Revisión radiador coche

Revisiones básicas que debe pasar un vehículo 

Ricardo Romero

23-09-2020

Hay partes del vehículo que son básicas del sistema de refrigeración del automóvil, ya que gracias a ellos se garantiza el buen funcionamiento del motor. Estos dispositivos hacen disipar el calor del líquido refrigerante, encargado de circular por el motor, para evitar un calentamiento excesivo. Por este motivo es tan importante mantener y repararlos correctamente si se desean evitar daños de grandes dimensiones. Hoy nos centraremos en el mantenimiento del radiador. Analizaremos lo que dice ruta 401.

Breve historia del vehículo, el radiador

El radiador de refrigeración del motor fue construido por Wilhelm Maybach en 1897 y fue mejorado por Samuel Brown, quien aumentó mucho su capacidad de refrigeración.

Como norma general, este dispositivo está compuesto por un serpentín de tubos de aleaciones metálicas a través de las cuales circula el líquido refrigerante caliente procedente del motor del vehículo. Gracias al aire movido por el ventilador, este circuito se refrigera y el líquido sale del radiador a la temperatura idónea para volver a recircular por el motor. Una avería común que hace urgente reparar el radiador de refrigeración del coche de forma rápida consiste en la disminución de líquido refrigerante debido a una fuga en el circuito. Esto puede ocasionar una alteración en el movimiento de enfriamiento del motor, y un exceso de calor en este podría causar averías muy graves y consecuencias tanto en el propio motor como en otros dispositivos del vehículo que dependen de él.

Se debe prestar especial atención cuando el led luminoso (u otra indicación en formato texto) en el cuadro del salpicadero advierta de que el nivel de anticongelante no es el adecuado. Por otra parte, es primordial ver los restos de este líquido que el vehículo pueda dejar en el suelo, ya que pueden orientar sobre la posición donde puede estar la fuga. Estas evacuaciones no deben dar a confusión con la expulsión de agua condensada, procedente del aire acondicionado o de aceite.

Pasos básicos para reparar el radiador de un coche 

Seguidamente, se describen los pasos fundamentales para reparar el radiador de un coche cuando existe una fuga según lo ha descrito por ruta 401:

  • Localizar el foco de la fuga.

Antes de diagnosticar la fuga en el radiador, se recomienda visualizar tanto el depósito de líquido refrigerante (que podría presentar alguna fisura) como su tapón (que podría haberse oxidado, deformado o desgastado y adquirido algún tipo de holgura).

La pérdida de líquido refrigerante puede existir a causa de grietas o micro roturas en los manguitos de conexión del propio radiador o porque las abrazaderas de estos manguitos han podido aflojarse.

Si se ve que se halla en el radiador, se debe proceder a localizar su origen. Para ello, se ha de encender el motor, esperar unos segundos a que tome temperatura y buscar en qué punto rebosa líquido del color del líquido refrigerante.

El líquido se encuentra bajo mucha presión en el circuito refrigerante, cuidado porque podría salir proyectado si el orificio de la fuga es considerable. Por ello, es imprescindible que el técnico de taller utilice las protecciones necesarias para reparar un radiador de coche, es decir que lleve todos los EPIS.

Para ver bien la fuga, es recomendable que el radiador del refrigerante no tenga ningún tipo de suciedad acumulada (ni en el exterior ni en el interior). Si la tiene, lo aconsejable es limpiarlo concienzudamente con un producto de alta calidad.

  • Vaciar el radiador del refrigerante.

Esta acción se hace con el motor completamente en frío, se ha de abrir la válvula de descarga de refrigerante (ubicada en el fondo del radiador) para vaciar el líquido refrigerante. Debe asegurarse el vaciado por completo del circuito. Para eso, es recomendable completar el depósito con agua destilada o anticongelante y arrancar el vehículo unos segundos sin que este líquido llegue a la temperatura de trabajo. De esta forma, se restringe a recircular el agua y, así, se lleva los restos de refrigerante viejo hacia la válvula de descarga. Este proceso puede repetirse varias veces hasta que la evacuación salga limpia.

  • Preparar la superficie que se ha de reparar.

Se debe llevar a cabo una limpieza abrasiva en el área que se va a la limpieza de los restos de óxido y corrosión. Esto facilita la adherencia del producto de recubrimiento.

Tras haber limpiado la zona, en la zona hay que soplar los restos metálicos que puedan haber quedado pegados al radiador y desengrasar y limpiar la superficie de contacto. Una vez limpiado el radiador de refrigeración del coche por el exterior, se debe prestar especial atención a la presión con que se limpia, dado que se corre peligro de que se doblen las aletas de enfriamiento del serpentín, lo cual influiría en la capacidad de evitar calor del radiador. Además, deben cerrarse correctamente las conexiones eléctricas de diferentes componentes si no pueden alejar del radiador de refrigeración. 

Una vez finalizada la prueba, es aconsejable comprobar de nuevo el nivel del líquido refrigerante y, si fuera necesario, rellenarlo hasta alcanzar el óptimo.

¿Sabía estos tipos de mantenimiento del radiador?

Profile picture for user Ricardo Romero
Ricardo Romero

Ingeniero Técnico Industrial especializado Electrónica Industrial. Técnico Superior de Electromecánica de Vehículos y técnico Hardware/Software de Sistemas Informáticos.

FP de Grado Medio en Mecánica de Vehículos Automóviles

en FP de Grado Medio / Mantenimiento e Instalaciones

España ocupa el segundo puesto en producción de vehículos en Europa y el octavo en el resto del mundo. Además, el 87% de la producción de vehículos en España se exporta a más de 130 países en todo el mundo.

1.400 Horas

Videos en 3D

Prácticas Profesionales

Solicitar información