro cerámico situado en el sistema de escape y posteriormente se eliminan/queman haciendo subir electrónicamente la temperatura de los gases del escape.

Si al principio del confinamiento el filtro contenía partículas sin eliminar, es posible que ahora en el cuadro de mandos se muestre un mensaje de alerta de anticontaminación o un testigo encendido que haga referencia al filtro. Una solución útil podría ser el realizar un viaje largo evitando zonas de baja velocidad y entornos urbanos para que el vehículo alcance su temperatura óptima y el filtro comience a regenerar eliminando así las partículas sólidas que se encuentran en su interior.

Si resulta imposible hacer un trayecto largo existe otra posibilidad que es mantener el vehículo por encima de las 2.500 revoluciones durante 20 o 30 kilómetros para forzar la regeneración, tomando las oportunas precauciones de que el motor esté caliente al iniciar este proceso.

Si bien es cierto que los coches más modernos pueden equipar un sistema por el que el propio vehículo detecta la necesidad de regenerar el filtro y ya hace el trabajo por nosotros inyectando algo más de carburante para elevar la temperatura, la única peculiaridad es que no debemos apagar el coche mientras este se encuentra realizando la regeneración automática (suele durar unos 20 min).

 

Neumáticos

Cuando un vehículo está en movimiento se produce una fricción contra el suelo, lo que genera un aumento de temperatura. Esta fricción tiene un efecto negativo, que es el desgaste de los neumáticos pero, por otro lado, el incremento de temperatura ayuda a conservar la flexibilidad del caucho y a mantener la presión del gas en el interior.

Salvo en situaciones atmosféricas extremas, un buen neumático no debería presentar agrietamientos por esta circunstancia. No obstante, las bajas temperaturas sí aceleran la pérdida de presión en su interior con lo que el vehículo podría acabar apoyado sobre sus llantas.

Esta pérdida de presión provoca que los neumáticos se deformen por haber estado tanto tiempo parados soportando el peso del vehículo en la misma posición (deformación por plano), aunque si se tomó la precaución de inflarlos un poco por encima de su presión recomendada antes del parón (algunos fabricantes recomiendan hacerlo 0,2 bares), podría haberse evitado este problema ya que para un mismo peso unos neumáticos deshinchados tendrán una mayor deformación que unos que no lo estén. Aquí se verán más perjudicados los vehículos de mayor masa ya que, en general, esto aumentará la deformación de los neumáticos.

El principal problema que nos encontraremos por estas deformaciones por plano serán vibraciones y ruidos en la dirección cuando estemos circulando, que deberían remitir después de un tiempo de rodadura. En todo caso, es importante comprobar la presión de los neumáticos, pues se trata de uno de los elementos de seguridad más importante, al ser el contacto entre el vehículo y la carretera.

 

Casos de parón más extremo

Los casos anteriores pueden ser los más comunes, pero no los únicos, y a continuación se exponen algunos otros que pueden presentarse en casos de parón más extremo.

 

 

 

Motor

El motor tiene numerosos componentes que necesitan ser lubricados por aceite y, en el caso de haber estado mucho tiempo parado, alguno de ellos podría encontrarse sin aceite recubriéndoles lo que puede provocar averías poco habituales, aunque graves, como por ejemplo el gripado de los mismos en caso de realizar trayectos cortos que no permitan la correcta lubricación.

 

 

 

Combustible

Aunque se tienda a pensar que el vehículo pueda quedarse sin combustible en el depósito por tenerlo parado, lo cierto es que la evaporación de los gases del carburante en el depósito apenas tiene relevancia pues suelen ser depósitos estancos, que además ayudan a que el combustible conserve sus propiedades químicas.

Quizás en casos de permanencias muy largas en climas calurosos podría degradarse perdiendo alguna de sus cualidades o evaporarse, provocando de este modo que nos quedásemos sin él en el caso de haber dejado el coche con poca cantidad. Otro problema que podría presentarse es la aparición de humedad que se mezcle con él y que es perjudicial para el correcto funcionamiento del motor.

 

 

 

Carrocería

Dependiendo del sitio de aparcamiento utilizado la podemos tener manchada de polen, resina y/o excrementos de aves. Afecta considerablemente a los limpia parabrisas debiendo poner especial atención en no accionarlos hasta la limpieza del vehículo y de ellos mismos para no poner en riesgo el parabrisas y cristal posterior (si hubiese limpia parabrisas) con posibles marcas sobre los mismos.

En vehículos muy afectados por lo anterior es necesaria una limpieza exhaustiva de la carrocería (a veces para su eliminación necesitaremos productos específicos, una clay bar, …,). Si ha quedado muy manchada por los excrementos, también sería conveniente un pulido y encerado de la carrocería. Es recomendable eliminar la hojarasca y residuos del vano motor en las zonas de desagüe y/o en zona de entrada de aire al sistema de ventilación interna.

Si has dejado tu coche en una zona marítima el salitre puede haber castigado elementos exteriores con lo que además del lavado, el endulzamiento de los bajos del vehículo se hace necesario.

 

 

 

 

Interior

Los COV (Compuestos Orgánicos Volátiles) provenientes de los plásticos, disolventes, gomas... liberan diferentes vapores tóxicos. Es por ello que deberá hacerse una ventilación del mismo con la apertura de puertas/lunas antes de su utilización. El filtro de polen del sistema de ventilación interno al no haberse utilizado durante este tiempo y, junto con la humedad, crea colonias de ácaros y bacterias en el mismo.

Es conveniente por ello, y antes de ponerlo en funcionamiento, una limpieza mediante ozono poniendo el sistema de ventilación en función recirculación para eliminarlos al igual que los olores, incluidos virus. Una solución de emergencia es con puertas/lunas abiertas, poner al máximo el sistema de ventilación durante unos minutos.

 

 

 

Recomendaciones 

Para finalizar, si no hemos podido usar nuestro vehículo, y aunque tengamos la suerte de no encontrarnos con ninguno de los problemas anteriores, nuestra recomendación es:

  1. Prestar atención a las posibles manchas bajo el mismo (lo que podría indicar la pérdida de fluidos) y comprobar todos los niveles, así como la presión de los neumáticos. 
     
  2. Revisión de niveles: aceite, líquido de frenos, anticongelante, líquido de dirección y lava parabrisas. Pequeñas fugas que no se detectan con el uso diario se acentúan con la parada prolongada del vehículo y los cambios de temperatura,
     
  3. También recomendamos que, tras este primer arranque, su vehículo visite un servicio técnico (previa cita) que le realizará un chequeo para indicarle en qué condiciones se encuentra su coche tras este periodo de inactividad y las necesidades que pueda tener para un uso habitual.

 

 

 

ITV 

Un último apunte, recordar que si durante el estado de alarma debíamos pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), el B.O.E núm. 137/2020, de 16 de mayo,  publica la Orden SND/413/2020, de 15 de mayo, por la que se establecen medidas especiales para la inspección técnica de vehículos y se comunica la aplicación de una nueva prórroga de la validez del certificado de inspección técnica periódica de acuerdo con el cuadro adjunto (a excepción de los agrícolas que será prorrogada hasta el 10 de noviembre de 2020).

Tabla fechas ITV 2020 y prórrogas

 

 

 

 

Y tras estas recomendaciones, llega el momento de disponer de nuevo de nuestro vehículo y volver a disfrutar de la carretera, que es lo que todos deseamos.
 

Profile picture for user Javier García Rodríguez
Javier García Rodríguez

Ingeniero mecánico industrial
Máster en Ingeniería de Vehículos Híbridos y Eléctricos
Miembro de la comisión técnica Venta & Postventa ASEPA 

FP de Grado Medio en Mecánica de Vehículos Automóviles

en FP de Grado Medio / Mantenimiento e Instalaciones

España ocupa el segundo puesto en producción de vehículos en Europa y el octavo en el resto del mundo. Además, el 87% de la producción de vehículos en España se exporta a más de 130 países en todo el mundo.

1.400 Horas

Videos en 3D

Prácticas Profesionales

Solicitar información

Curso Técnico en Vehículos Híbridos y Eléctricos

en Formación Técnica / Mantenimiento e Instalaciones

Conviértete ahora en un experto de las tecnologías automovilísticas eléctricas e híbridas con un completo programa formativo que te preparará como profesional en Vehículos Híbridos y Eléctricos. 

800 Horas

Campus online

Prácticas Profesionales

Solicitar información