Salud y plantas de interior

CEAC Blog

13-11-2013

Las plantas de interior no sólo son un elemento decorativo en hogares y espacios públicos. Es bien conocida su capacidad de mejorar la calidad del aire en los espacios cerrados ya que lo oxigenan, regulan la humedad ambiental, absorben la electricidad estática y reducen la cantidad de polvo acumulado en las superficies horizontales.

Organizaciones como la NASA vienen investigando desde 1973 la influencia de las plantas de interior para neutralizar la presencia de sustancias orgánicas volátiles (COV) en los espacios cerrados.

Bolsas de plástico, pinturas, barnices, disolventes, productos de limpieza, fotocopiadoras o impresoras, etcétera, muy presentes tanto en el hogar como en la oficinas liberan componentes químicos o sustancias orgánicas volátiles (COV) al ambiente, que repercuten en la salud y bienestar de las personas y animales que habitan el espacio.

Una concentración importante de COV en espacios cerrados, ya sea un hogar mal ventilado o unos grandes almacenes u oficinas, puede dar lugar a una serie de molestias en las personas, desde fatiga, dolor de cabeza, malestar, irritación, sequedad de ojos, incluso nerviosismo o síntomas alérgicos.

Es difícil evitar por completo estas sustancias COV, ya que están presentes en múltiples productos del hogar y de las oficinas, como los muebles, productos de limpieza y aseo, incluso en el mismo papel higiénico. Es muy importante ventilar a diario los espacios pero un gran aliado para purificar el aire y neutralizar la presencia de COV en los espacios cerrados son las plantas de interior como bien se ha demostrado con los estudios realizados por la NASA.

También se ha demostrado que las plantas de interior son capaces de absorber del ambiente hasta un 87% de las sustancias COV, las descomponen en materia orgánica, es decir, las plantas son capaces de convertir estas sustancias orgánicas volátiles potencialmente tóxicas en otras sustancias orgánicas simples (azúcares, aminoácidos, ácidos orgánicos) que les sirven a ellas de alimento propio.

Entre los mejores “filtros verdes” podemos destacar el tronco del Brasil para colocar en espacios recién amueblados, donde la concentración de formaldehído y xileno desprendido puede ser importante, el popular Potus o incluso el Ficus, de cuidados fáciles, son muy convenientes para neutralizar o filtrar el formaldehído que se libera en habitaciones recién pintadas o amuebladas, la Hiedra se recomienda para habitaciones con muchos componentes plásticos como ordenadores, impresoras,… absorbiendo el benceno que se ha generado en el ambiente.

Por tanto, incluir plantas en casa o en la oficina no sólo debe ser un planteamiento puramente decorativo sino también pensando en mejorar la calidad del aire en tu hogar y en el trabajo.

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog