Recupera tu figura después del verano con estos consejos de nutrición

Recupera tu figura después del verano con estos consejos de nutrición

Noemí Ojeda

06-09-2017

El verano es una época de excesos y comidas copiosas. Los viajes, escapadas y salidas con amigos nos conducen a comer fuera de casa y a excedernos de forma más habitual que el resto del año. Además de ello, hoy en día prevalecen unos modelos estéticos que promueven estar delgado como forma de belleza y, a pesar de que existe gran concienciación social sobre los hábitos alimentarios correctos, no hay conciencia ni suficiente formación en materia de alimentación para que la población pueda y consiga adoptar unas buenas costumbres alimentarias y un estilo de vida adecuados.

Por lo tanto, ¿qué método alimentario debemos seguir tras las vacaciones para normalizar nuestro peso y recuperar nuestra figura?

Recuperar la figura tras las vacaciones no consiste sólo en recuperar el peso, también es muy importante recobrar el tono muscular, es decir, volver a ponerse en forma tras las vacaciones estivales. Para lograrlo, es aconsejable respetar los tiempos de readaptación y no querer que todo sea un coser y cantar. Ponerse objetivos realistas, incorporar el ejercicio a las tareas cotidianas tras la vuelta a la rutina, volver al gimnasio y comenzar una dieta sana y equilibrada.

¿Por dónde empezamos?

No debemos dejar de hacer vacaciones de golpe, de forma brusca, debemos volver a la rutina con suavidad y calma ya que nos encontraremos frente a ese conocido abismo de la depresión post vacacional. Necesitas encontrar la conexión con la vuelta a la rutina, trabajo, ejercicio, dieta equilibrada, pero algo muy importante también en esta vuelta es reencontrar momentos para mimarte. Serán muy necesarios para llevar mejor estos días de readaptación.

Comencemos por deshacer maletas, reorganizar armarios y encarar el día a día. Esta tarea parece sencilla pero requiere tiempo y ganas, así que no te presiones.

Una vez hayas superado este primer paso suave, continúa por la lista de la compra y acércate al supermercado una vez hayas comido cogiendo sólo lo que tengas apuntado en la lista, te ayudará a no caer en la tentación. Compra con cabeza, cocina con cariño y planifica tus primeras semanas dejándote aún algún capricho para hacer menos dura la vuelta a la normalidad.

Vuelve al gimnasio. Márcate objetivos a corto plazo y que solo dependan de ti. Todo para recuperar el nivel de forma que tenías justo antes de marchar de vacaciones, pero poquito a poco. Si te has mantenido activo, no te costará demasiado. Sin embargo, si durante las vacaciones te has olvidado de hacer deporte e incluso has ganado algo de peso, empieza por recuperar tus hábitos deportivos y tu rutina de entrenamientos.

¿Qué evitar? Errores que no debemos cometer

Salterse el desayuno

Para muchas personas es un hábito muy frecuente saltarse el desayuno, e incluso pueden llegar a creer que es un acto que no tiene consecuencias. Sin embargo, para quienes conocen bien los beneficios de una alimentación sana y equilibrada, el consumir un desayuno con suficientes hidratos de carbono y proteína, evitará los niveles bajos de azúcar en sangre que además perjudican el rendimiento en el trabajo y en nuestra práctica deportiva. Ejemplo: una taza de leche de vaca o de soja junto con 50 g de copos de avena, arándanos y fresas y nueces troceadas.

Beber alcohol

Tendemos a creer que una, dos, tres y hasta cuatro cervezas no hacen daño a nadie, pero eso no siempre es cierto… El verano es una época donde las cervecitas, las terrazas y los chiringuitos se convierten en planes frecuentes. Por ello, no debemos olvidar que el alcohol contiene calorías no aprovechables por nuestro organismo como nutrientes y que pueden incluso, dependiendo de la cantidad ingerida, deshidratarnos.

Por tanto, la vuelta a la rutina ha de estar exenta o casi exenta de alcohol, necesitamos una detoxificación y un reseteo saludable por lo que volveremos a esperar un poco hasta las navidades para volver a alzar una copa con la que brindar.

Comer pocas grasas

Si ahora que quieres volver a tus hábitos saludables estás pensando en evitar todo tipo de grasas porque no quieres subir de peso, debes saber que se trata de un gran error. Todas las grasas que forman parte de nuestra alimentación habitual no significan necesariamente un aumento de grasa corporal. Las grasas (sobre todo las de tipo saludables) son esenciales ya que ayudan a absorber al cuerpo vitaminas liposolubles A, D, E y K, regulan el metabolismo, y disminuyen el colesterol en sangre.

Estas grasas están presentes en alimentos como aguacates, pescados (principalmente azules), frutos secos crudos o tostados, y aceites vegetales como el aceite de oliva. Las recomendaciones dietéticas diarias establecen un consumo de grasa de hasta un 30% de tus calorías diarias, ¡no las olvides!

Por tanto, y en resumen, vuelve con moderación, adáptate, retoma tus hábitos poco a poco y confía en ellos, en menos de lo que piensas volverás a recuperar tu figura y tu bienestar. 

Curso relacionado: Técnico Superior en Dietética

Profile picture for user Noemí Ojeda
Noemí Ojeda

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). Master en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Ciclos Formativos e Idiomas por la Universidad de Sevilla. Especialista en Tratamiento dietético del sobrepeso y la obesidad por la Universidad de Barcelona. Profesora del curso de Técnico en Nutrición y Dietética."