Rincón de pensar: ¿para todas las edades?

CEAC Blog

04-07-2013

El rincón de pensar, también llamado time out (tiempo fuera), silla de pensar, silla del “no puedo” es un método que, si se utiliza correctamente, puede aportar muchos beneficios tanto a padres como a hijos.

El objetivo es que el niño tome consciencia de lo que está pasando o ha pasado y que tenga un espacio seguro en el que pueda aprender a controlarse y canalizar esas emociones y/o conductas que le superan en cierto momento dado. Suele utilizarse a partir de los cuatro años de edad cuando los niños ya tienen capacidad de reflexión y empiezan a anticipar sus propias conductas y/o emociones sin ayuda de otro adulto.

Recordemos sobre todo que no es un castigo, no se trata de doblegar su voluntad y si lo usamos como tal, no funcionará.

¿Qué podemos hacer con los más pequeños de cuatro años?

Lo primero, adaptarlo, ya que un niño de dos años necesita del adulto para regularse, sólo no va a entender la función. Puede tomarlo como un castigo, una separación, puede incluso aprender que debe ir a ese lugar cuando hace algo mal pero no conseguiremos que se controle sino que se inhiba.

¿Qué podemos hacer?

Primero de todo ser firmes, parar la “conducta indeseable” y expresar que ha hecho algo reprobable. Es muy importante que le dejemos claro que lo que rechazamos es su conducta, no a él/ella. Para ello podemos esperarle en ese rincón y abrazarlo, ayudarle a respirar, relajarlo y ofrecerle opciones limitadas pero dejando que decida, dándole un poco de libertad y autonomía a la hora de decidir. Recordemos que el lugar ha de ser tranquilo ya que buscamos que asocie ese lugar a un espacio de reconciliación y tranquilidad.

Fuente: serpadres.es

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog