Sin música la vida sería un error

CEAC Blog

25-02-2014

Parece ser que ya se ha comprobado que escuchar música es un verdadero placer para nuestro cerebro, por lo tanto, para nosotros.  Y además actúa como mecanismo de refuerzo.

¿Qué quiere decir?

Cuando hacemos alguna actividad que nos gusta (leer, escuchar música, estar con esa persona que nos tiene enamorados, comer, etc.) es la dopamina (neurotransmisor) la que se encarga de decirle a nuestro cerebro que esa actividad es placentera y, por lo tanto, deberíamos repetirla.

¿Es incompatible con el trabajo en la oficina o el estudio?

Pues se ha comprobado que no, aunque con condiciones:

Hay veces que nuestro ambiente de trabajo es demasiado ruidoso o trabajamos muy juntos con el compañero de al lado y si está al teléfono muchas horas al día, nos puede desconcentrar si nuestra tarea en ese momento requiere de mucha concentración. Se hizo un estudio donde había dos grupos que tenían que hacer unos ejercicios de reconocimiento visual, uno de los grupos escuchaba varias piezas de música mientras el otro estaba completamente en silencio. Sorprendentemente, lograron mejores resultados los que escuchaban música mientras realizaban los ejercicios.

¿Quién no se ha puesto una canción especial antes de hacer una llamada o gestión peliaguda o bien después para calmarse? Seguro que tampoco soy la única que se siente mucho más motivada para hacer según qué tareas, si de fondo acompaña una buena canción.

En el caso del estudio es mejor escuchar música instrumental y lenta para que no interfiera y sature nuestra memoria a corto plazo y nuestra memoria de trabajo. Cuando se trata de una tarea que requiere un esfuerzo extra para entender, asimilar y memorizar nueva información, es mejor que nuestra atención se centre total y exclusivamente en la tarea, es decir, que estemos en silencio.

 Y ahora una pregunta para vosotros,

¿Qué papel juega la música en vuestra vida?

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog