Uso de paneles reflectantes tras los radiadores como ahorro energético

CEAC Blog

06-10-2014

Recién estrenado el otoño, con medio país usando ya la calefacción en casa y la otra mitad a punto de ello, hoy queremos hacer una reflexión sobre el uso de paneles reflectantes tras los radiadores como método de ahorro energético.

Los paneles reflectantes son unas láminas flexibles con una superficie metálica y una capa de espuma aislante en su parte posterior.  La idea de su uso es hacer que el calor que el radiador desprende por radiación por su parte posterior sea reflejado o rebotado por este panel hacia el interior de la habitación, en lugar de ser absorbido por la pared.

El método, a priori, parece que no deje lugar a duda sobre su eficacia pero si reflexionamos un poco, en seguida nos van a entrar varias dudas sobre si realmente este rebote de calor supone un ahorro energético. Veamos:

En primer lugar, supongamos que el radiador está situado en un tabique interno de nuestra casa. Suponiendo que haya una cantidad importante de calor absorbida por la pared, que no va a ser así (seguid leyendo más abajo), este calor pasaría a la habitación contigua, por lo que ese calor tampoco se perdería y contribuiría a la climatización general de la vivienda.

¿Y si el radiador estuviese en una pared de fachada? En este caso no olvidemos que, en una construcción bien hecha, esa fachada ya llevaría incorporado un aislamiento térmico o una cámara de aire con una capacidad aislante muy superior a la del panel que estaríamos colocando. Por lo tanto, en estos casos, el uso de dichos paneles, parece que solo serían realmente efectivos en construcciones deficientes.

Finalmente, hay que tener en cuenta que el calentamiento de una estancia a través de un radiador se produce, mayoritariamente,  por convección del calor, es decir, más del 80% del calor que desprende el radiador sube verticalmente junto con la masa de aire. Sería solo un 20% restante, el que se transmite por radiación, el que podría absorberse por la pared; es decir, la posible pérdida de calor por absorción de la pared sería mínima en comparación con la que sí se aprovecharía independientemente del uso de estos paneles

Por lo tanto,  teniendo en cuenta lo dicho en los párrafos anteriores, parece que únicamente, el uso de paneles reflectantes (y ojo que pueden llegar a costarnos bastante) solo resultarían efectivos como ahorro energético en el caso que las paredes de nuestra vivienda no fuesen térmicamente eficientes.

Antes de realizar una inversión en su compra, asegurémonos de que realmente van a ayudarnos a ahorrarnos dinero.

 

Imagen vía

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog