¿Sale a cuenta instalar placas solares en España?

¿Sale a cuenta instalar placas solares en España?

Emiliano Soneira

03-08-2017

Antes de abordar este asunto pensamos que es necesario recordar algunos aspectos del Real Decreto de Autoconsumo que fue aprobado por el Gobierno en el otoño de 2015. Leído en su totalidad, esta normativa en cierta manera pone trabas a la producción de energía solar por parte de los particulares y reduce su rentabilidad a través de diferentes peajes que pagará el productor. En los primeros meses de este año 2017 la oposición prácticamente en bloque generó una proposición de ley para potenciar el autoconsumo y no grabarlo con peajes. Esta propuesta ha sido desatendida por el gobierno con lo que las cosas de momento están como en el 2015.

El precio de la energía eléctrica está en continuo ascenso desde hace años, los costes de las instalaciones solares fotovoltaicas (placas solares) en caída libre. Va aproximándose el momento de pensar en si ha llegado el tiempo de la energía solar fotovoltaica para autoconsumo. Desde el punto de vista estrictamente económico, los números salen muy bien. De hecho, generar energía en casa y ser autosuficiente, cada vez es más fácil. Como hemos apuntado anteriormente desde el punto de vista legal aún quedan unas cuantas incertidumbres por resolver, sobre todo las que deben regular nuestra relación con la compañía eléctrica una vez pasamos de ser meros consumidores a ser también productores.

Dicho esto vamos a realizar el estudio para contestar al titulo del post ¿Sale a cuenta instalar placas solares en España?

Sin lugar a duda una buena manera de reducir nuestra factura de la energía eléctrica es instalar placas solares en nuestro tejado o jardín (si vivimos en una vivienda unifamiliar, claro). Actualmente instalar placas solares es algo relativamente sencillo y económico.

Supongamos que tenemos una casa en Madrid, donde las instalaciones dan un rendimiento de 1.400KWh/KWp (es lo más habitual en nuestro país). Eso quiere decir que necesitaríamos colocar unos 2,5KWp para llegar a cubrir el consumo de 3.500 KWh anuales (1,400 × 2,5 = 3.500).

El coste de dicha instalación, partiendo de un precio de mercado medio de 1,5 euros por Wp instalado, es de 3.750 euros (1,5 × 2.500), y podría ser menor, ya que los precios no dejan de bajar, y se pueden encontrar hasta de 1 €/Wp.

Con unos números rápidos podemos calcular el periodo de amortización: 3.750/671,89 = 5,6 años. Es decir, que en poco más de cinco años habríamos cubierto los costes de instalación y a partir de ahí la energía eléctrica nos saldría prácticamente gratis (hay unos gastos mínimos de mantenimiento) hasta el fin de la vida útil, que se estima en no menos de 25 años.

En menos de seis años se amortiza la inversión inicial

En el cálculo, no obstante, hay que considerar los gastos de los intereses si pedimos un préstamo para realizar la instalación, y también la energía eléctrica que gastamos en las horas que los paneles no aportan energía, pero tampoco conviene olvidar que las tarifas eléctricas seguirán subiendo, y que tampoco importa demasiado que el plazo de amortización suba a 10 años.

Por ejemplo, un kit básico de placas solares para el autoconsumo, compuesto por un panel solar de 250W, un inversor y una estructura para montar en el techo viene a costar unos 600 euros.  Su producción orientativa es de 350kWh al año, que es la cantidad de energía eléctrica que dejaríamos de pagar en la factura.

Haciendo un cálculo rápido, con el precio de la electricidad en torno a 0,13 euros/kWh (0,165 euros con impuestos), nos ahorraríamos casi 60 euros al año, así que en 10 años habremos amortizado la instalación, y los paneles tienen una vida útil estimada de 25 años.

Dicho esto, ¿cómo afecta en esta instalación de placas solares el Real Decreto de Autoconsumo? Resulta que el Decreto tiene previsto un peaje de respaldo compuesto de una parte fija y una variable. Esos peajes introducen un coste añadido a la potencia contratada y otro a la energía que consumimos de nuestra propia instalación (aproximadamente 0,06 euros/kWh), lo que hace que, para la misma instalación, el ahorro anual sea de solo 35 euros en lugar de los 60 euros y la amortización de la instalación que era de 10 años se aleje a los 17 años.

Sin embargo, según se indica en el apartado 3 de la disposición transitoria primera:

“Los consumidores acogidos a la modalidad de autoconsumo tipo 1 conectados en baja tensión cuya potencia contratada sea inferior o igual a 10 kW (lo más habitual en una vivienda) estarán exentos del pago del cargo transitorio por energía auto consumida previsto en este apartado.” La parte fija del impuesto si se abonará.

Con este Real Decreto lo que ha ocurrido es:

  • Menor apuesta por las renovables: con los nuevos impuestos la rentabilidad es menor y el periodo de retorno de la inversión mayor, por lo que no muchos consumidores estarán dispuestos a invertir en fuentes de energía renovables.

  • Autoconsumo ilegal: si el hecho de dar de alta la instalación supone pagar un impuesto por la energía auto consumida, algunos consumidores pueden optar por no hacerlo y de este modo ahorrarse dicho impuesto. Pero para garantizar que esto no ocurra, la sanción por no registrar la instalación es denominada “muy grave” y conlleva multas de entre 6 y 60 millones de euros. Claramente son sanciones desproporcionas con lo cual de nuevo es un golpe a fomentar el uso de renovables.

Precios a la baja

Ya por último, también hay que tener en cuenta que el mercado de la energía solar fotovoltaica tiene una tendencia de precios a la baja muy acusada, por lo que esperarse un poco de tiempo para realizar la instalación implica costes menores y, por ende, una amortización más temprana.

Conclusiones

¿Ha llegado ya el momento de elegir la energía solar fotovoltaica para el autoconsumo o no?. La respuesta a nuestro entender  es clara: conviene esperar a que se clarifique la legislación, ya que Europa también tiene pendiente regular las renovables.

Es cierto que incluso con los cambios en el modelo tarifario más agoreros y con un sistema de balance neto desfavorable para el consumidor, la instalación se amortizaría antes de que llegara el final de su vida útil. Pero si queréis un horizonte cercano de retorno de la inversión, entonces MEJOR UN POCO DE PACIENCIA.

Curso relacionado: Curso de Instalador de Sistemas de Energía Solar Térmica y Fotovoltaica

Profile picture for user Emiliano Soneira
Emiliano Soneira

Técnico superior en instalaciones eléctricas, estudios de ingeniería especializado en obras públicas. Su experiencia le acredita como experto en instalaciones eléctricas, automáticas y sistemas de seguridad, eficiencia energética y energías renovables.