San Valentín: todo es cuestión de química

CEAC Blog

14-02-2011

"Amor a primera vista, flechazo, mariposas en el estómago"...  son muchas de las frases que expresan los diferentes estados del enamoramiento y de la atracción.

Nuestro cuerpo es un conjunto de reacciones químicas acopladas unas con otras. Muchas de ellas influyen en nuestro estado de ánimo y en nuestros sentimientos.

¿Pero qué pasa cuándo nos enamoramos? Se ha ha observado que en nuestro cerebro se libera un tipo de amfetamina natural denominada Feniletilamina. Esta sustancia está relacionada con la secreción de otras hormonas como: adrenalina, dopamina y oxitocina.

Por ejemplo, cuando damos un beso, una descarga de hormonas y neurotransmisores se libera por nuestra sangre. El contacto con los labios envía rápidamente señales a la Amígdala (zona del sistema límbico del cerebro implicada en el control de las emociones) y en cuestión de segundos un subidón de adrenalina te hace sentir como si descendieras a toda velocidad una montaña rusa, sudas y tu pulso se acelera.
También se libera dopamina. Esta hormona está relacionada con el sentimiento de euforia y de adicción. Bajo el efecto de la dopamina, nos cuesta dormir e incluso perdemos el apetito. El efecto de la dopamina no suele perdurar en el tiempo. Es característico de la novedad, del deseo del principio de una relación. Con el tiempo, los niveles de esta hormona descienden y entra en acción la oxitocina. Esta hormona, que está implicada en el parto, se le llama también la hormona del amor a largo plazo ya que es la que refuerza la conexión o el vínculo entre dos personas y es la responsable de la duración de una pareja en el tiempo.

¡Disfruta del día y recibe un buen cóctel de feniletilamina, dopamina, adrenalina y oxitocina!

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog