Valencia: capital mundial de la alimentación 2017

Valencia: capital mundial de la alimentación 2017

Noemí Ojeda

01-02-2017

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura – FAO – , busca estrategias de desarrollo para la sostenibilidad, por ello, a través de las actividades desarrolladas en torno  la Capital Mundial de la Alimentación, se encarga de diseñar un enfoque integrador de la agricultura, la actividad forestal y la pesca. Este trabajo, es aplicable a todo el sector agrícola, y es consciente de todos los aspectos sociales, económicos y ambientales, asegurando la eficiencia de la implantación de dicha acción sobre el terreno, según datos publicados por la propia organización.

Sucesora de Roma en 2015 y de Milán en 2016, y principal competidora de Tel Aviv para este año 2017, Valencia se alzó a finales del año pasado como capital mundial de la alimentación. La ciudad, que acogerá numerosos eventos durante el año que nos ocupa, se encargará de desarrollar una política de implantación de medidas positivas y correctoras de los actuales hábitos alimentarios, así como de potenciar l´horta valenciana, sistema de cultivo referente para la agricultura y la sostenibilidad en el mundo.

La huerta periurbana valenciana (l’Horta) tiene un importante papel en la alimentación mediterránea.

L’Horta es un valor, no es un solar ni un paisaje urbano. L’Horta tiene que ser productiva”, ha defendido su alcalde en numerosas intervenciones en los medios de comunicación desde el anuncio en el mes de octubre de que la ciudad de Valencia velará por dicha categoría durante el 2017.

También ha explicado que: “Somos un ‘después’ de la época especulativa. La sustitución generacional en l’Horta llegará cuando sea rentable; ahora los propios trabajadores no quieren que sus hijos se dediquen a la agricultura. Queremos que el producto de aquí tenga salida, es un trabajo a largo plazo”.

Dentro de las actividades con motivo de la declaración de Valencia como Capital Mundial de la Alimentación, cabe destacar la implicación de las alcaldías. Parte de los actos girarán en torno a una maxi convención de alcaldes de los 5 continentes en Valencia en octubre de 2017. Esta iniciativa buscar llegar al mayor número de personas implicadas en las acciones que se desarrollen dentro del programa para la promoción de los buenos hábitos en alimentación y del tratamiento de la sostenibilidad del planeta y sus zonas verdes cultivables. Para ello se proponen hacer un diagnóstico-mapa del sistema alimentario municipal sobre “qué consumimos y cómo consumimos”; involucrando también a los restauradores en la utilización de productos de proximidad. Por tanto, una de las medidas que se buscan es convertir Merca Valencia en una “incubadora de empresas agrícolas”; haciendo partícipes a los diferentes gremios relacionados con la alimentación, como a los mercados municipales.

La huerta valenciana, nacida en la época del Imperio romano y centrada en el cultivo de cereales como el olivo y la vid, sirvió de abastecimiento de tropas durante diferentes épocas a lo largo de la historia.

La actual horta se desarrolló durante la Edad Media, en el periodo islámico de la misma, gracias a la creación de una importante infraestructura fluvial, a través de la construcción de acequias y pequeñas presas, que desviaban las aguas consiguiendo evitar la desecación de grandes zonas pantanosas y permitiendo el riego los campos. Surgieron los molinos de agua, que aprovechaban el caudal que circulaba por las acequias, pudiendo usarse como lavaderos cercanos a las viviendas o dichas alquerías. Gracias a estas infraestructuras la ciudad de Valencia y las poblaciones que durante estas épocas la habitaban, consiguieron impulsar el desarrollo de su economía y situarse como referentes de cultivo en el mundo.

La importancia de la asignación de Valencia como Capital Mundial de la Alimentación viene dada por el reconocimiento que dicha mención supone, pues, para la agricultura.

El inicio de la agricultura data del período Neolítico, cuando se produjo la evolución de la recolección, la caza y la pesca a la agricultura y la ganadería. Este hecho supuso un cambio de la simple recogida del alimento, al cultivo del mismo. Pero, al igual que dicho cambio supuso una evolución, a la vez creció de forma involucionista, ya que el hecho de poder controlar la naturaleza a nuestro antojo nos sitúa también en una postura destructiva por el control desmedido de las zonas de cultivo y los procesos que la propia agricultura intensiva exige. Esta técnica de cultivo produce alimentos en grandes cantidades, con la ayuda de productos químicos y pesticidas que se utilizan para salvar rendimiento agrícola. Esta práctica se desempeña en muchas economías desarrolladas del mundo. En contraste con ella, actualmente está creciendo una corriente consciente de las necesidades del planeta a través de la que se defiende una agricultura sostenible, donde se contemple la importancia para el medio ambiente del cultivo y consumo de productos de temporada y proximidad. Corriente que cada vez se hace con más acérrimos buscando velar por la salud de la Tierra.

Una ciudad pionera en desarrollo de la agricultura y un mundo que necesita que oigamos su llamada para mejorar su estado serán las claves de esta cita ineludible para todos y que tendrá cabida durante todo el 2017.

Curso relacionado: Técnico Superior en Dietética 

Profile picture for user Noemí Ojeda
Noemí Ojeda

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). Master en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Ciclos Formativos e Idiomas por la Universidad de Sevilla. Especialista en Tratamiento dietético del sobrepeso y la obesidad por la Universidad de Barcelona. Profesora del curso de Técnico en Nutrición y Dietética."