Abierto periodo de matriculación FP oficial curso 24-25. ¡Solicita información ahora!
Mostrar más resultados

¿Qué se necesita para ser sommelier? Cursos y requisitos para trabajar en el mundo del vino

Curso de Enología y Sommelier
¿Qué se necesita para ser sommelier? Cursos y requisitos para trabajar en el mundo del vino
andrea mosquera autor

Escrito por Andrea Pérez Mosquera

España es el primer exportador mundial de vino en términos de volumen. Solo en 2021, se exportaron más de 2.300 millones de litros. Estas cifras tan asombrosas se traducen en una generación de empleo que beneficia a las bodegas donde se produce el vino, restaurantes, bares, centros de cata, hoteles, organización de eventos y mucho más. En este artículo vamos a explicar qué se necesita para ser sommelier y qué requisitos debes cumplir para asesorar a las personas en la elección de vinos y licores. 

Si al terminar estás convencido/a de que esta es la profesión para ti, ¡no esperes más y da el paso hacia la formación! Encontrarás un aprendizaje muy completo en el Curso de Enología y Sommelier.

Requisitos para ser sommelier: ¿qué se necesita?

En la mayoría de áreas y sectores, los profesionales no nacen con conocimientos innatos, sino que estos se adquieren con el tiempo y la práctica. Aunque sí es cierto que para trabajar en determinadas profesiones es necesario tener cierto talento natural, una vocación o unas habilidades concretas, la realidad es que, en casi todos los casos, esto es insuficiente a la hora de adquirir un perfil atractivo para los reclutadores de empleo.

Esto ocurre también en la industria de la enología. Por un lado, entre lo más esencial que se necesita para ser sommelier figura sentir pasión por el vino, los licores y la gastronomía en general. Por otro, es necesario mucho más que esta vocación para poder dedicarse a una profesión tan demandada y enfocada al sector turístico y hostelero.

Entre los principales requisitos que deberás cumplir para trabajar como sommelier se encuentran:

  • Contar con una buena formación en diversas áreas.
  • Dominar diferentes idiomas y manejarse con soltura en el entorno digital.
  • Adquirir experiencia laboral en el sector, empezando por prácticas en empresas o trabajos a tiempo parcial.
  • Disponer de una serie de habilidades y competencias.
  • Estar siempre al tanto de las novedades en el sector y cualquier información que pueda afectar a la normativa de la industria, las medidas de seguridad e higiene, o de control de calidad.

Competencias que se necesitan para ser sommelier

Como veíamos en la introducción, existen diversas cualidades innatas que resultan de gran utilidad a la hora de trabajar como sommelier. Sin embargo, esto no quiere decir que no puedan desarrollarse y entrenarse, ¡al contrario! Muchas de ellas se adquieren con la experiencia laboral, a través del trato con todo tipo de clientes y con diferentes productos.

Entre las principales habilidades y competencias que se necesitan para ser sommelier, destacan las siguientes:

  • Habilidades comunicativas, para transmitir a los clientes la información sobre el vino y asesorar adecuadamente según gustos, intereses y presupuesto.
  • Sentidos muy afinados, sobre todo el gusto y el olfato, para detectar diferentes sabores, aromas y matices.
  • Trato empático, amable y gentil con los clientes, para lograr que se sientan con la comodidad y tranquilidad de poder expresar sus deseos o necesidades.

La formación que se necesita para ser sommelier

El trabajo de un sommelier es mucho más dinámico y multidimensional de lo que la gente imagina, así que su formación también debe serlo. Trabajar en enología implica no solo saber mucho sobre vinos y añadas. También requiere conocimientos de la industria, cómo se trabaja en las bodegas, cómo se gestionan los aspectos logísticos de embotellamiento, distribución y conservación, y otras áreas fundamentales. 

A continuación, vamos a profundizar en estas áreas y en la formación que se necesita para ser sommelier. Lee con atención para conocerlas.

Formación en enología

En primer lugar, nos encontramos con el pilar de toda la formación que debe adquirir un enólogo o sommelier: el conocimiento sobre vinos y licores. Esta área requiere de una gran especialización, por lo que la formación debe ser muy específica y ofrecer un acercamiento global pero muy riguroso de la industria del vino

La oferta académica que podrás encontrar para formarte como sommelier no es demasiado amplia, pero sí encontrarás diferentes opciones atractivas, en función de tus objetivos y necesidades:

  • Un Grado Universitario en Enología o un Máster de Sommelier Profesional, en alguna de las diferentes Universidades –públicas y privadas- de nuestro país. En la alternativa más completa, pero también más centrada en la teoría y la que tiene mayor duración.
  • Un Curso Técnico en Enología y Sommelier, como el que te acercamos en CEAC. Es la forma más ágil y práctica de introducirte en el sector sin renunciar a los estándares de calidad en formación.
  • Un Curso Superior en Enología y Sommelier de las diferentes Escuelas de Hostelería y Turismo de España, una opción orientada al desarrollo profesional en estos sectores.
  • Otras vías de formación como los cursos impartidos por las Cámaras de Comercio de las diferentes Comunidades Autónomas, que suelen ser menos completos, pero más accesibles.

Formación en logística

Como ya hemos visto, entre lo que se necesita para ser sommelier figura mucho más que el conocimiento sobre vino. Hay otro aspecto importante sobre el que el sommelier debe tener al menos un cierto dominio: la logística que implica todos los procesos de creación y puesta a la venta de un vino.

Entender cómo funciona cada una de las fases que intervienen en este proceso, aunque sea tan solo en los aspectos más básicos, podría ayudarte a iniciar tu trayectoria profesional en la gestión de inventarios, el trato con proveedores o la distribución de los pedidos.

Formación en idiomas

No mentiríamos si dijésemos que el vino es una lengua en sí misma y que se entiende en todo el mundo. Este producto tan internacional se consume en casi todos los países del mundo y es una de las bebidas más populares en buena parte de ellos. Precisamente por esta razón, es esencial dominar al menos un idioma además del materno, como el inglés o el francés. 

Desenvolverse con soltura en otros idiomas te permitirá no solo trabajar como sommelier en cualquier parte, sino también poder colaborar con bodegas internacionales, adquirir productos y gestionar el proceso de compra/venta, atender y aconsejar a clientes extranjeros… ¡Las posibilidades que ofrecen los idiomas son infinitas!

Formación en marketing

En último lugar, aunque también muy importante, el sommelier debe tener conocimientos de marketing, publicidad, comercio electrónico o venta. ¡Todas estas áreas son muy atractivas para complementar su formación y adquirir un perfil más completo!

Esto es así porque no todos los profesionales de esta área se dedican necesariamente al trabajo en restaurantes o bodegas, sino que algunos también colaboran con medios de comunicación, promueven u organizan actividades sociales en el sector… y, para todo ello, es imprescindible saber cómo trasladar adecuadamente un mensaje, cómo volverlo más atractivo y cómo hacer que este llegue al público o consumidor objetivo.

Da tus primeros pasos en la industria del vino con CEAC

En este artículo hemos podido comprobar que los requisitos para trabajar como sommelier no son demasiado exigentes y que, si ya cuentas con las competencias que hemos mencionado, el próximo paso tan solo es adquirir una formación completa, actual y de calidad.

Esto es exactamente lo que te aportamos en CEAC con nuestro Curso Técnico en Enología y Sommelier. A través de una metodología a distancia, flexible y orientada a la realidad del sector, podrás perfeccionar tus conocimientos en enología y educar tu paladar para reconocer las mejores añadas. 

Con CEAC te formarás junto a un equipo docente de expertos en activo y tendrás a tu disposición una amplia variedad de recursos formativos.

Adéntrate en el sector de nuestra mano y abre la puerta a un horizonte laboral optimista. ¡Te esperamos!

Compartir en