Recursos para ser un buen cuentacuentos

Recursos para ser un buen cuentacuentos

Eva Cebollero Pardina

03-10-2017

En artículos anteriores he hablado de la gran importancia que tienen los cuentos en las aulas y en la vida de nuestros hijos. Y es que sus ventajas son numerosas: potencian la imaginación y la creatividad, fomentan la lectura desde edades tempranas (de hecho, la lectoescritura se inicia mediante la observación de las imágenes que tienen los cuentos), potencian las relaciones sociales, etc.

Hay diversas formas de presentar los cuentos a los niños, la más sencilla de todas es dejarlos a su alcance para que ellos mismos elijan los que les apetecen mirar y/o leer. No obstante, hoy os voy a hablar de una manera muy tradicional de trabajar los cuentos en el aula: el cuentacuentos.

A lo largo de las siguientes líneas voy a intentar desgranar algunos de los recursos que podemos utilizar a la hora de explicar cuentos a nuestros pequeños:

  • Fórmulas de entrada y salida: A la hora de empezar a explicar la historia y también al finalizarla, es importante utilizarlas para que los niños sepan que vamos a explicar el cuento y, por tanto, deben estar en silencio (“Érase una vez”, “Había una vez” …).  Para saber que hemos acabado y que, por tanto, pueden aplaudir y/o volver a hablar utilizaremos fórmulas como, por ejemplo: “Cuento contado, cuento acabado”. Estas acciones tan sencillas ayudan a los niños a orientarse en el tiempo.

  • Entonación: Es uno de los aspectos más importantes. Debemos adoptar un tono de voz que capte el interés de los niños y tenemos que modular voz, cambiándola cada vez que aparece un personaje nuevo. Por ejemplo: en el cuento de Caperucita Roja cuando aparece el lobo pondremos voz grave, por el contrario, si aparece la propia Caperucita, emplearemos un tono de voz más aguda. En ambos casos estaremos intentando imitar las voces que adoptarían dichos personajes para, de esta forma, personalizarlos al máximo.

  • Gesticulación: Otro aspecto que debemos tener en cuenta es que los gestos que vayamos adoptando tienen que estar relacionados con el cuento. Es un muy buen recurso porque le da “mucha más vida a los personajes” y ayudan a una mayor comprensión del mismo. Siguiendo con el ejemplo de Caperucita Roja: podemos gesticular como el lobo intenta comerse a Caperucita, como Caperucita va por el bosque con su cesto, etc.

  • Ritmo: También es importante no ir muy rápido a la hora de explicar el cuento. Pensad que si no vamos a un ritmo adecuado los niños se acabarán perdiendo, no se enterarán de la historia que estamos explicando y, por tanto, perderán el interés.

  • Uso de títeres: Uno de los recursos más utilizados y más visuales para los niños. Los hay de gran diversidad de materiales: de tela, de papel, de dedo, de plástico, “caseros” (podéis crearlos vosotros mismos)., etc. Nos ayudan a explicar el cuento de una manera mucho más sencilla. En el caso del ejemplo del que hablamos, necesitaríamos títeres de tres personajes principales: Caperucita Roja, la “abuelita” y el lobo.

  • Canciones: Podemos utilizar alguna pequeña canción que tenga que ver con la historia con la intención de que los niños la memoricen y la canten con nosotros. En el caso de nuestro ejemplo, podemos “inventarnos” una canción mientras Caperucita va saltando alegre por el bosque con su cesto, de camino a casa de su abuela.

  • Participación: Podemos hacerles partícipes pidiéndoles que nos ayuden a explicar las partes del cuento que más conocen. Siguiendo con el ejemplo que estamos utilizando: cuando Caperucita le pregunta al lobo porque tiene las orejas (la nariz, el pelo, la boca…) más grandes y él contesta “para oírte (olerte, abrigarme, comerte) mejor”, es el momento de pedirles ayuda dejando que sean ellos mismos los que contesten a las preguntas de Caperucita.

Hasta aquí algunos de los recursos que más utilizo a la hora de explicar cuentos. Seguro que alguno ya lo conocíais, pero espero que hayáis podido pensar en otras formas de utilizarlos y, sobre todo, que hayáis descubierto herramientas que os pueden ayudar a contar cuentos en casa para vuestra familia y/o en el aula. No olvidéis que suele ser una de las actividades que más gustan a los pequeños.

Para enriquecernos todos, me gustaría que dejarais escrito en los comentarios ideas de recursos que podemos utilizar con cuentos tradicionales (tal y como he hecho yo con el de la Caperucita). Por ejemplo, “Los tres cerditos”, “Ricitos de oro”, “El soldadito de plomo”, “Pinocho”, Hansel y Gretel”… y un largo etcétera.

Curso relacionado: FP de Grado Superior de Educación Infantil

Profile picture for user Eva Cebollero Pardina
Eva Cebollero Pardina

Licenciada en Pedagogía por la Universidad de Barcelona. Título de Técnica en Educación Infantil cursado en el IOC. Profesora del curso de Técnico en Educación Infantil de CEAC.