Veterinaria: cómo saber si nuestro perro tiene fiebre

CEAC Blog

30-12-2013

Es importante que cualquier dueño sepa detectar si su mascota, el perro, presenta un aumento de su temperatura corporal, ya que puede ser un signo importante de que su cuerpo no está funcionando bien.

En la especie canina el aumento de la temperatura corporal puede ser provocado por diversas causas. En verano, por ejemplo, un golpe de calor  es capaz de alterar por completo el organismo del animal. Incluso después de un ejercicio intenso o si el animal está emocionado o excitado la temperatura corporal también puede aumentar, aunque se recuperan pronto los valores normales y no hay más consecuencias para la salud del can. Pero cuando el aumento de la temperatura corporal es causada por agentes infecciosos como virus, bacterias o parásitos se observarán algunos otros síntomas aparte de la fiebre.

Pero ¿cuándo podemos sospechar que el animal tiene fiebre? Siempre se ha comentado que el aspecto de la trufa nos indica si hay fiebre. Cuando un hocico está seco y caliente es signo de fiebre y en condiciones normales el hocico está frío y húmedo. Pero esta indicación no es fiable para determinar que el animal tiene fiebre. Seguramente observaremos un cambio en su estado de ánimo, estará apático y sin apetito. Pueden aparecer muchos otros síntomas en función del agente infeccioso que ha provocado la fiebre, como diarrea, vómitos, tos, lagrimeo, etc.

Es importante, que si observamos un decaimiento general del animal y sospechamos que pueda tener fiebre, le tomemos la temperatura corporal lo antes posible.

La temperatura debe tomarse en el recto utilizando termómetros irrompibles. Tomar la temperatura en la axila o en el oído no es tan fiable como en las personas, ya que suele haber un margen de error importante.

En comparación con las personas la especie canina tiene una temperatura corporal más elevada, tomada en el recto la temperatura normal del perro está entre 38.5 y 39.5ºC.

Antes de introducir el termómetro debe lubricarse con vaselina para facilitar su introducción. El animal debe estar de pie y quieto para facilitar la manipulación. Para una lectura exacta debe dejarse el termómetro entre 2 y 3 minutos. Después de cada uso debe lavarse y desinfectarse con un algodón empapado en alcohol.

¿Qué temperatura es peligrosa? Si la fiebre es superior a 40.5ºC pueden aparecer riesgos importantes. Conviene bajar la fiebre del animal lo antes posible y llevarlo de inmediato al veterinario.

En casa puede intentarse rebajar la fiebre aplicando paños fríos húmedos sobre el abdomen y la cara, o, si es posible, incluso sumergirlo en un baño de agua templada. Se debe procurar que beba para evitar la deshidratación, en caso de no apetecerle el agua fría se le puede ofrecer caldo de carne o pollo.

 

Profile picture for user CEAC Blog
CEAC Blog