Servicio en oficina de farmacia : SPD

Elena Morte

24-06-2015

Actualmente la población sufre un progresivo envejecimiento, así como un aumento en la esperanza de vida. Con este incremento en personas de más de 65 años, el uso de los medicamentos aumenta y con ello, el riesgo de fracaso de la terapia farmacológica.

Los motivos de fracaso de la terapia farmacológica son: olvidarse de tomar la dosis, deficiencias en el conocimiento sobre la patología o el medicamento, dejar la medicación por mejora de los síntomas…

Se considera que un paciente no cumple con el tratamiento cuando no toma el medicamento en la posología prescrita o en la pauta prescrita.

Desde oficina de farmacia, el farmacéutico está en una posición excelente para detectar el no cumplimiento de los pacientes, puede proporcionar consejo y también proporcionar una herramienta clave para garantizar la correcta toma de la medicación: el sistema personalizado de dosificación (SPD).

Estos dispositivos son de cartón y PVC, constan de 28 alvéolos donde se deposita toda la medicación sólida que toma el paciente según la pauta prescrita por el médico y sirven para distribuirla a lo largo de la semana. En el eje horizontal del dispositivo se identifica desayuno, comida, cena y antes de ir a dormir, mientras que en vertical se indican los días de la semana, lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo.

En la cara anterior del dispositivo se ven los medicamentos en los alvéolos transparentes. También se debe incluir una etiqueta con los medicamentos que no pueden incluirse en el blister (pomadas, jarabes, aerosoles…).

En la cara posterior se debe incluir otra etiqueta con la información de los medicamentos condicionados en el SPD (descripción de los medicamentos, posología, características físicas…).

Una vez rellenados los alvéolos y revisada la medicación, el dispositivo se cierra a presión o con termoselladora. De esta manera, el paciente o su cuidador sólo han de extraer la medicación que necesitan tomar en ese momento del día del alveolo correspondiente.

Existen criterios de inclusión y exclusión para poder ofrecer el servicio de SPD, ya que es una herramienta que se debe proporcionar a unos determinados pacientes.

De esta manera, los criterios de inclusión son:

-          pacientes con autonomía reducida o a cargo de un cuidador

-          pacientes poli medicados

-          pacientes que viven solos

-          pacientes que son recomendados por el médico prescriptor

Los criterios de exclusión son:

-          pacientes que rechazan el servicio

-          pacientes que no quieren firmar la hoja de consentimiento

-          pacientes que no tienen una persona de referencia que se encargue de supervisar el correcto funcionamiento del SPD.

-          pacientes que toman medicamentos no condicionables en los dispositivos.

Cuando se cumplen los requisitos de inclusión, el farmacéutico debe proporcionar toda la información necesaria al paciente; debe informarle del funcionamiento del servicio, de la recogida de los blister, de que traiga el blister vacío para llevarse el nuevo y así comprobar que hace un buen uso del sistema, informarle de que la medicación queda en poder de la oficina de farmacia, que cualquier cambio en la medicación por parte del prescriptor debe ser conocida por el farmacéutico para poder modificar los blíster y que para poder llevar a cabo este servicio es necesario que el paciente o su cuidador debe firmar una hoja de consentimiento.

Una vez que se incluye al paciente en la preparación de los SPD, se debe rellenar la ficha del paciente con sus datos, así como la hoja de tratamiento verificado con los medicamentos condicionables como los no condicionables.

El farmacéutico debe disponer de unas hojas de control del proceso de preparación del SPD con la fecha de preparación, número de SPD, nombre del paciente y firma del responsable, así como alguna posible incidencia.

El farmacéutico que decide proporcionar en su oficina de farmacia este servicio de SPD trabaja de manera diferente ya que adquiere una responsabilidad con el paciente y desarrolla un programa de atención farmacéutica.

Las ventajas del SPD se pueden observar tanto del punto de vista del farmacéutico como para el paciente.

Para el farmacéutico, ofrecer una atención farmacéutica personalizada, fidelizar al cliente y mejorar la comunicación con el resto de profesionales sanitarios.

Para el paciente, reducir los errores a la hora de tomar los medicamentos debidos al desconocimiento de la administración, problemas de manipulación…

Los objetivos principales del SPD son:

-          mejorar el uso racional de los medicamentos

-          aumentar la efectividad y seguridad de los medicamentos

-          evitar problemas relacionados con la medicación

El sistema personalizado de dosificación (SPD) es una herramienta útil en el ejercicio profesional del farmacéutico, que cada vez más se implanta en las oficinas de farmacia, ya que ayuda al paciente a seguir su tratamiento, organizándole su medicación por días y tomas para un tiempo determinado. Además, permite una mayor comunicación con el resto de profesionales sanitarios que hace posible dar lugar a un equipo multidisciplinar de trabajo con el objetivo de evitar el fracaso de la terapia farmacológica de la población.

 

Profile picture for user Elena Morte
Elena Morte

Licenciada en Farmacia por la Universidad de Barcelona y Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Barcelona.