Cómo calcular la potencia eléctrica de una vivienda

Cómo calcular la potencia eléctrica de una vivienda

Emiliano Soneira

17-08-2017

Es importante tener en cuenta las siguientes indicaciones:

  • La potencia eléctrica es la cantidad de kilovatios (kW) que puedes pedirle simultáneamente a la red eléctrica de tu casa. Por ejemplo: si tienes la calefacción eléctrica encendida, haces una lavadora y pones el horno, tu casa estará exigiendo entre 4 y 6,9 kW aproximadamente. Si tú has contratado menos de 4 kW, lo más probable es que te quedes a oscuras hasta que apagues la lavadora, el horno o la calefacción.

  • pasarse de potencia eléctrica contratada es un gasto innecesario, pero quedarse corto significa el engorro de no poder conectar ciertos electrodomésticos a la vez. Hay que realizar un cálculo equilibrado entre consumo-necesidades.

  • cuanta más potencia tengas contratada, más aparatos eléctricos podrás encender al mismo tiempo y también más pagarás cada mes, ya que la factura eléctrica se divide en consumo (que puedes controlar siendo más eficiente) y potencia (que es un coste fijo y aumenta según los kW que contrates).

  • ¿Quién elige la potencia? Los consumidores son los encargados de acordar con la compañía la potencia que desean contratar. Pueden modificar la potencia según sus necesidades, aunque en principio la distribuidora solo está obligada a aceptar un cambio al año.

  • Más potencia es más gasto; cuanto mayor sea tu potencia eléctrica contratada, mayor será el importe fijo que pagarás cada mes. Por eso reducir una potencia innecesariamente alta es una buena posibilidad para recortar la factura.

La potencia eléctrica que cada vivienda necesita varía mucho según las circunstancias particulares de cada una. Fundamentalmente va a depender de que tipos de electrodomésticos dispongamos (por ejemplo todos aquellos electrodomésticos que generan y emiten calor o frío gastan bastante más que otros), de cómo los utilizamos (por ejemplo, una lavadora en frío utiliza apenas un 10% de su potencia), de cuántas personas viven en la casa y de cuántos aparatos queremos usar al mismo tiempo.

Existen métodos de cálculo previstos en la reglamentación (REBT) que son los adecuados para los cálculos. Métodos más “caseros” pero suficientemente seguros son los que comentamos a continuación.

Para obtener una cifra estimativa de cuánta potencia eléctrica necesitamos en nuestro domicilio debemos sumar la potencia en kilovatios (kW) de todos los electrodomésticos de mayor potencia, aquí incluimos todos los que superen los 0,3 kW. Al resultado obtenido le añadiremos un margen de 1kW para iluminación y pequeños electrodomésticos.

Una vez hecha la suma total obtenemos la potencia eléctrica total estimada de la que dispondremos en el domicilio, este valor lo dividiremos entre 3 ya que todos los elementos consumidores no van a funcionar a la vez (factor de simultaneidad). En cualquier caso el valor que resulte de la división entre 3 tiene que ser siempre mayor que el valor de potencia eléctrica del electrodoméstico que tengamos de más potencia, en caso contrario, no se podría utilizar.

Ejemplo (valores estimados que pueden variar según los electrodomésticos de los que dispongamos en nuestro domicilio):

Como vemos en la tabla de abajo, el tramo de potencia eléctrica a contratar con la compañía será de 5,75, si bien, la de 4,6 kW encajaría en tus necesidades seguramente.

Esta operación de cálculo te dará una idea bastante aproximada de la potencia eléctrica que necesitas en tu domicilio. No obstante se debe  tener en cuenta que las compañías eléctricas pueden negarse a hacer más de un cambio de potencia al año (además tiene un coste que cargan en el recibo siguiente), por lo que te recomendamos prudencia en caso de que la potencia resultante del cálculo anterior sea muy inferior a la actual. Recuerda que si gestionas bien el modo y el momento en que utilizas tus aparatos domésticos puedes ahorrar energía y necesitar menos potencia eléctrica.

Para una vivienda de 60/70 m2 de 3 o 4 miembros es recomendable no contratar una potencia eléctrica inferior a 3,45kW para optimizar el suministro de la vivienda, ya que con una potencia inferior en ocasiones saltará (se desconectará) el Interruptor de Control de Potencia (ICP) con mayor facilidad. Este ICP es un dispositivo que se encarga de cortar el suministro eléctrico momentáneamente cuando se conectan demasiados electrodomésticos simultáneamente, esto puede suponer una demanda de amperios (corriente eléctrica).

Desde el año 2006, el Ministerio de Industria implantó unas potencias normalizadas, a las que tendrá que acogerse el consumidor que quiera contratar la luz o cambiar la potencia. Existen potencias tanto para instalaciones monofásicas como trifásicas y serán las que se muestran a continuación:

Curso relacionado: FP de Técnico de Instalaciones Eléctricas y Automáticas

Profile picture for user Emiliano Soneira
Emiliano Soneira

Técnico superior en instalaciones eléctricas, estudios de ingeniería especializado en obras públicas. Su experiencia le acredita como experto en instalaciones eléctricas, automáticas y sistemas de seguridad, eficiencia energética y energías renovables.