Treinta años de la primera muerte por aceite de colza

CEAC Blog

02-05-2011

Ayer día 1 de mayo  se cumplieron treinta años de la primera víctima mortal por el consumo de aceite de colza adulterado.

Es importante tener presente este tipo de sucesos ya que, a pesar de haber pasado treinta años, las personas que se vieron afectadas entonces todavía hoy siguen con las secuelas que les produjo el consumo de unos aceites comprados en mercadillos sin ningún tipo de control.

El aceite de colza se extrae de la semilla de la colza. Generalmente, es un aceite con alto contenido en ácido erúcico que puede ser perjudicial para la salud, por lo que se producen aceites de colza bajos en este ácido (máximo 2%) para que sean aptos para el consumo humano.

En 1981 se comercializaron aceites de colza desnaturalizados con anilina, una sustancia tóxica si se ingiere o inhala y se utiliza para obtener diferentes productos industriales (herbicidas, pinturas sintéticas, etc.). Se trataba de aceites supuestamente importados de Francia para uso industrial, pero fueron vendidos de forma fraudulenta para el consumo humano. Este hecho provocó 20.000 afectados, de los cuales 4.000 murieron y un tercio permanecen con secuelas muy graves en la actualidad.

Las primeras personas afectadas aparecieron a principios de mayo de 1981, procedentes de la localidad de Torrejón de Ardoz y se creía que padecían una gripe atípica. Con el transcurso de los días, se presentaban cada vez más víctimas a lo largo del territorio peninsular. Tras cuarenta días de investigaciones, llegaron a la conclusión que no correspondía a una enfermedad de transmisión aérea sino gastrointestinal, provocada por el consumo de aceite de colza adulterado, retirándolo finalmente del mercado el 10 de junio de 1981.

Tras largas investigaciones, se observaron en esos aceites alto contenido en anilina y ácidos erúcicos, responsables de las intoxicaciones.

 

Fuente imagen: Biocarburante.com

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog