Recupera tu peso después de las vacaciones con estos consejos de dietética

Recupera tu peso después de las vacaciones con estos consejos de dietética

Noemí Ojeda

11-01-2017

El mes de enero es sinónimo de vuelta a la normalidad y rutina, pero también suele estar asociado a la necesidad de volver a cuidarnos tras los excesos navideños. Dulces y salados, todo lo que hemos comido esta Navidad ha ido sumando calorías y algún que otro kilito de más a nuestro cuerpo, y ahora queremos cumplir con nuestros propósitos además de comenzar la operación bikini, que en cuanto nos damos cuenta… ¡el verano está a la vuelta de la esquina!

Según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), podemos engordar entre 2 y 4 kilos cada Navidad, empeorando el pronóstico cada año un poco más ya que a medida que pasan los años compramos más cantidad de alimento, auto obligándonos a consumirlo durante un periodo de tiempo más largo que el que se resume a las fechas puntuales de la Navidad.

Esto añadido a las múltiples comilonas entre familiares, amigos, compañeros de trabajo y un largo etcétera de compromisos que, cada año comienzan antes, nos sitúan en este momento en el punto de partida de un nuevo objetivo saludable para el 2017.

Ya comentábamos en el post anterior, que una de las medidas más importantes durante las fiestas es la planificación, pues bien, ahora es importante recordar esta afirmación y reforzarla aún más de cara a comenzar a seguir una rutina de comidas nutricionalmente equilibrada.

Consejos para perder peso

Comencemos pues por el principio, una buena organización es la clave del éxito y para ello hemos de tener bajo control todos los aspectos que pueden resultar tentadores a la hora de cumplir con los objetivos marcados.

Cuidar la lista de la compra es un punto clave. Hemos de llevar a cabo una compra sensata y consciente con la realidad que nos hemos formulado; por lo tanto, el primer paso es evitar añadir a nuestra cesta alimentos muy calóricos y poco frugales como chocolate, frutos secos fritos, patatas fritas, refrescos, alcohol, alimentos precocinados para freidora, quesos curados, postres y grasas lácteas, así como galletas, bollería y derivados.

Guiémonos por lo que vamos a preparar para la semana y escojamos alimentos como legumbres, carbohidratos no refinados como arroz y pasta integral, vegetales y hortalizas variados, fruta, lácteos semidesnatados, carne de ave, pescado –blanco y azul-.

A la hora de cuidarnos podemos tener en cuenta también los conocidos como súper alimentos. Quinoa, kale, semillas de chía, açaí, cúrcuma o jengibre, entre otros muchos, son alimentos con propiedades nutricionales excepcionalmente beneficiosas para nuestro organismo que nos ayudarán a alcanzar un óptimo estado de salud mientras en la mayoría de los casos cuidarán también de nuestro peso.

Recuperemos la práctica deportiva. Cualquier época estival conlleva el abandono de la práctica de nuestros deportes favoritos y de nuestra rutina en el gimnasio, así que con el final de las vacaciones ha de llegar el punto en el que retomemos la actividad física y le devolvamos el movimiento a nuestro cuerpo. Además lo tenemos fácil ya que en enero es fácil encontrar promociones de gimnasios y el inicio del año siempre es un buen momento para arrancar con nuevas actividades con las que antes no nos habíamos atrevido.

¡No te olvides del agua! Tanto para hacer deporte, como en el día a día de la oficina, las tardes libres o el fin de semana, beber agua es un hábito que no debemos perder en ninguna época del año. El invierno es una época del año en la que se percibe menos la sensación de sed, por lo que es precisamente la temporada en la que más atención debemos prestarle a nuestra hidratación. Llevar contigo una botella de 330mL ocupa poco, no pesa demasiado y nos recuerda que hemos de beber agua durante el día. Esta misma práctica en la mesa de la oficina, o en el gimnasio nos ayudará a beber al menos 1,5L al día, cantidad necesaria para todas las funciones de nuestro organismo.

¿Y si no consigo llegar a mi peso?

La solución está en que no cunda el pánico, sino en acudir a un dietista-nutricionista. Es muy frecuente que ante la insistencia y persistencia de tanta dieta milagro se nos acabe la paciencia, o incluso, en el mejor de los casos, que no queramos caer en esas redes y estemos a favor de confiar nuestra salud y nuestro peso en manos de profesionales de la salud que sepan cómo llevar la situación. Un especialista siempre será capaz de abordar el tema ayudándonos a conseguir nuestros objetivos con sus herramientas y puesta en marcha de recursos dietéticos, por lo que alcanzar las metas marcadas será –nunca mejor dicho- ¡pan comido!

Por tanto, tomémonos en serio este periodo y marquémonos una cima que alcanzar, será positivo para nuestro cuerpo y para nuestra mente.

Curso relacionado: Dietética

Profile picture for user Noemí Ojeda
Noemí Ojeda

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). Master en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Ciclos Formativos e Idiomas por la Universidad de Sevilla. Especialista en Tratamiento dietético del sobrepeso y la obesidad por la Universidad de Barcelona. Profesora del curso de Técnico en Nutrición y Dietética."