Trabajar la impulsividad jugando con pompas de jabón
18/06/2015
Nancy López

Trabajar la impulsividad jugando con pompas de jabón

Actualidad CEAC

En el aula de educación infantil nos podemos encontrar con muchas situaciones en las que a los niños les cuesta controlar sus emociones negativas y se dejan llevar de forma impulsiva. Como educadores debemos ayudar a los niños a que aprendan a canalizar esos sentimientos evitando la conducta impulsiva-negativa mediante el controla.  Habitualmente se intenta controlar la impulsividad por medio de premios y castigos - técnica por excelencia- que si bien es útil y eficaz se basa en el aprendizaje por medio de estímulos externos  (en este caso el castigo-recompensa).

Existen otras opciones para ayudar a los niños a controlar sus emociones negativas, que pueden usarse de forma complementaria al castigo. Estas técnicas pretenden enseñar al niño por medio del juego y la diversión.

Os explico paso a paso la propuesta:

  • En primer lugar procedemos a preparar el lugar dónde se realizará la actividad y colocamos colchonetas en el suelo para que los niños estén cómodos. Una vez preparado el lugar, sentamos a los niños en círculo en el suelo.
  • Una vez están todos sentados y atentos les contamos un cuento para captar su atención y asegurarnos de que respetarán las “normas” del juego:  "las pompas tímidas".  Les explicamos que hay algunas pompas de jabón que son muy tímidas y que no les gusta que las exploten, estas pompas que además son mágicas quieren ser nuestras amigas y prefieren explotar ella al chocar con nosotros y así se pondrán muy contentas.
  • Después de este cuento introductorio de la actividad les pedimos a los niños que se queden todo lo quietos que puedan, para evitar tocar las pompas de jabón y que por una vez sean ellas las que nos toquen.   Una vez explicada esta regla se indica que quien no sea capaz de tocar o soplar la pompa tendrá que sentarse en su silla para evitar que las pompas se asusten y se marchen todas.
  • Es importante recompensar el esfuerzo de no tocar las pompas ni salir corriendo detrás de ellas. Aunque como veréis, si lleváis a cabo la actividad, aunque al principio les cuesta no tocarlas, poco a poco van aprendiendo a controlarse y conforme sean las burbujas las que les exploten , veréis como se emocionan.

Como he dicho en varias ocasiones, una de las facetas del educador es la de innovar, ser creativo y buscar maneras divertidas de alcanzar los objetivos propuestos a través del juego.

 

¿Se os ocurre alguna forma más de trabajar la impulsividad?

Trabajar la impulsividad jugando con pompas de jabón
Nancy López

Psicóloga especialista en Terapia Breve Estratégica y Técnica en Educación Infantil. Apasionada por la docencia, el arte de enseñar y el de aprender cada día. Superarse y ser feliz.