San Valentín 2011: Afrodisíacos en la aromaterapia

CEAC Blog

11-02-2011

Es sabido que los aceites esenciales tienen efectos afrodisíacos ya que normalmente son aceites que estimulan la circulación.

Desde la antigüedad eran utilizados por la misma Cleopatra para seducir a Marco Antonio y también por los árabes en las leyendas de las "Mil y Una Noche".

Entre los afrodisíacos encontramos especies, flores, raíces etc. Pero son algunas flores y especies los afrodisíacos más potentes y efectivos.

Este 14 de febrero tiene lugar la celebración de San Valentín.

En el siguiente artículo hablaremos de cómo usar la aromaterapia para despertar la pasión.

Feliz San Valentín y... ¡Suerte si ponéis en práctica”los Olores de la Pasión”!

Afrodisíacos en la aromaterapia

Hay aromas que nos despiertan la pasión y otros que la apagan. El uso de aromas para despertar la pasión es parte de la aromaterapia, ya que se usan aceites esenciales para crear efectos físicos y emocionales, pero uno de los efectos más deseados es elevar la libido, en otras palabras, despertar la pasión y el deseo.

Los aceites esenciales tienen, además del aroma, otros componentes químicos que intensifican o despiertan la pasión en seres humanos y en animales. Los aceites esenciales pueden ser usados para crear un ambiente romántico o sensual, puedes usarlos en velas, quemadores, jabones y productos de baño.

Las velas son casi un símbolo del romanticismo, su tenue luz nos invita a la relajación. Si añadimos aromas puros a la vela estaremos incrementando el efecto romántico.

Entre las especies afrodisíacas están la canela, el clavo, el jengibre, la vainilla, el anís, el cardamomo, la pimienta y la hierba buena.

Entre las flores afrodisíacas están algunas de las especies más bellas como la rosa y el jazmín.

Algunos ejemplos de los afrodisíacos más usados son: el Jazmín, la  Rosa, Vainilla, Jengibre, el clavo, Ylang ylang (ilang ilang), etc.

Si quieres saber más, sigue leyendo...

Guía para usar bien los aceites

Los aceites esenciales son la energía vital de las plantas. Por otro lado, los aceites necesitan estar protegidos de la luz, así que deberán ir guardados en botellas de vidrio oscuro; si es transparente, las propiedades del producto no están garantizadas. El aceite es un líquido de color claro y muy ligero y se evapora con facilidad, con lo que hay que guardarlo y preservarlo debidamente.

Cada aceite tiene una identidad, características y beneficios propios, hay cientos de ellos. Pero hay una regla básica de utilización: deben ser usados en armonía con tu sentido del olfato en ese momento. Si tu cuerpo no acepta un aroma, puede ser debido a una causa física o emocional y no hay que forzarlo, ya que conseguirías el efecto contrario.

Precauciones

Los aceites esenciales deben ser enteramente puros, sin aditivos y, si es posible, de producción ecológica. No deben aplicarse directamente sobre la piel a menos que se rebajen con un aceite portador por lo general, ya que existen algunas esencias que pueden irritar la piel. Para ello, es recomendable escoger bien un tipo de aceite que deseamos para masajear o aplicar en el cuerpo, evitando siempre las zonas más sensibles, como los ojos, nariz, boca, etc. Aun así, antes de extenderlos por una zona amplia se debe hacer una prueba en el brazo o la nuca para descartar una posible reacción alérgica (hay que esperar doce horas).

No conviene utilizar la misma mezcla de aceites más de dos semanas seguidas. Por último, no se debe exceder la dosis de 10-12 gotas por cada 30 ml de aceite portador.

Los aceites portadores

Son el vehículo para aplicar los aceites esenciales. Ablandan y nutren la piel y suelen contener de manera natural vitamina E, que impide la oxidación de los aceites esenciales. Los más utilizados son el aceite de almendras dulces y el de pepita de uva, aunque éste es más ligero.

El masaje

El objetivo es extender la mezcla de aceites por la zona afectada para que sea absorbida. Debe ser un masaje de movimientos circulares, suaves y agradables. Los masajes enérgicos o profundos sólo deben ser realizados por profesionales.

Los quemadores

Existen varias maneras de dispersar los aceites esenciales en el ambiente. Los quemadores de cerámica utilizan una vela de té para calentar una pequeña cantidad de agua donde se echan los aceites. Los más sofisticados son eléctricos y hacen pasar el aire a través de los aceites. Como no los calientan, se considera que conservan mejor sus propiedades terapéuticas. También se puede recurrir a los pulverizadores (los aceites se mezclan con el agua).

Recuerda: las especies dan aceites esenciales muy fuertes que no deben usarse en la piel sin mezclarlos con algún aceite portador porque la irritan. En cambio, las mezclas de aceites suaves o el aceite como la rosa pueden usarse incluso como perfume.

Leyenda imagen y fuente: lindisima.com, yomecuido

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog