Trucos de belleza: pon a punto tu rostro para el frío

Trucos de belleza: pon a punto tu rostro para el frío

Carmen Arroyo

27-10-2017

En breve entramos en un periodo donde el descenso de las temperaturas y los cambios atmosféricos como la lluvia, el frio y el viento nos afectan anímicamente. También la piel sufre y pasa factura, como sequedad debida a la falta de humedad, rojeces a consecuencia de la dilatación permanente de algunos vasos capilares por los choques térmicos, un cutis apagado por la falta de oxígeno y la acumulación de células muertas son algunas de sus consecuencias.

Trucos de belleza para lucir una piel radiante

1. Como cuidar el abrigo de la piel

Los exfoliantes e hidratantes deben ser los protagonistas de nuestra rutina del cuidado facial. Nos ayudarán a limpiar la piel de células muertas, que es más fácil que se acumulen debido al frio, y proporcionar a la epidermis la hidratación extra que necesita para seguir manteniéndose.

2. Localizar las zonas más afectada

Lo primero que tenemos que hacer es localizar esas zonas que están más expuestas al frío. Las manos, el rostro y las orejas son las zonas más afectadas por el frío. Podemos encontrar casos más extremos y sufrir “sabañones” en las manos. Se trata de unas manos secas, afectadas por el frío y expuestas a bajas temperaturas que hacen que los nudillos tengan un tono más morado de lo normal y se empiecen a agrietar por estar muy resecas.

  • Rostro protegido

¿Tienes una tez cuarteada, rojeces, tono apagado, sequedad? El frío maltrata nuestro rostro y no da tregua ni los días soleados. Por eso, es preciso hidratar en profundidad, proteger la piel, aunque sea un día nublado, y prestar especial atención al contorno de ojos, con cosméticos específicos para esta zona; y los labios, exfoliándolos suavemente y aplicando bálsamos que los hidraten y protejan.

  • Cuerpo a cubierto

El frío deshidrata y reseca la piel y la ropa puede producir roces.  Unas buenas pautas diarias ayudarán a mantener una piel hidratada.

  1. Darnos duchas o baños cortos con agua templada.

  2. 'Tirar' de humidificador si la humedad ambiental baja del 50%.

  3. Hidratar en profundidad con productos que aporten suavidad, mejoren la elasticidad y consigan una piel radiante son esenciales para su cuidado.

  • Zonas sensibles: manos y pies

Las manos, y las uñas, sufren especialmente las bajas temperaturas, además son uno de los indicadores más fiables (y aterradores) del paso del tiempo. Por eso, todo cuidado es poco. A la hora de lavarlas hazlo con un jabón neutro que no reseque y sécalas bien, poniendo especial atención en los huecos entre los dedos, e hidrátalas a diario (incluso varias veces) con cremas que las protejan, las suavicen y ayuden a reforzar las uñas.

Mientras que los pies se convierten en los grandes olvidados en el ritual de belleza del invierno. Sin embargo, talones agrietados, asperezas y uñas deshidratadas son problemas que también se dan en esta época. No los olvides y cuídalos como se merecen. La manteca de karité, que suaviza las asperezas, y la mirra, que fortalece y embellece las uñas, son dos componentes que no deben faltar en tu crema.

3. Como se debe aplicar el producto.

  1. Calentamos el producto con las manos hasta que adquiera la temperatura de la piel, así, además de ser mucho más agradable, facilitarás su absorción.

  2. Empieza por las extremidades. Primero extiende desde los tobillos hasta los muslos, después desde las muñecas hasta los hombros, la espalda y el vientre con un masaje circular y termina con el busto y el cuello.

  3. Aplica el producto empleando toda la superficie de la mano, nunca tires de la piel ni la frotes. Y hazlo con movimientos de presión firme, pero suave para estimular la microcirculación y eliminar las toxinas.

Consejos

No olvides que el frío hace que la piel se deshidrate y sea mucho más sensible, lo que nos causará molestias como rojeces, picores y tiranteces. Por lo tanto, necesitamos proteger y reparar su barrera protectora para que se mantenga en perfectas condiciones. Además, los labios y la cara son las más afectadas en invierno.

  • Protégela en casa manteniendo la calefacción a unos 22º, si pasamos de esta temperatura la piel se resecará y quedará más tirante por la pérdida de agua.

  • Abrígala desde dentro, bebiendo agua y tomando alimentos ricos en vitaminas y antioxidantes, que ayuden a luchar contra las agresiones. Y desde fuera, ya que una hidratación intensa es la mejor forma de cuidar la piel para protegerla de los rigores del invierno.

  • Como no todas somos iguales ni todo el cuerpo precisa los mismos cuidados, elige un tratamiento adecuado para cada tipo de piel y cada zona. Y no olvides exfoliar una o dos veces a la semana, para eliminar las células muertas y las impurezas y estimular la renovación celular, lo que permitirá que los tratamientos penetren mejor.

  • Además, es recomendable que uses cosméticos con antioxidantes en su formulación, para que refuercen las defensas de la piel. Ten en cuenta también que contengan un factor de protección solar, porque el sol es igual de peligroso en invierno que en verano.

  • Cubre tu piel tanto como puedas, las bufandas y guantes te ayudarán a que tu piel esté a salvo de las agresiones del invierno.

  • Hazte con una crema de manos pequeña para que puedas llevarla siempre en el bolso y utilizarla en cualquier ocasión

¡Toma nota y presume de piel este invierno! 

Siguiendo unas pautas básicas, te asegurarás de que la epidermis de tu rostro se mantenga en perfectas condiciones en los meses de invierno. ¿Sabes cómo proteger el abrigo de tu piel? ¿Cuál es el truco de belleza para combatir el duro invierno? ¿Quieres saber cómo lucir una piel radiante? ¿Te apuntas?

Curso relacionado: FP de Grado Medio de Técnico en Estética y Belleza

Profile picture for user Carmen Arroyo
Carmen Arroyo

Me encanta estar al día de la moda sobre todo relacionada con el mundo de la peluquería, saber qué colores, cortes y peinados se llevan cada temporada. Me gusta hacer cursos para ir reciclando, siempre aprendes técnicas nuevas asistir a ferias y congresos.