Uber y BlaBlaCar versus los taxistas

carlosllach

04-06-2014

Últimamente están saliendo noticias que particularmente son interesantes de cara al debate. Y hoy no será una excepción. Si sigues regularmente este blog irás notando que las apps fluyen por muchos de los post que publicamos. Ciertamente seguimos en época de auge y de inventar aplicaciones que nos hagan más fácil nuestro día a día.

De hecho, las dos aplicaciones comentadas en el título nos iban a hacer ahorrar dinero ya que ponía en contacto a usuarios que tienen coche que hacen un recorrido concreto y usuarios que no quieren pagar un taxi y prefieren compartir asiento con otros desconocidos.

¿Con quién se ha chocado esta vez? Con el gremio de los taxistas. Claro, si esto llegara a triunfar sería el principio del fin de esta profesión, ya de por sí castigada por las subidas de impuestos, de las gasolinas, etc. Así que han movido cielo y tierra para que se prohiban estas aplicaciones. Consideran injusto que estos no paguen impuestos, etc., además de ser más que una competencia a su profesión.

Los de un lado dicen que no es cierto que no vayan a pagar impuestos y reivindican la labor social, que el usuario pueda elegir cómo moverse. Y los del otro consideran que están cubiertos por una legalidad bastante discutible.

Cierto es que en ciudades como Bruselas se haya prohibido su uso, aunque este tipo de noticias también tenga sus partidarios y detractores, incluso en la propia Comisión Europea. En todo caso, los intereses económicos son los que llevan a esta disyuntiva o debate. Por un lado, Google está detrás de Uber y lo veía como una oportunidad de negocio; por el otro -según declaraciones de la comisaria europea de Agenda Digital- está el cártel de los taxistas (no creemos que sean mafias precisamente).

Aún y así, este tipo de apps operan legalmente en 115 ciudades del mundo. Según Ana Aguilar, portavoz de Uber, miran con lupa si el conductor tiene antecedentes penales, que éste tenga el coche en buen estado y que tenga el seguro obligatorio que marca la ley. El beneficio de la empresa es el 20% de lo que se cobra al usuario que usa estos servicios, el 80% restante recae en el conductor.

Hay usuarios que lo ven como una auténtica ventaja de ahorro de dinero -y más en el contexto de crisis actual-. Pero como siempre sois vosotros los que tenéis la palabra y los que opinaréis sobre decantaros por uno u otro lado, o simplemente por un término medio de coexistencia de ambos. El resto -o no- lo decidirá la legislación comunitaria y/o estatal. De momento la balanza se está decantando en favor de las apps, ya que la Comisión Europea no ve delito ninguno en su filosofía y uso.

Profile picture for user carlosllach
carlosllach